José Galán Hernández

José Galán Hernández
José Galán Hernández.jpg
Información personal
Nombre de nacimientoJosé Joaquín Galán Hernández
Nacimiento5 de abril de 1893
Tacoronte, España
Fallecimiento6 de octubre de 1936
(43 años)
Santa Cruz de Tenerife, España
NacionalidadEspañola
Familia
CónyugeRemedios Pérez Hernández
HijosJosé, Tinerfe, Pablo, Arístides, Añaterve, Mirella y Libertad Galán Pérez.
Información profesional
Ocupaciónpoeta, escritor, maestro
Lengua de producción literariaEspañol
GénerosPoesía, Novela
Obras notablesEl alma negra y Troqueles
Distinciones

- Calle en el Municipio de Los Realejos, España

- Placa conmemorativa en el Ayuntamiento de Güímar, España

- Galardón María Dolores Pelayo a su hija Libertad Galán Pérez, PSOE

Sitio web Proyecto José Galán Hernández
FirmaFirma de José Galán.png

José Galán Hernández (Tacoronte, 5 de abril de 1893-Santa Cruz de Tenerife, 6 de octubre de 1936) fue un poeta, periodista y maestro nacional español, sargento de Artillería, alcalde de Fasnia, fundador de la Agrupación Socialista (PSOE) de Güímar, secretario de la Federación de Trabajadores de la Enseñanza (UGT).

Biografía

Nació en la calle La Estopa de Tacoronte, junto a la Plaza de la Iglesia, el 5 de abril de 1893, a las once de la mañana, siendo hijo de don José Galán López y de doña Raquel Hernández. Cinco días después fue bautizado en la iglesia de Santa Catalina Mártir por el cura párroco propio don Damián Martín Hernández; se le puso por nombre “José Joaquín” y actuó como padrino don Sebastián López Trujillo, soltero y vecino de la calle del Calvario, siendo testigos don Ildefonso Díaz y don Antonio Castro, monaguillos de dicha parroquia.

Tenía seis hermanos, tres varones (César, Héctor e Isaac) y tres hermanas (Adelina, Obdulia y Sara”. Vivieron en La Casona de Tacoronte, en los aledaños de la iglesia de Santa Catalina, en cuya primera planta tenía su sede el Juzgado del municipio, en el que su padre ejerció como secretario.

Sargento de Artillería

Perteneciente al reemplazo de 1914, sirvió en la Comandancia de Artillería de Tenerife, en la que alcanzó el empleo de cabo. Luego, el 30 de julio de 1916, el jefe de la Comandancia de Artillería elevó al general subinspector del Grupo Occidental la propuesta de ascenso a sargento, para cubrir la vacante dejada por el ascenso a brigada de don Carlos Delgado Benítez: “a favor del Cabo D. José Galán Hernández, acompañado de los documentos prevenidos, por si se digna prestarle su superior aprobación”. Se le concedió dicho ascenso “por tener el interesado el nº 1 para ascender en las últimas actas de exámenes⁷ y venir acompañado de la correspondiente autorización de la Sección de Artillería del Ministerio de la Guerra”, con efectividad del 1 de julio de 1916.

Por entonces, en noviembre de 1915, fue designado interventor electoral por Tacoronte, para la elección de consejeros del Cabildo por el distrito de La Laguna.

El 17 de octubre de 1917 elevó otra instancia al general subinspector del Grupo Occidental de las islas, en súplica de que se le concediese la continuación en filas, “por cumplirse el 15 de enero del año próximo los tres años de servicio activo”, con los beneficios que la Ley le concedía. Y el 17 de noviembre inmediato se aprobó por el general subinspector la continuación en filas que solicitaba, durante el primer periodo de reenganche, a partir del 15 de enero de 1918.

El 10 de julio de dicho año 1918 se le expidió un pase para Tacoronte, en uso de dos meses de licencia por enfermo, que comenzó a disfrutar el 18 de dicho mes, reincorporándose a su destino en las Tropas de Artillería de la Comandancia de Tenerife el 16 de septiembre. El 16 de diciembre de ese mismo año se tramitó una instancia elevada al Rey por este sargento de la Comandancia de Tenerife, en suplica de que se le concediese tomar parte en la convocatoria para formar escala de aspirantes a ingreso en el Cuerpo Auxiliar de Oficinas Militares, anunciada por R.O. de 9 del pasado noviembre; el 1 de enero de 1919 se le expidió pasaporte para pasar a Madrid, con objeto de sufrir examen de ingreso en el citado cuerpo, haciendo el viaje por cuenta del Estado; el día 4 de dicho mes efectuó el viaje; y el 16 de febrero inmediato se reincorporó a su Comandancia. Por R.O. de 25 de enero de 1919 se le desestimó su instancia, en súplica de que se le concediese de nuevo tomar parte en la convocatoria para formar una escala de cien aspirantes a ingreso en el Cuerpo auxiliar de Oficinas Militares.

El 30 de mayo de 1919 se le expidió un pase para que pudiese pernoctar fuera del Cuartel, cuando el servicio no se lo impidiese. En agosto de 1920 prestaba sus servicios como secretario eventual de Plaza en el Juzgado de la misma. El 15 de octubre de ese mismo año se tramitó la instancia que elevaba al capitán general, en súplica de que se le concediese la rescisión del compromiso de reenganche que servía. El 30 de dicho mes, de acuerdo con una instancia suya que se había tramitado el día 18, el capitán general de Canarias le concedió a este sargento de la Comandancia de Artillería de esta Plaza, “la rescisión del actual compromiso, que contrajo el 15 de enero de 1918”. Y el 1 de noviembre inmediato fue licenciado, por pase a la segunda situación de servicio activo.

Vista del casco de Realejo Alto y la parroquia de Santiago Apóstol en el pasado siglo XX.

Maestro en Tacoronte y Realejo Alto

Tras obtener el título de maestro de Primera Enseñanza, José impartió clases en el ex-convento agustino de Tacoronte. Simultáneamente, desde comienzos de 1918 presentó una instancia en la Sección Administrativa de Santa Cruz de Tenerife, con el fin de tomar parte en las primeras oposiciones al Magisterio nacional que se convocasen. Y en noviembre de 1922 daba clases de adultos. A comienzos del año 1923, tomó posesión como maestro interino del Realejo Alto (Los Realejos). En ese mismo año figuró entre los fundadores de la Asociación del Magisterio Primario y formó parte de un tribunal del Concurso Escolar-Normalista. En este destino conoció a doña Remedios Pérez Hernández, con la que contrajo matrimonio en la parroquia de Santiago Apóstol del Realejo Alto el jueves 12 de julio de 1923, a los 30 años de edad.[1]

Fotografía de José Galán y su esposa Remedios Pérez

Tras la boda se establecieron en la vivienda número 5 de la calle del Medio Arriba de dicha localidad. Frutos de esta unión fueron siete hijos: don José, don Tinerfe, don Pablo, don Arístides, don Añaterve, doña Mirella y doña Libertad Galán Pérez. De ellos sobreviven dos: doña Libertad y don Arístides.

El 28 de septiembre de ese mismo año 1923, don José se presentó a las oposiciones celebradas en el salón de actos de la Sección Universitaria de La Laguna para su ingreso en el Magisterio Nacional Primario, que superó con éxito.

A comienzos de diciembre de 1924 fue elegido secretario del consejo de administración de la nueva sociedad de explotación de aguas de Tacoronte, denominada “Fuente de las Acacias”, cargo en el que continuaba en diciembre de 1925.

En ese mismo año 1925 pasó a la escuela pública de Los Naranjeros, en su Tacoronte natal. Y, tal como publicó el 30 de abril la revista Eco del Magisterio Canario: “Por la Superioridad se dispone que el Ayuntamiento de la ciudad de Tacoronte, facilite casa en condiciones al Maestro nacional del barrio de loa Naranjeros, don José Galán Hernández”.

En mayo de 1926 fue nombrado maestro interino de Tijoco (Adeje) por la Sección Administrativa de primera enseñanza de Santa Cruz de Tenerife. En ese mismo mes, el tribunal le asignó con el nº 10 para obtener una de las 11 plazas convocadas, con 181,57 puntos. Finalmente, el 14 de abril de 1927, la Gaceta de Madrid dio a conocer la lista de opositores aprobados, entre los que figuraba el Sr. Galán Hernández. Como “opositor aprobado en expectación de destino”, en ese mismo mes fue nombrado maestro sustituto provisional e interino de la escuela nacional de niños número 2 del Puerto de la Cruz. Como curiosidad, el 19 de junio de dicho año 1927 participó en una fiesta de arte celebrada en Los Silos, en la que interpretó el diálogo en verso “Mariquilla”, del poeta Juan Pérez Delgado (“ Nijota”).

Maestro y Alcalde de Fasnia

Luego, don José fue destinado como propietario definitivo, “por el quinto turno”, a la escuela de La Zarza, en Fasnia, donde ejerció durante dos cursos, del 16 se septiembre de 1927 al 8 de abril de 1929. En ese período fue designado alcalde del municipio de Fasnia, cargo del que tomó posesión el 8 de marzo de 1928 por orden del gobernador civil, aunque sólo permaneció cuatro meses en este cargo. El 15 de dicho mes, el periódico Eco del Magisterio Canario se hacía eco de su nombramiento, con el titular “Los compañeros. Otro Maestro, Alcalde”:

Un nuevo compañero, ha sido designado para ostentar la primen autoridad de un pueblo. Don José Galán Hernández, el culto maestro de la Zarza y distinguido periodista, ha sido nombrado alcalde de Fasnia.

Al felicitar al compañero, nos felicitamos a nosotros mismos, a la clase en general; pues estos nombramientos son una demostración de que el Magisterio Nacional se dignifica rápidamente, y que los pueblos y las Autoridades Superiores, se van dando cuenta de que los maestros, son por su cargo y por sus conocimientos, de las primeras figuras populares.

Sabe el distinguido compañero, que cuenta en esta redacción con mucho aprecio y apoyo incondicional.

Continuó en la Alcaldía hasta el 19 de julio de ese mismo año, en que se le aceptó su renuncia por la máxima autoridad provincial, aunque continuó como concejal hasta mediados de 1929, en que por concurso de traslado pasó al vecino municipio de Güímar.

Mientras ejercía en Fasnia, el 26 de diciembre de 1927 participó en la “Fiesta del Madrigal”, celebrada en el Ateneo de La Laguna con motivo del 23º aniversario de su fundación. El 15 de abril de 1928 intervino con una poesía en la velada literario-musical que se celebró en el teatro-cine de Güímar, a beneficio de la parroquia de dicha villa. A comienzos de mayo inmediato, se constituyó en Santa Cruz de Tenerife la Asociación del Magisterio Nacional de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife, que agrupaba 100 maestros y entre cuyos fundadores figuró don José Galán, que fue elegido primer vocal de la misma.

El 19 de junio de ese mismo año participó como poeta en la velada celebrada en el Ateneo de La Laguna, para conmemorar el cuarto Centenario del nacimiento de Fray Luis de León, siendo muy aplaudido. El 28 de agosto intervino en el espectáculo artístico celebrado en el teatro Leal de La Laguna, a beneficio del Asilo de Ancianos, con la puesta en escena del diálogo de costumbres tinerfeñas “Mariquilla”, original del poeta Nijota y que ya había representado con anterioridad, que fue interpretado por él y por Pilar Machado.

El 5 de septiembre inmediato, también en el Ateneo lagunero, impartió la conferencia “Cultura estética: “el arte en la escuela”, en el curso de conferencias pedagógicas organizado por la citada Asociación del Magisterio. El 10 de marzo de 1929 organizó en Fasnia una brillante Fiesta del Árbol, en la que participaron todas las personalidades locales y en la que el Sr. Galán, “alma del festival y uno

de los más entusiastas defensores del arbolado del Magisterio canario”, pronunció un discurso que fue reproducido íntegramente en ese mismo mes en la revista El Campo, que destacaba: “El maestro nacional, culto colaborador de Gaceta de Tenerife, señor Galán Hernández, ocupó la tribuna y dirigió la palabra al numeroso público que se había congregado, explicando con frases elocuentísimas la importancia educativa de la Fiesta, haciendo un inspiradísimo canto al arbolado y haciendo demostración de sus dotes de cultura y oratoria. / Al finalizar el señor Galán su interesante discurso, fue ovacionado y felicitado calurosamente por el auditorio”. En el mismo número de dicha revista se publicó: “«La Balada de la niña y el limonero», la inspirada y bella composición poética del Sr. Galán Hernández, que leyó en el ya repetido acto la niña América Hernández, y que debieran leer muchas niñas y niños, y ¡muchos grandes!, que la enseñanza que encierra es de las que encajan en los cerebros de todas las edades...”. La reseña del acto también se dio a conocer en Gaceta de Tenerife el 20 de dicho mes y el discurso de Galán el 2 de abril inmediato, en el mismo periódico.

Su estancia en Güímar

El 9 de abril de 1929 don José Galán tomó posesión de la escuela elemental de niños nº 1 de Güímar, de lo que el 18 de dicho mes se hizo eco el corresponsal de Gaceta de Tenerife en dicha villa (2), quien lo consideraba un “culto maestro nacional”, del que destacaba su labor docente y política en Fasnia, de donde venía:

Ya ha tomado posesión de su cargo de director de la escuela número 1 de esta villa de Güimar, el culto maestro nacional e inspirado vate tinerfeño don José Galán Hernández.

En su último cargo de maestro de Fasnia –de cuyo pueblo mereció ser nombrado alcalde, y donde desarrolló una celosa y activa labor municipal–, el señor Galán Hernández se acreditó, una vez más, de muy inteligente profesional de la Enseñanza, para la que siente una vocación tan grande como alentada por los más fructíferos entusiasmos de juventud. Su marcha de Fasnia se sintió muchísimo en dicho pueblo, por las generales simpatías y por los sinceros afectos que se conquistó allí como educador de la niñez y como administrador del pueblo desde la Alcaldía.

Llega, pues, a Güimar el señor Galán Hernández rodeado de los mayores prestigios profesionales, sociales e intelectuales, hartamente de manifiesto en el celo que siempre pone en el desempeño de su cometido escolar y en sus brillantes intervenciones en los más escogidos actos literarios que en nuestra isla se celebran.

También en esta villa ha sido cariñosamente acogido el nuevo director de la escuela número 1, donde mucho se espera de su misión profesional y de sus iniciativas y colaboraciones en todo lo que tienda a darle a Güimar una más cada día destacante fisonomía de pueblo culto y emprendedor.

Haciéndome intérprete del sentir general de nuestro pueblo, me complazco en dar la más afectuosa bienvenida al señor Galán Hernández, el que muy pronto, con sus hechos, será un güimarero de corazón un amigo leal de esta villa, dispuesto a honrarla y a servirla incondicionalmente como maestro y como elemento muy distinguido de la intelectualidad tinerfeña.

El 23 de junio de 1929 se celebró una función artística en el Teatro-Cine de Güímar, a beneficio de una persona necesitada de la localidad, organizada por nuestro biografiado, quien leyó en ella unas poesías y estrenó su “boceto de comedia infantil, en un acto y en verso”, titulado “Almas de niños”.

Como curiosidad, pasó la temporada de verano de ese año en La Laguna, con su familia, donde en 1930 nació uno de sus hijos. El 29 de septiembre de dicho año 1929 intervino en una velada literario-musical celebrada en Guía de Isora, con motivo de sus Fiestas Patronales. El 20 de diciembre de este mismo año publicó en Gaceta de Tenerife el soneto “Bodegón en El Puertito”.

El 29 de agosto de 1930 participó con otros poetas tinerfeños en la prestigiosa “Fiesta del Valle”, celebrada en Arafo con motivo de sus Fiestas Patronales.

José Galán, a la dcha. con sombrero. A la izq., don Domingo Pérez Cáceres, entre otros.

El 6 de septiembre inmediato leyó unas composiciones poéticas en la velada sacro-literaria celebrada en el Teatro Leal de La Laguna, con motivo de las Fiestas del Cristo.

El 25 de abril de 1931 participó en la Fiesta de la Primavera, celebrada en Güímar con motivo de la festividad del Cristo de Limpias.

En enero de 1932 impartió una conferencia en la Escuela Normal de San Cristóbal de La Laguna, dentro de un ciclo organizado por la Asociación de Estudiantes Normalistas.

Y en noviembre de 1932 se le ascendió por orden ministerial y “corrida de escalas”, pasando a cobrar un sueldo de 4.000 pesetas.

Durante su permanencia en Güímar, el Sr. Galán también actuó como presidente del Consejo Local de 1ª Enseñanza. A través de éste, promovió la creación de las escuelas graduadas, tal como defendió el 31 de marzo de 1933 en La Prensa, en un artículo titulado “Cada uno lo suyo”, en el que se quejaba de que el Ayuntamiento se atribuía la creación de las escuelas graduadas en proyecto, siendo mérito exclusivo del Consejo.

Fuese de quien fuese el mérito, aunque estamos convencidos de que se debió más al empeño de Galán que del Ayuntamiento, lo cierto es que por Orden 30 de diciembre de 1933 se creó la Dirección Graduada de Güímar, en la que se integró la escuela de niños nº 1 que regentaba nuestro biografiado, quien continuó en ella hasta el 5 de septiembre de 1934, período en el que tomó la dirección de las escuelas graduadas de niños, que por entonces incluían tres secciones o aulas.

El 30 de agosto de 1933, don José Galán participó con una composición poética en la Fiesta del Árbol celebrada en Güímar y organizada por los maestros de la localidad. En el mes de septiembre inmediato también intervino con dos sonetos en la fiesta celebrada en el Teatro Leal de La Laguna, para la elección de “Miss Canarias”.

En febrero de 1934, nuestro biografiado dirigía clases nocturnas de Adultos en la escuela nº 1 de Güímar. Asimismo, como presidente del Consejo Local de Primera Enseñanza, el 23 de abril de 1934 hizo pública una nota del mismo, en la que se reconocía la labor de los maestros que habían participado en la conmemoración de la República, difundiendo también el balance económico que supuso dicha festividad; dicha nota fue publicada en La Prensa el 26 de abril de 1934: Por la presente se hace público el reconocimiento de este Consejo a los señores maestros de las escuelas nacionales del término, por el entusiasmo con que cooperaron a las fiestas que se celebraron en esta Villa con motivo de la conmemoración de la República. Igualmente queda muy agradecido a la ayuda prestada por los señores dueños de camiones, quienes, gratuitamente, los cedieron para el transporte de alumnos de los barrios, y en general a todos los vecinos que con su aportación económica en la colecta que se efectuó y con su asistencia a los actos, decidieron la brillantez de las fiestas.

Durante su estancia en Güímar, nuestro biografiado cultivó una sincera amistad con el entonces párroco de San Pedro Apóstol, don Domingo Pérez Cáceres, antes de que éste fuese elegido deán, vicario y obispo de la Diócesis Nivariense, de grata memoria por su humanidad, tolerancia y liberalidad.

Tras cinco años en Güímar, don José pasó por concurso de traslado a la escuela nacional de niños de El Bufadero (Santa Cruz de Tenerife) (3), de la que tomó posesión en septiembre de 1934 y en la que permaneció hasta el comienzo de la Guerra Civil. El 16 de dicho mes de septiembre, el corresponsal del diario Hoy en Güímar se hacía eco de su traslado, en una breve nota titulada “Traslado de un maestro”: “Con la natural sorpresa nos hemos enterado del traslado del maestro nacional de esta Villa don José Galán Hernández a una de las escuelas de esa capital”.

En su nuevo destino continuó participando en veladas literarias, como la celebrada el 1 de abril de 1935 en el Ateneo de La Laguna, con motivo del primer aniversario de la muerte del poeta Domingo Juan Manrique.

Vida política

Al margen de su actividad docente y como defensor de los ideales democráticos, en junio de 1931, don José Galán fue uno de los miembros de la comisión organizadora de la Agrupación Socialista (PSOE) de Güímar, cuyo Reglamento fue presentado en el Gobierno Civil el 6 de julio inmediato, y de cuyo primer comité directivo fue elegido bibliotecario, así como presidente de la mesa de discusión, el 14 de ese mismo mes.

Asimismo, estaba afiliado a la Federación Española de Trabajadores de la Enseñanza del sindicato socialista Unión General de Trabajadores (F.E.T.E.-U.G.T.), en el que poseía el carnet nº 15. En noviembre de 1933 ya era delegado local de dicha Federación en Güímar, cargo en el que continuaba en enero de 1934. Luego ocupó en ella otros cargos directivos: el 28 de diciembre de 1933 fue elegido vocal adjunto de la comisión ejecutiva; el 5 de abril actuó como presidente de la mesa de discusión del congreso extraordinario celebrado por dicha Federación; y, finalmente, llegó a ser secretario provincial de ella.

Fue un sindicalista beligerante, que destacó en la defensa de la reforma de la educación pública, luchando por renovar y mejorar el trabajo y las condiciones de vida de los maestros en nuestro país, así como reformar la enseñanza para que los índices de analfabetismo no fuesen tan altos. Según sus contemporáneos era el “alma mater” del sindicato y sin él no se hubiesen conseguido muchos de los logros obtenidos, por lo que ha sido considerado el principal abanderado de los cambios en la educación durante la II República.