Jacinto Jijón y Caamaño

Jacinto Jijón y Caamaño
Jacinto Jijón y Caamaño.jpg

Coat of Arms of Quito.svg
Alcalde de Quito
1 de enero de 1934-31 de diciembre de 1934
PredecesorDesconocido
SucesorDesconocido

1945-1947
PredecesorDignidad Creada
SucesorAlfonso Pérez Pallares

Información personal
Nacimiento11 de diciembre de 1890
Quito, Pichincha,
EcuadorFlag of Ecuador.svg Ecuador
Fallecimiento17 de agosto de 1950 (69 años)
Quito, Pichincha,
EcuadorFlag of Ecuador.svg Ecuador
NacionalidadEcuatoriana Ver y modificar los datos en Wikidata
ReligiónCatólico
Familia
CónyugeMaría Luisa Flores y Caamaño
Educación
Educado enUniversidad Central del Ecuador
Universidad Internacional de Andalucía
Información profesional
OcupaciónDoctor

Jacinto Jijón y Caamaño (Quito, 1890 – ibídem, 1950) III conde de Casa Jijón, fue un político, historiador, arqueólogo y coleccionista de arte ecuatoriano. En 1946 se convirtió en el primer alcalde moderno de la ciudad de Quito, aunque ya había ocupado esa dignidad con anterioridad, en 1934.

Biografía

Nació en la ciudad de Quito el 11 de diciembre en el año 1890. Hijo de Manuel Jijón y Larrea y de Dolores Caamaño y Almada. Sus apellidos Jijón Caamaño los unió con la inclusión "y" por ser costumbre de la época el usar apellidos compuestos, por lo que modificó su apellido uniendo el paterno con el materno. Estuvo emparentado con el expresidente Antonio Flores Jijón. Su tío el Mayor del Ejército del Ecuador Fernando Jijón, hermano de su padre, es el patriarca de la familia Jijón de Guayaquil y padre de Don Mario Jijón Peñaherrera, Fernando Jijón Merisalde separó sus bienes familiares por una disputa con su primo minusválido Carlos Jijón. De allí se diferencian los apellidos pero Jijón es el apellido original y Jijón y Caamaño un apellido modificado para fines fonéticos que requerían la venta de títulos nobiliarios de aquella época. Comenzó sus estudios en la Universidad de Quito (hoy Universidad Central del Ecuador) en derecho hasta que partió a Europa a estudiar idiomas, indispensables para continuar con la labor científica y académica que sería su pasión durante toda su vida. De regreso en Ecuador fundó la Sociedad Ecuatoriana de Estudios Católicos tomando la posta del historiador Arzobispo Federico González Suárez al que conoció a los 16 años de edad.

Fundado el Boletín de la Sociedad Ecuatoriana de Estudios Históricos americanos en 1918, elevada muy luego ésta a la alta categoría de Academia Nacional, Jijón, Presidente y protector de ella, publicó, en cada número, sabias monografías que iban esclareciendo diversos aspectos ignorados o superficialmente conocidos de la prehistoria ecuatoriana y continental e hizo, a la par, llamamiento eficaz a todos los especialistas de América para que diesen a la luz, en el mismo órgano, el resultado de sus trabajos, pues estaba convencido de que ni la historia, ni la prehistoria entregarían sus secretos sino en virtud de la labor tesonera y solidaria de todos los investigadores de América.

Arqueólogo y filántropo

Entre 1910 y 1916 estuvo en Europa asistiendo a congresos, visitando archivos, bibliotecas y relacionándose con científicos de la época, antropólogos y arqueólogos. A través de sus estudios estratigráficos, definió la primera secuencia cultural del Ecuador precolombino. Su concepto difusionista, interpreta el desarrollo de los habitantes de estas tierras como el resultado de influencias culturales de los Andes centrales y Centroamérica. Definió las culturas: Proto- Panzaleo, Panzaleo, Tuncahuán y Puruhá. Contribuyó a definir mejor las culturas: Imbabura, Manteño-Huancavilca e Inca. Fue gran amigo del arqueólogo e investigador alemán Max Uhle a quien invitó a Ecuador y con quien realizó algunos trabajos de investigación.

Realizó excavaciones arqueológicas desde 1912 en la sierra, en Manabí. Su destierro del Ecuador lo condujo a Lima, Perú, donde entre el 15 de marzo y el 11 de julio de 1925 hizo excavaciones en el Complejo Maranga de la antigua Cultura Lima. Luego pasó al Cusco, donde vivió entre 1926 y 1928 y, finalmente, visitó Tiahuanaco en Bolivia antes de volver a Ecuador, en 1929.

También hay que destacar que Jijón y Caamaño compartió su tiempo entre la ciencia y la política, en la que llegó a ocupar las más altas situaciones: Jefe de partido, Senador, miembro de la Junta Consultiva de Relaciones Exteriores, primer Alcalde de Quito, candidato a la Presidencia de la República, etc.[1]