Júpiter (mitología)

  • júpiter y tetis, por jean auguste dominique ingres (1811).

    júpiter (en latín: iuppiter), también llamado jove (iovis), es el principal dios de la mitología romana, padre de dioses y de hombres (pater deorum et hominum). su equivalente griego es zeus (en griego antiguo Ζεύς zéus), aunque esta deidad latina no fue tomada de la mitología griega, como sí ocurrió en otros casos, sino que ambas provienen de la misma figura mitológica indoeuropea. sus atributos son el águila, el rayo, y el cetro.

    en la actualidad, el dios júpiter es adorado por grupos religiosos de reconstruccionismo pagano como el camino romano a los dioses, nova roma, entre otros, que buscan la renovación de la religión romana antigua.[2]

    hijo de saturno y ops, júpiter fue la deidad suprema de la tríada capitolina, integrada además por su hermana y esposa, juno, y por su hija, minerva.

    el culto a júpiter, de probable origen sabino, fue introducido en roma por numa pompilio.[4]

    durante la república, era la divinidad a la que el cónsul dirigía sus plegarias al iniciar su mandato.[5]

  • etimología
  • mito
  • epítetos
  • júpiter capitolino
  • en el idioma
  • véase también
  • referencias
  • bibliografía
  • enlaces externos

Júpiter (en latín: Iuppiter), también llamado Jove (Iovis), es el principal dios de la mitología romana, padre de dioses y de hombres (pater deorum et hominum). Su equivalente griego es Zeus (en griego antiguo Ζεύς Zéus), aunque esta deidad latina no fue tomada de la mitología griega, como sí ocurrió en otros casos, sino que ambas provienen de la misma figura mitológica indoeuropea. Sus atributos son el águila, el rayo, y el cetro.

En la actualidad, el dios Júpiter es adorado por grupos religiosos de reconstruccionismo pagano como el Camino Romano a los Dioses, Nova Roma, entre otros, que buscan la renovación de la religión romana antigua.[2]

Hijo de Saturno y Ops, Júpiter fue la deidad suprema de la tríada capitolina, integrada además por su hermana y esposa, Juno, y por su hija, Minerva.

El culto a Júpiter, de probable origen sabino, fue introducido en Roma por Numa Pompilio.[4]

Durante la República, era la divinidad a la que el cónsul dirigía sus plegarias al iniciar su mandato.[5]