Invasión de Checoslovaquia por el Pacto de Varsovia

Invasión del Pacto de Varsovia a Checoslovaquia
Parte de Parte de la Primavera de Praga en el marco de la Guerra Fría
10 Soviet Invasion of Czechoslovakia - Flickr - The Central Intelligence Agency.jpg
Fecha21 de agosto-20 de septiembre de 1968 (30 días)
LugarBandera de Checoslovaquia Checoslovaquia
Casus belliReformas liberales en Checoslovaquia que condujeron a la conocida como Primavera de Praga.
ResultadoVictoria del Pacto de Varsovia
Consecuencias
  • Checoslovaquia revierte las reformas aprobadas.
  • Checoslovaquia autoriza indefinidamente la presencia de tropas soviéticas en su territorio.
Beligerantes
Pacto de Varsovia
Apoyado, pero solo con una participación mínima:[1]
Bandera de Alemania Alemania Oriental
Bandera de Checoslovaquia Checoslovaquia
Comandantes
Bandera de la Unión Soviética Leonid BrézhnevBandera de Checoslovaquia Alexander Dubček
Bandera de Checoslovaquia Ludvík Svoboda
Bandera de Checoslovaquia Oldřich Černík
Apoyo diplomático:
Bandera de la República Popular China Mao Zedong en contraFlag of Yugoslavia (1946-1992).svg Josip Broz Tito
Plantilla:Geodatos República Popular Socialista de Albania Enver Hoxha
Plantilla:Geodatos República Socialista de Rumania Nicolae Ceaușescu
Fuerzas en combate
500 000-750 000
  • 6300 tanques
  • 800 aviones
  • 2000 cañones
200 000-600 000
(2 500 000 con la movilización general)
  • Más de 250 aviones
  • 2500-3000 tanques
Bajas
Bandera de la Unión Soviética 96 muertos (84 en accidentes),[2]
  • Bandera de Polonia 8 muertos[3]
  • Bandera de Hungría 4 muertos (en accidentes)
  • Bandera de Bulgaria 2 muertos
Bandera de Checoslovaquia 108 civiles muertos
~500 heridos

La invasión de Checoslovaquia por el Pacto de Varsovia fue una guerra no declarada en la que tropas de cinco países socialistas miembros del Pacto de Varsovia en la noche del 20 al 21 de agosto de 1968, liderados por la Unión Soviética, invadieron la República Socialista de Checoslovaquia. Su objetivo era frenar las reformas de liberalización económica y política impulsadas por el presidente checoslovaco, Alexander Dubček, las cuales habían conducido, anteriormente, a la Primavera de Praga.[4]

Participaron en la operación militar tropas de las repúblicas de Polonia, Hungría y Bulgaria, comandadas por tropas soviéticas. Las tropas de Alemania Oriental, aunque listas para la acción, no cruzaron la frontera de Checoslovaquia —a excepción de un pequeño número de especialistas—. El único país miembro del Pacto de Varsovia que no participó en la invasión fue Rumanía, además su presidente Nicolae Ceaușescu condenó abiertamente la invasión.

En la operación, cuyo nombre en clave fue Danubio, 500 000 soldados —otras fuentes elevan el número hasta 750 000—[8]

Consecuencias

La reacción internacional

El mismo día de la invasión —21 de agosto— tuvo lugar la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU, durante la cual el representante de la URSS, Yákov Málik, informó que en Checoslovaquia no pasaba nada extraordinario y que la vida del país seguía sus cauces normales. Una resolución preparada por EE. UU. y Gran Bretaña fue aceptada por diez países, tres países no tomaron ninguna acción en la votación y en contra se manifestaron la Unión Soviética y Hungría. La corta vida de esta resolución culminó con el veto soviético. Mientras que el mundo occidental se quedó sorprendido y casi sin respuesta, desde el bloque comunista respondieron Yugoslavia y Rumanía. Ambos negaron su participación en la invasión organizada por el Pacto de Varsovia liderado por los inescrutables soviéticos.

El último reflejo de la Primavera de Praga

En septiembre 1968, Ryszard Siwiec —excombatiente de la Armia Krajowa, la principal fuerza de la resistencia polaca durante la Segunda Guerra Mundial— se quemó a lo bonzo en protesta por la invasión. Cuatro meses más tarde, el 16 de enero de 1969, el estudiante checo Jan Palach se inmoló de la misma manera en la plaza de Wenceslao de Praga.

Tras largos años de inactividad política, el ex líder comunista Alexander Dubček, relacionado con el movimiento reformador dentro del Partido Comunista de Checoslovaquia, fue nominado para enfrentarse a Václav Havel en la primera elección presidencial después de la caída del muro de Berlín. Más tarde, sin grandes explicaciones, sería el mismo Alexander Dubček quien cancelaría su nominación.

La URSS condena la invasión de Checoslovaquia en 1968

En diciembre de 1989, la URSS y los cuatro países aliados del Pacto de Varsovia que participaron en la invasión militar de Checoslovaquia en agosto de 1968 la reconocieron como una «injerencia en los asuntos internos» de aquel país soberano. La condena se realizó por partida doble, en un comunicado conjunto de los gobiernos de Bulgaria, Hungría, la RDA, Polonia y la URSS, y otro por separado del Gobierno soviético.[9]

Las tropas de las Fuerzas Armadas de la URSS permanecieron en suelo checoslovaco hasta el 26 de febrero de 1990.[10]