Intervención estadounidense en México

Guerra de Estados Unidos-México
MXAMWAR.png
En el sentido de las agujas del reloj desde arriba a la izquierda: Winfield Scott ingresa a la Plaza de la Constitución después de la caída de la Ciudad de México, los soldados estadounidenses se enfrentan a las fuerzas mexicanas en retirada durante la Batalla de Resaca de la Palma, la victoria estadounidense en Churubusco a las afueras de Ciudad de México, Batalla de Cerro Gordo.
Fecha14 de septiembre de 1846 - 2 de febrero de 1848
LugarMéxico (incluyendo Texas, Nuevo México, California y los territorios de Arizona, Colorado, Nevada y Utah; y los actuales Norte, Centro y Este de México)
Casus belliIncidente de Thornton
Anexión de Texas a Estados Unidos
ResultadoVictoria estadounidense
Tratado de Guadalupe Hidalgo
ConsecuenciasReconocimiento mexicano de la soberanía de Estados Unidos sobre Texas (entre otros territorios).
México pierde más de la mitad de su territorio.
Beligerantes
Bandera de México República Centralista
Bandera de México Segunda República Federal
Bandera de Estados Unidos Estados Unidos
República de California[1]
Comandantes
Bandera de México Mariano Paredes y Arrillaga
Bandera de México Antonio López de Santa Anna
Bandera de México Mariano Arista
Bandera de México Pedro Ampudia
Bandera de México Pedro María Anaya
Bandera de México Nicolás Bravo
Bandera de México José María Flores
Bandera de México José de Urrea
Bandera de México Antonio Canales Rosillo
Bandera de México Bandera de Estados Unidos John Riley
Bandera de Estados Unidos James K. Polk
Bandera de Estados Unidos Zachary Taylor
Bandera de Estados Unidos Winfield Scott
Bandera de Estados Unidos Stephen Kearny
Bandera de Estados Unidos William Jenkins Worth
Bandera de Estados Unidos John Drake Sloat
Bandera de Estados Unidos Robert Field Stockton
Bandera de Estados Unidos Joseph Lane
Bandera de Estados Unidos Henry Stanton Burton
Bandera de Estados Unidos Thomas Childs
William B. Ide
Fuerzas en combate
40 000 soldados y milicianos[2]76 800 soldados[2]
Bajas
5 000 muertos en combate[2]1 733 muertos en combate (1 721 soldados, 11 marines, 1 marino)[3]

La intervención estadounidense en México[6]​ fue un conflicto bélico que enfrentaron México y Estados Unidos entre los años de 1846 y 1848. Se inició a consecuencia de las pretensiones expansionistas de los Estados Unidos, cuyo primer paso fue la creación de la República de Texas, que se separó del estado mexicano de Coahuila y Texas (véase Independencia de Texas). Otros detonantes fueron la entrada del ejército estadounidense en la zona comprendida entre los ríos Nueces y Bravo y la demanda de indemnización al gobierno mexicano por los daños causados en Texas durante su guerra de independencia.

Los estadounidenses desembarcaron en Veracruz y conquistaron la capital mexicana, tras lo cual los mexicanos se vieron obligados a firmar la paz de Guadalupe Hidalgo, por la que los Estados Unidos se anexionaron los actuales estados de California, Nuevo México, Arizona, Nevada, Utah, Colorado y parte del hoy llamado Wyoming.

Antecedentes

La invasión estadounidense a México tiene en este caso sus antecedentes en las políticas expansionistas de Estados Unidos que desde 1809 se venían observando: la compra de la Luisiana española a Napoleón Bonaparte, que la había adquirido de Fernando de Borbón, en 1803, y la firma del Tratado Adams-Onís, de 1819, con el que España cedió la península de la Florida, son algunos ejemplos.

México logró su independencia y Estados Unidos envió a Joel Robert Poinsett como representante para firmar un tratado de límites llamado Tratado de Velasco, en el cual Estados Unidos intentó infructuosamente anexarse la provincia mexicana de Texas. Posteriormente, se inició un proceso de ocupación pacífica en la que miles de emigrantes estadounidenses, agricultores y aventureros, se fueron estableciendo con o sin permiso de las autoridades mexicanas en esa región; desde 1823, con el permiso del gobierno mexicano, Stephen Austin comenzó a llevar emigrantes anglosajones a Texas. El 25 de agosto de 1829, Poinsett ofreció cinco millones de dólares por el territorio de Texas.[7]

Ya desde 1809 se habían observado pretensiones expansionistas por parte de los Estados Unidos. El virrey de la Nueva España (México aún no era independiente) de aquel entonces inició negociaciones con el gobierno de Washington para precisar límites entre la frontera norte novohispana y Estados Unidos. De esta manera, consideraba que se frenarían los ímpetus de este país. Las gestiones del ya frágil gobierno virreinal español (que en plena guerra de la independencia española contra Francia iba perdiendo el control sobre sus colonias en América) concluyeron con la firma del Tratado Adams-Onís, por el que España cedió Florida, ya ocupada por tropas estadounidenses; a cambio, los Estados Unidos se comprometieron a no hacer más exigencias territoriales (Francia también les había vendido Luisiana, en 1803). También el gobierno estadounidense había pedido a la corona española[¿cuándo?] el entrar en territorio novohispano con muchas facilidades a cambio de ser leal[¿quién?] a la corona española, profesar la religión católica y hacer producir las tierras, condiciones que obviamente los estadounidenses desconocieron.Tal como está, no se entiende.

En 1821, México consiguió su independencia de España. Los Estados Unidos deseaban que continuaran las facilidades para la posesión de tierras, que el gobierno mexicano permitió. En 1822, el gobierno estadounidense reconoce a México como nación independiente y envía a Joel Robert Poinsett como representante para firmar un tratado de amistad y comercio. Se firma un tratado de límites, pero el gobierno de Estados Unidos intenta anexar Texas en 1825, ofreciendo un millón de dólares por la compra del estado. La propuesta se elevó a cinco millones dos años después, pero en ambos casos fue rechazada por México.[cita requerida]