Internado Nacional Barros Arana

Internado Nacional Barros Arana
Mens sana in corpore sano
Frontis Internado Nacional Barros Arana 2.jpg
Frontis del liceo.
AcrónimoINBA
Información
TipoMunicipal
7.º y 8.º Básico,
1.º a 4.º Medio
Científico-Humanista.
Afiliación religiosaLaico
Fundación20 de mayo de 1902 (117 años)
Fundador (es)José Manuel Balmaceda
Apertura20 de mayo de 1902 (117 años)
EstatusAbierto
GéneroMasculino
Localización
UbicaciónBandera de Chile Santiago, Chile
DirecciónSanto Domingo 3535
Coordenadas33°26′15″S 70°40′54″O / 33°26′15″S 70°40′54″O / -70.68166667
Academia
Profesores75
JornadaJornada escolar completa
Administración
Funcionarios200
Autoridades
Rector/aJaime Uribe Díaz
Vicerrector/aLuis Moya Gorigoitia
Administrador/ainba.cl
Insignia Internado Nacional Barros Arana.png

El Internado Nacional Barros Arana (INBA) (también conocido por su código como A-17) es un liceo emblemático chileno de carácter municipal y "laico", ubicado en la comuna de Santiago,[3]

El INBA fue el primer internado estatal de Chile y pertenece al conjunto de liceos emblemáticos, bastiones de la educación pública chilena y considerados como los mejores liceos municipales del país. Es un establecimiento escolar que une las diversidades y distancias de Chile.

El INBA es un liceo-internado masculino que imparte la modalidad de Educación General Básica (7.º y 8.º años) y la Educación Media Científico Humanista (1.º a 4.º años).[5]​ En la actualidad, el internado cuenta con 8 Puntajes Nacionales en la PSU (entre los años 2008 y 2013).

Historia

El Internado Nacional nació como una sección del Instituto Nacional en 1819 cuando a este se le implantó un semi-régimen de internado para que provengan alumnos de todo Chile, en un ala de cuyo edificio funcionó al principio. La idea de fundar el Internado Nacional había nacido bajo la administración del presidente José Manuel Balmaceda, pero no se pudo concretar entonces debido a la guerra civil de 1891.[4]​ al igual que el lema del liceo de aplicación (traducido del latín: Mente sana en cuerpo sano).

El aumento de los internos que se producía cada año en el Instituto Nacional motivó que se lo trasladara a la calle Santo Domingo, casi un siglo después, a un edificio diseñado a inicios del siglo XX por el arquitecto francés Victor Henry de Villeneuve en 17 hectáreas (170 000m²) de terrenos vecinos a la Quinta Normal de Agricultura, el arquitecto se basó en internados franceses para diseñarlo.

El 22 de enero de 1902, el presidente Germán Riesco promulgó el Decreto Supremo n.º 90, por el cual el Internado Nacional abandonó su dependencia del Instituto Nacional e inició su vida independiente. Su primer rector fue el ingeniero agrónomo y profesor de castellano, Eduardo Lamas García, quien abrió el colegio el 20 de mayo de 1902 para los alumnos de provincias. Hasta la fecha se considera esta la fecha de su fundación, pero funcionaba desde el gobierno de Balmaceda, cuando se construyeron los primeros edificios.[3]

El presidente Pedro Montt rebautizó el establecimiento cinco años más tarde, el 13 de noviembre de 1907, tras la muerte del historiador, diplomático y político Diego Barros Arana, con sus apellidos por su aporte educativo al país. El rector Lamas contrató a profesores suizos para proveer las asignaturas de matemáticas, física, química, ciencias naturales, gimnasia y francés, idioma en el que se impartían muchas de las clases. Hasta hoy una sección de patios interiores del internado se denomina los suizos, en recuerdo de aquellos maestros. Lamas fue reemplazado por Amador Alcayaga, a quien se debe la letra del himno del internado, con música del profesor Pedro Núñez Navarrete.[7]

El INBA era entonces un complejo dotado con cine (La actual "Aula Magna"), piscina temperada, modernos laboratorios, canchas deportivas, academias, librería, correo, talleres, sastrería, casino, zonas verdes, estacionamiento de vehículos, clínica dental, lavandería, radio, y que comenzaba a ser reconocido en el exterior. Exalumnos residentes de otros países y de las antiguas provincias comenzaban a enviar a sus hijos a estudiar en las mismas aulas donde ellos se formaron. Hijos de inmigrantes alemanes, árabes, judíos, italianos, portugueses, franceses, ingleses, chinos y cientos de latinoamericanos confiaron al Internado la formación de sus hijos. El colegio albergó entre las décadas de 1920 a 1985 unos mil internos anualmente, donde el 10% del alumnado eran extranjeros o hijos de estos.[7]

El tercer rector, el profesor de historia y geografía Orlando Cantuarias Valdivieso, introdujo la "auto-disciplina", encargando a jóvenes del último curso de humanidades (enseñanza media) el cuidado de sus compañeros, manteniendo además el antiguo sistema de inspectores estudiantes de carreras universitarias, muchos de ellos ex-alumnos de colegio con el apelativo de serruchos, práctica que continúa.[7]

Después del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, el INBA fue ocupado por efectivos del Regimiento n.º 3 Yungay de San Felipe para la Dirección de Inteligencia Nacional y posteriormente la Central Nacional de Informaciones, y convertirlo en centro de prisioneros en tránsito (Centro de retención y tortura).[8]

El terremoto de 1985 dañó considerablemente la estructura de los pabellones más viejos del establecimiento y desde entonces el régimen internado fue cambiado por el medio pupilaje (medio internado y externado).

En 1981, el decreto legislativo n.º 1-3260 modifica los límites comunales, quedando el INBA dentro del territorio de la comuna de Quinta Normal[1]

En 1997, el INBA se convierte en el único liceo perteneciente a la Municipalidad de Santiago en ganar el Proyecto Montegrande o Liceo de anticipación y el 1 de enero de 2006 obtiene el reconocimiento de excelencia académica.

Para el aniversario de los 100 años del INBA, en 2002, se implementó el programa Beca Centenario, iniciativa del municipio cuyo objetivo es ofrecer oportunidades de acceder a una educación de calidad a alumnos provenientes de regiones. Los seleccionados, que deben presentar un rendimiento escolar de excelencia y provenir de familias vulnerables, estudiarán en régimen de internado, donde recibirán una alimentación completa (desayuno, merienda almuerzo y cena); además, aquellos que se queden los fines de semana, podrán acceder asimismo a un servicio de lavandería. La Municipalidad de Santiago costea los pasajes al inicio y término del año y en periodo de vacaciones de invierno; financia total o parcialmente los útiles escolares y provee los textos de estudios adicionales requeridos en cada asignatura, además de prestar otro tipo de asistencia.

En el año 2006 el edificio del INBA, construido a inicios del siglo XX, es declarado Monumento Histórico Nacional por el Consejo de Monumentos Nacionales.[10]

El INBA fue en 2006-2008 uno de los colegios que lideraron la llamada revolución de los pingüinos y la lucha contra la ley general de educación, periodo en el cual hubo un total de 5 meses de paro.

El terremoto y posterior maremoto ocurrido el 27 de febrero de 2010 en la zona centro sur del país afectó estructuralmente muchas dependencias del establecimiento, que adoptó un programa de reconstrucción para los dos años siguientes. El Ministerio de Educación anunció en diciembre de 2010 que con estos fines, la empresa Soquimich había donado un millón de dólares.[12]