Inteligencia
English: Intelligence

La inteligencia se ha definido de muchas maneras, incluyendo: la capacidad de lógica, comprensión, autoconciencia, aprendizaje, conocimiento emocional, razonamiento, planificación, creatividad, pensamiento crítico y resolución de problemas. En términos más generales, se puede describir como la capacidad de percibir o inferir información, y retenerla como conocimiento para aplicarlo a comportamientos adaptativos dentro de un entorno o contexto.

La inteligencia se estudia con mayor frecuencia en humanos, pero también se ha observado tanto en animales no humanos como en plantas. La inteligencia en las máquinas se llama inteligencia artificial, que se implementa comúnmente en sistemas informáticos utilizando programas y, a veces, hardware adecuado.

Etimología

La palabra ‘inteligencia’ proviene del latín intelligentia o intellēctus, que a su vez provienen del verbo intellegere —término compuesto de inter («entre») y legere («leer, escoger»)— que significa comprender o percibir.

En la Edad Media, la palabra intellectus se convirtió en el término técnico académico para la comprensión y una traducción para el término filosófico griego nous. Este término, sin embargo, estaba fuertemente relacionado con las teorías metafísicas y cosmológicas de teleología escolástica, incluidas las teorías de la inmortalidad del alma y el concepto de intelecto activo. Todo este enfoque para el estudio de la naturaleza fue fuertemente rechazado por los filósofos de la Edad Moderna Temprana como Francis Bacon, Thomas Hobbes, John Locke y David Hume, los cuales prefirieron la palabra «comprensión» (en lugar de intellectus o "inteligencia").[3]