Huelga de hambre de 1981 en Irlanda del Norte

Bandera conmemorativa del 25 aniversario de las huelgas de hambre.

La huelga de hambre irlandesa de 1981 fue la culminación de cinco años de protestas durante la época de Los Problemas por parte de los republicanos irlandeses prisioneros en Irlanda del Norte. Las protestas comenzaron con la Protesta de la Manta de 1976, cuando el Gobierno Británico denegó el Estatus de Categoría Especial para los paramilitares convictos. En 1978, después de que varios presos fueran atacados mientras vaciaban sus orinales, la protesta se convirtió en una Protesta Sucia, en la que los prisioneros se negaban a lavarse y embadurnaban las paredes de su celda con excrementos. En 1980, siete presos participaron en una primera huelga de hambre, que finalizó tras 53 días.[1]

La Segunda huelga de hambre tuvo lugar en 1981 y pronto se convirtió en un pulso entre los prisioneros irlandeses y la Primera Ministra Margaret Thatcher. Uno de los huelguistas, Bobby Sands, llegó a ser elegido Parlamentario durante la huelga, provocando el interés de medios de comunicación de todo el mundo.[3]

Trasfondo

A lo largo del siglo XX, la huelga de hambre había sido un recurso habitual de los prisioneros republicanos irlandeses. Desde 1917, doce hombres habían perdido la vida durante estas protestas, incluyendo a Thomas Ashe, Terence MacSwiney, Seán McCaughey, Michael Gaughan o Frank Stagg.[5]