Holocausto
English: The Holocaust

Holocausto
Mass Grave at Bergen-Belsen concentration camp - Fritz Klein - IWM BU4260.jpgThe Liberation of Bergen-belsen Concentration Camp, April 1945 BU3778.jpg
May 1944 - Jews from Carpathian Ruthenia arrive at Auschwitz-Birkenau.jpgBundesarchiv Bild 183-N0827-318, KZ Auschwitz, Ankunft ungarischer Juden.jpg
Corpses in the courtyard of Nordhausen concentration camp.jpgBones of anti-Nazi German women still are in the crematoriums in the German concentration camp at Weimar, Germany.jpg
AuschwitzBirkenau.jpg

Desde arriba. 1.ª fila: Fosas comunes de Bergen-Belsen tras su liberación en abril de 1945. 2.ª fila: Prisioneros judíos procedentes de Hungría recién llegados a Auschwitz en mayo de 1944; imagen izquierda, chimeneas de los crematorios II y III de Birkenau. 3.ª fila: cadáveres en abril de 1945 en el ya liberado campo de concentración de Nordhausen (izquierda). Hornos crematorios en Buchenwald con huesos de mujeres alemanas contrarias a los nazis, abril de 1945 (derecha). 4.ª y última fila: Auschwitz en 2009.
También conocido comoShoá (Shoah), Solución final (Endlösung)
UbicaciónEuropa
ÉpocaSegunda Guerra Mundial
PerpetradoresGobierno de la Alemania Nazi y sus estados colaboracionistas
VíctimasPueblo judío
Cifra de víctimasAproximadamente 11 000 000 de asesinados entre judíos, gitanos y otros grupos étnicos, sociales e ideológicos

En Historia, se identifica con el nombre de Holocausto —también conocido en hebreo como השואה, Shoá, traducido como «La Catástrofe»— a lo que técnicamente también se conoce, según la terminología nazi, como «solución final» —en alemán, Endlösung— de la «cuestión judía»,[2]

La decisión nazi de llevar a la práctica el genocidio fue tomada entre finales del verano y principios del otoño de 1941[8]​ Las víctimas no judías de los nazis incluyeron a millones de polacos, comunistas y otros sectores de la izquierda política, homosexuales, gitanos, discapacitados físicos y mentales y prisioneros de guerra soviéticos.

Dada la dificultad para establecer cifras certeras se ha tomado la cifra simbólica de seis millones de muertos en torno a la comunidad judía.[13]

Por otro lado, a lo largo del Holocausto se produjeron episodios de resistencia armada contra los nazis. El ejemplo más notable fue el Levantamiento del Gueto de Varsovia de 1943, cuando miles de combatientes judíos mal armados se enfrentaron durante cuatro semanas a las SS. Se estima que entre 20 000 y 30 000 judíos participaron en Europa del Este en los movimientos partisanos creados durante la Segunda Guerra Mundial en los países ocupados por Alemania, que contaron con millones de guerrilleros.[14]​ Los judíos franceses también tuvieron gran actividad en la Resistencia francesa. En total, se produjeron alrededor de un centenar de levantamientos judíos armados.

La Unión Europea sancionó una ley que entró en vigor a finales de 2007 penando el negacionismo del Holocausto y de todos los demás crímenes nazis;[17]

Terminología

Víctimas llegadas de Hungría al campo de exterminio de Auschwitz, mayo de 1944.
Cadáveres hallados en Bergen-Belsen, 19 de abril de 1945.

Los primeros en usar el término «Holocausto» fueron los historiadores judíos de finales de la década de 1950; la generalización de dicho término se produjo a finales de los años sesenta.[18]

La palabra «holocausto» proviene de la traducción griega del texto masorético conocida como Versión de los setenta, en la que el término olokaustos (ὁλόκαυστος: de ὁλον, ‘completamente’, y καυστος, ‘quemado’) traduce una palabra hebrea que se refiere a un sacrificio consumido por el fuego.[19]

También se utiliza para nombrarlo el término Shoá (Shoah o Sho'ah),[21]​ La palabra forma parte de la expresión Yom ha-Sho'ah, con la que se nombra en Israel al día oficial de la Memoria del Holocausto.

En yidis para referirse al Holocausto se emplea la expresión hurb'n eiropa,[23]

En cuanto a la historia del uso del término «holocausto», desde el siglo XVI se empleó la expresión holocaust en el idioma inglés para catástrofes extraordinarias de incendios con gran cifra de víctimas. En el siglo XVIII la palabra adquiere un significado más general de muerte violenta de gran número de personas.[24]

Antes del genocidio judío perpetrado por los nazis, Winston Churchill usó la expresión holocaust en su publicación El mundo en crisis en referencia al genocidio armenio en Turquía.[25]

En relación al uso de la palabra holocausto para referirse al genocidio de aproximadamente seis millones de judíos europeos durante la Segunda Guerra Mundial,[26]​ en la entrada «Holocaust» de la Encyclopaedia Britannica (2007), la definición es la siguiente:

la matanza sistemática, patrocinada por el Estado, de seis millones de hombres, mujeres y niños judíos, y millones de otros, [perpetrada] por la Alemania Nazi y sus colaboradores durante la Segunda Guerra Mundial. Los alemanes la llamaron «la solución final para la cuestión judía».[27]

La persecución y el asesinato de los judíos no se desarrollaron exclusivamente en Alemania o en los distintos campos de exterminio, sino que también tuvieron lugar en Rusia, Europa Oriental y la península balcánica, donde los alemanes y sus colaboradores (austriacos, lituanos, letones, ucranianos, húngaros, rumanos, croatas y otros) llevaron a cabo múltiples matanzas de judíos en fosas, bosques, barrancos y trincheras.[28]

La toma de conciencia del Holocausto

En la posguerra y en la década de 1950 no hubo una toma de conciencia del hecho mismo del Holocausto. Los judíos eran considerados unas víctimas más de la Segunda Guerra Mundial, por lo que el Holocausto «está poco presente en el debate público, y los propios judíos no intentan introducirlo. Los sobrevivientes a menudo querían hablar, pero no se les escuchaba demasiado...», comenta Michel Wieviorka. Cuando se empieza a hablar en Occidente de la destrucción de los judíos de Europa es en la década de 1960 a raíz del proceso a Adolf Eichmann y es entonces cuando empieza difundirse el término Holocausto, aunque este no alcanzará a todas las capas de la población hasta la emisión en 1978 de la serie televisiva norteamericana Holocausto. Por su parte el término Shoah, utilizado en Israel, no se populariza en Occidente hasta la década de 1980, especialmente tras el estreno en 1985 del monumental documental de Claude Lanzmann Shoah. Después películas —como La lista de Schindler— y libros contribuyen a que el Holocausto esté presente en la conciencia colectiva. Según Michel Wieviorka, la toma de conciencia del Holocausto constituye «un gran escudo, aporta una barrera a toda expresión fuerte de antisemitismo».[29]