Historia de los departamentos franceses

  • la historia de los departamentos franceses, desde la creación de los departamentos en 1790 hasta nuestros días, está íntimamente ligada a la evolución territorial de francia durante este mismo periodo.

    en la víspera de la revolución francesa, la organización territorial del reino de francia es «de una extremada complejidad»: las circunscripciones administrativas, militares, eclesiásticas, judiciales, fiscales no se superponen sistemáticamente. para los contemporáneos, es sin duda la noción de las provincias la que describe mejor el espacio vivido, esta provincias se refieren a representaciones históricas o lingüísticas. a principios del siglo xviii, numerosos voces se elevaron para simplificar la geografía administrativa y crear una red más regular del reino. de esta forma, en el edicto de 1787 sobre la creación de las asambleas provinciales se las incita a subdividirse en «departamentos». después de varios proyectos, como geométrico el del abad sieyès, el 11 de noviembre de 1789, la asamblea nacional constituyente adoptó la división en departamentos cuyos nombres fueron elegidos en función de la geografía y la hidrografía. francia fue dividida en departamentos después del decreto del 22 de diciembre de 1789.[2]​ y su existencia se hizo efectiva el 4 de marzo de 1790.

    después de la creación de los primeros departamentos, francia ha ido cambiando el número de departamentos (aumentados con las conquistas napoleónicas y luego disminuidos por la pérdida de territorios) hasta llegar a los 100 actuales, 5 de los cuales son departamentos de ultramar. también han ido cambiando los límites departamentales e incluso los nombres de algunos de ellos.

  • la creación de los departamentos
  • evolución institucional
  • cronologías
  • síntesis cronológica
  • bibliografía
  • referencias
  • véase también

La historia de los departamentos franceses, desde la creación de los departamentos en 1790 hasta nuestros días, está íntimamente ligada a la evolución territorial de Francia durante este mismo periodo.

En la víspera de la Revolución Francesa, la organización territorial del reino de Francia es «de una extremada complejidad»: las circunscripciones administrativas, militares, eclesiásticas, judiciales, fiscales no se superponen sistemáticamente. Para los contemporáneos, es sin duda la noción de las provincias la que describe mejor el espacio vivido, esta provincias se refieren a representaciones históricas o lingüísticas. A principios del siglo XVIII, numerosos voces se elevaron para simplificar la geografía administrativa y crear una red más regular del reino. De esta forma, en el edicto de 1787 sobre la creación de las asambleas provinciales se las incita a subdividirse en «departamentos». Después de varios proyectos, como geométrico el del abad Sieyès, el 11 de noviembre de 1789, la Asamblea Nacional Constituyente adoptó la división en departamentos cuyos nombres fueron elegidos en función de la geografía y la hidrografía. Francia fue dividida en departamentos después del decreto del 22 de diciembre de 1789.[2]​ y su existencia se hizo efectiva el 4 de marzo de 1790.

Después de la creación de los primeros departamentos, Francia ha ido cambiando el número de departamentos (aumentados con las conquistas napoleónicas y luego disminuidos por la pérdida de territorios) hasta llegar a los 100 actuales, 5 de los cuales son departamentos de ultramar. También han ido cambiando los límites departamentales e incluso los nombres de algunos de ellos.