Gueto de Theresienstadt

Gueto de Theresiendstadt
Theresienstadt arbeit macht frei.jpg
Entrada al sector de las celdas en la Fortaleza Pequeña (Kleine Festung) de Theresienstadt, con el lema «Arbeit macht frei» ('El trabajo libera').
Situación
País(es)Alemania nazi
División(es)Protectorado de Bohemia y Moravia
Subdivisión(es)Distrito de Leitmeritz
Municipio(s)Theresienstadt
Historia del sitio
Uso originalGueto y campo de tránsito
Época(s)24 de noviembre de 1941 – 9 de mayo de 1945
Fecha construcciónnoviembre de 1941
Mapa(s) de localización
Gueto de Theresiendstadt ubicada en República Checa
Gueto de Theresiendstadt
Gueto de Theresiendstadt
Localización de Theresiendstadt en la actual República Checa.

Coordenadas50°30′37″N 14°08′59″E / 50°30′37″N 14°08′59″E / 14.149722

Theresienstadt (en checo: Terezín [ˈtɛrɛziːn]) fue un gueto[a]​ establecido por las SS durante la Segunda Guerra Mundial en el pueblo de Terezín, localizado en el Protectorado de Bohemia y Moravia, donde perecieron decenas de miles de judíos. Theresienstadt servía a dos propósitos: era al mismo tiempo un lugar de paso hacia los campos de exterminio, y un «asentamiento de retiro» para judíos ancianos y «prominentes» con el fin de engañar a sus comunidades en cuanto a la solución final. Sus condiciones fueron deliberadamente diseñadas para acelerar la muerte de sus prisioneros, si bien también tuvo un rol propagandístico. Al contrario que otros guetos, la explotación del trabajo forzado no fue significativa económicamente.

El gueto fue establecido tras un transporte de judíos checos en noviembre de 1941. Los primeros judíos alemanes y austríacos llegaron en junio de 1942, mientras que los judíos neerlandeses y daneses lo hicieron a comienzos de 1943; también acogió a prisioneros de numerosos países en los últimos meses de la guerra. Sobre 33 500 personas murieron en Theresienstadt, la mayoría por malnutrición y enfermedades infecciosas. Unas 88 000 personas de las 155 000 que pasaron por el complejo estuvieron retenidas por meses o años, antes de ser deportadas a campos de exterminio u otros centros de asesinatos en masa; el papel de la administración judía en la elección de aquellos a deportar es motivo de controversia. Incluyendo a los 4000 deportados que sobrevivieron, el número total de supervivientes ronda los 23 000 (véase §Estadísticas).

El aspecto más conocido de Theresienstadt era su vida cultural, relativamente rica, incluyendo conciertos, conferencias y educación clandestina para los niños. Esto se debía a que estaba gobernado por una administración judía propia, además de que el número de judíos «prominentes» allí encarcelados facilitaba dicho florecimiento cultural. Este legado espiritual ha atraído la atención de investigadores y aumentado el interés por el gueto. Durante la posguerra unos cuantos SS y guardias checos fueron enjuiciados, pero el gueto permaneció, por lo general, en el olvido para las autoridades soviéticas. En el año 2001, el Museo del Gueto de Terezín fue visitado por unas 250 000 personas.[1]

Historia

Contexto

El ayuntamiento (izquierda) y la escuela (derecha) de Theresienstadt, postal de 1909.

La ciudad fortaleza de Theresienstadt está situada en la región noroeste de Bohemia, al otro lado del río respecto a la ciudad de Leitmeritz (en checo, Litoměřice), a unos 70 kilómetros al norte de Praga.[2]​ Fundada el 22 de setiembre de 1784 por orden del emperador José II, fue nombrada «Theresienstadt» (literalmente, 'ciudad de Teresa') en honor a su madre, María Teresa de Austria. Fue utilizada como base militar por el Imperio austrohúngaro y posteriormente por la Primera República Checoslovaca tras 1918, cuando la Fortaleza Pequeña (en alemán, Kleine Festung) al otro lado del río era una prisión.

En base a los Acuerdos de Múnich, el mes de septiembre de 1938 Alemania se anexionó los Sudetes, región germanoparlante de Checoslovaquia. Si bien Leitmeritz fue cedida a Alemania, Theresienstadt permaneció en la debilitada Checoslovaquia hasta la invasión alemana el 15 de marzo de 1939.[5]

En octubre de 1941, mientras la Oficina Central de Seguridad del Reich (RSHA) planeaba deportar a judíos de Alemania, Austria y el Protectorado a los guetos en Europa del Este, tuvo lugar una reunión en la que se decidió convertir Theresienstadt en un campo de tránsito para los judíos checos. Entre los presentes se encontraba Adolf Eichmann, líder de la sección IV B 4 (asuntos judíos) de la RSHA, y Hans Günther, director de la Oficina Central para la Emigración Judía de Praga. Reinhard Heydrich, jefe de la RSHA, aprobó Theresienstadt como emplazamiento para un gueto. El 20 de enero de 1942, en la Conferencia de Wannsee, Heydrich anunció que sería utilizado para alojar judíos del Reich con más de 65 años, así como aquellos que hubieran sido heridos de gravedad luchando para las Potencias Centrales en la Primera Guerra Mundial, o hubieran obtenido la Cruz de Hierro de primera clase (u otra condecoración de mayor rango) durante dicho conflicto. Estos judíos no podían ser sometidos efectivamente a trabajos forzados, por lo que Theresienstadt ayudó a encubrir la verdadera naturaleza de la deportación al este. Más tarde daría cobijo también a los judíos «prominentes» cuya desaparición en un campo de exterminio podría haber atraído la atención extranjera.[8]

1941

El 24 de noviembre de 1941 llegó la primera deportación a los barracones Sudeten de Theresienstadt; se trataba de 342 jóvenes judíos cuya tarea era preparar el pueblo para la llegada de miles judíos, que se iniciaría el 30 de noviembre.[11]

Los transportes del 24 de noviembre y el 4 de diciembre, consistentes en su mayoría de artesanos, trabajadores e ingenieros judíos, eran conocidos como los Aufbaukommandos ('Comandos de construcción')[14]

Los judíos vivían en los once barracones de la fortaleza, mientras que los civiles continuaron viviendo en las 218 casas del pueblo.[17]

1942

Dibujo de Bedřich Fritta, prisionero de Theresienstadt, de un funeral en el gueto.

La primera deportación desde Theresienstadt partió el 9 de enero de 1942 para el gueto de Riga. Fue el único transporte cuyo destino sabían los deportados; posteriormente sólo tendrían conocimiento de partir hacia «el Este».[24]

Este año llegaron a Theresienstadt 101 761 prisioneros,[29]

1943

En el mes de enero fueron deportadas 7000 personas al campo de concentración de Auschwitz.[33]

Los niños de Theresienstadt deportados a Białystok, dibujados por Otto Ungar, prisionero del gueto, en agosto de 1943. Los niños fueron asesinados en Auschwitz el mes de octubre.

A los interinos también les fueron concedidos unos pocos derechos más, incluyendo correspondencia postal y el derecho de recibir paquetes con comida.[38]

En el mes de abril llegaron a Theresienstadt 293 judíos desde Westerbork (Países Bajos), si bien el grueso de deportados finalmente desde dicho campo llegaría más tarde, con unos 4894 judíos durante 1944.[44]

1944

Dibujo de Fritta que ridiculiza la campaña de «embellecimiento» y propaganda.

En el mes de febrero,[49]

Para los prisioneros restantes las condiciones mejoraron hasta cierto punto;[53]

El 23 de septiembre les fue comunicado a Eppstein, Zucker y Murmelstein que la producción de guerra de Theresienstadt era insuficiente, y que como consecuencia serían deportados 5000 judíos a un nuevo campo de trabajo dirigido por Zucker.[55]

Anteriormente la administración judía había escogido a las personas que deberían ser deportadas, pero ahora fueron las SS quienes hicieron la selección, asegurándose de que muchos miembros del Consejo Judío, trabajadores del Aufbaukommando y figuras culturales eran deportados y asesinados en Auschwitz.[60]

1945

Tres niños judíos rescatados de Theresienstadt descansan en la Hadwigschulhaus de St. Gallen, Suiza. Fotografiados por Walter Scheiwiller el 11 de febrero de 1945.

Theresienstadt se convirtió en el destino de transportes mientras los campos de concentración eran evacuados. Tras el cese de las deportaciones a Auschwitz, el 23 de diciembre de 1944 fueron enviados 416 judíos eslovacos desde Sereď a Theresienstadt; a lo largo de 1945 estos transportes adicionales sumaron un total de 1447. Los judíos eslovacos contaron a los ocupantes del gueto qué sucedía a los deportados al Este, pero muchos se negaron a creerlo. Unos 1150 judíos húngaros que habían sobrevivido a las marchas de la muerte hasta Viena llegaron en marzo a Theresienstadt.[63]

El 5 de febrero de 1945, tras las negociaciones con el político suizo Jean-Marie Musy,[66]

Un tren del Holocausto de Bergen-Belsen a Theresienstadt es liberado por el Ejército de los Estados Unidos, 14 de abril de 1945.

Comenzando el 20 de abril, entre 13 500 y 15 000 prisioneros de campos de concentración, la mayoría judíos, llegaron a Theresienstadt tras sobrevivir a las marchas de la muerte desde campos a punto de ser liberados por los Aliados. Los presos estaban en condiciones físicas y mentales pésimas, y, al igual que los niños de Białystok, rechazaron la desinfección temiendo ser gaseados. Estaban muertos de hambre e infectados con piojos y fiebre tifoidea, una epidemia que pronto se expandió por el gueto y se cobró numerosas vidas.[68]

Las Cruz Roja tomó control del gueto y retiró la bandera de las SS el día 2 de mayo; las SS huyeron entre el 5 y el 6 del mismo mes.[69]

Juicios de posguerra

Las autoridades checoslovacas procesaron a varios miembros de las SS que habían servido en Theresienstadt, incluyendo a los tres comandantes. Seidl y Rahm fueron extraditados a Checoslovaquia para un juicio en el que fueron condenados y ejecutados por sus crímenes. Burger, condenado in absentia y sentenciado a muerte, logró evadir el arresto y vivió bajo un nombre falso en la República Federal de Alemania hasta su muerte en 1991. El gendarme comandante checo, Theodor Janeček, falleció en prisión en 1946 mientras esperaba ser juzgado. Un tribunal checo en Litoměřice encontró culpable de traición a Miroslaus Hasenkopf, guardia del perímetro, sentenciándolo a 15 años de cárcel; moriría en prisión en 1951.[72]