Guerra de las Malvinas
English: Falklands War

Guerra de las Malvinas
Parte de Cuestión de las islas Malvinas
Operación Rosario-Soldados argentinos en Stanley.jpgHMS Broadsword and Hermes, 1982 (IWM).jpgEtendard en 1982.jpgARA Belgrano 1982.PNGHMS Antelope 1982.jpgArgentine POWs.jpg
De arriba a abajo y de izquierda a derecha: Operación Rosario: soldados argentinos desembarcando en Stanley, buques británicos de la Fuerza de Tareas 317 enviados a las islas, cazas Super Etendard argentinos, hundimiento del crucero argentino ARA General Belgrano, la fragata iglesa HMS Antelope alcanzada y que sería uno de los buques ingleses hundidos, liberación de soldados argentinos prisioneros.
Fecha2 de abril de 1982[2]​ (2 meses y 12 días)
LugarIslas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur
Coordenadas51°45′S 59°00′O / 51°45′S 59°00′O / -59
Casus belliCrisis de los chatarreros en la isla San Pedro (Georgias del Sur) y posterior desembarco argentino en Malvinas.
ResultadoVictoria británica; La Resolución 37/9 de la Asamblea General de las Naciones Unidas de noviembre de 1982 pide reanudar las negociaciones por la soberanía tras el cese de hostilidades
Cambios territorialesLas Malvinas vuelven a formar parte de Argentina el 2 de abril de 1982 pero son recuperadas por el Reino Unido el 14 de junio
Beligerantes
Bandera de Argentina ArgentinaReino UnidoBandera de Reino Unido Reino Unido
Figuras políticas
Leopoldo Fortunato GaltieriIsabel II
Margaret Thatcher
Rex Hunt
Comandantes
Leopoldo Fortunato Galtieri
Jorge Isaac Anaya
Basilio Lami Dozo
Osvaldo Jorge García
Juan José Lombardo
Mario Benjamín Menéndez
Oscar Luis Jofré
Edgardo Aroldo Otero
Luis Guillermo Castellano
Ernesto Crespo
Carlos Büsser
Gualter Allara
Carlos García Boll
Henry Leach
Terence Lewin
Michael Beetham
John Fieldhouse
Sandy Woodward
Jeremy Moore
Julian Thompson
Michael Clapp
Unidades militares
Teatro de Operaciones Malvinas
Fuerza de Tareas 40
Teatro de Operaciones del Atlántico Sur
Guarnición Militar Malvinas
Fuerza de Tareas 80
Teatro de Operaciones Sur
Comando Aéreo Estratégico
Fuerza Aérea Sur
Fuerza de Tareas 317
Grupo de Tareas 317.8
Grupo de Tareas 317.0
Grupo de Tareas 317.1
Grupo de Tareas 317.9
Grupo de Tareas 324.3
Fuerzas en combate
Ejército Argentino 10100
Armada Argentina 3421
Fuerza Aérea Argentina 1069
216 aviones
Ejército Británico 10700
Marina Real británica 13000
Real Fuerza Aérea británica 6000
117 aviones
Bajas
649 muertos (323 fuera de la Zona de Exclusión)
350-454 suicidios[4]
11313 prisioneros de guerra
47 aeronaves destruidas
6 buques hundidos
255 muertos[10]

La guerra de las Malvinas (en inglés, Falklands War), llamada también conflicto del Atlántico Sur, fue un conflicto bélico desarrollado en 1982 entre Argentina y Reino Unido por la disputa de las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur. Se calcula que murieron 649 argentinos, 255 británicos y 3 isleños. Fue una conflagración inusitada y la primera guerra de Argentina en más de 100 años.

El origen del conflicto fue un intento del Proceso de Reorganización Nacional de anexionarse las islas por la fuerza, en poder del Reino Unido desde su ocupación en 1833. Las acciones de esta dictadura argentina para retener el poder político y sostener la guerra a la vez, unida a la reacción del Gobierno del Reino Unido, apoyado por los estadounidenses, causaron un conflicto armado en las islas del Atlántico Sur.

Para retomar los archipiélagos, el Gobierno de Margaret Thatcher movilizó la expedición militar más grande desde la Segunda Guerra Mundial. La conflagración también dio a lugar a la primera guerra aeronaval desde la guerra del Pacífico. Las fuerzas británicas derrotaron a las argentinas tras una serie de batallas y combates terrestres. La superioridad militar británica, con el apoyo de EE. UU. y la OTAN; y la falta de preparación de las FF. AA. argentinas, llevó a la rendición y el desalojo de los argentinos en los archipiélagos.

La derrota precipitó la caída del Proceso, recuperando Argentina el Estado de derecho. La victoria británica contribuyó a la reelección del gobierno conservador de Margaret Thatcher en 1983. Ambos países enlutaron y cortaron relaciones hasta 1990.

Estados Unidos pagó su pronunciamiento con su crédito en sus relaciones con los países de América Latina.

La Organización de las Naciones Unidas continúa considerando los tres archipiélagos con sus aguas circundantes como territorios disputados.

Antecedentes

La Organización de las Naciones Unidas consideraba a los archipiélagos como territorios en litigio entre Argentina y Reino Unido, mientras este último los administraba y explotaba. Su descubrimiento es motivo de controversias; fueron ocupados en forma sucesiva por España, Francia, Argentina y Reino Unido. Argentina considera que estos territorios se encuentran ocupados por una potencia invasora, y los considera parte de su provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.[11]

En las islas existieron en otro tiempo importantes puestos balleneros, pero la gradual desaparición de numerosas especies de ballenas en los mares australes y los profundos cambios en el negocio aceitero hicieron que la relevancia económica de la actividad se redujera dramáticamente. No obstante, numerosas investigaciones confirmaron yacimientos de crudo en la plataforma continental en la que se encuentran las Malvinas.[12]​ Además la plataforma es rica en pesquería.

Políticamente, el interés de Argentina por el archipiélago obedece a su visión sobre él como «territorio irredento».

Estratégicamente:

  1. La posesión de territorios adyacentes a la Antártida puede otorgar derechos sobre este continente en futuras negociaciones relacionadas con él[13]
  2. El control de este archipiélago entrega a su ocupante una posición estratégica sobre el cruce austral y su tráfico marítimo

Durante varias décadas ambos países llevaron a cabo negociaciones sin encontrar una solución definitiva.[14]

Preguerra del Reino Unido

Margaret Thatcher, en 1983, primera ministra británica durante la guerra de las Malvinas

En el año 1982 el Reino Unido se encontraba en una difícil situación económica, el Partido Conservador que estaba en el poder sufría un notorio desgaste, la popularidad de su primera ministra, Margaret Thatcher, estaba en descenso y en ese tiempo había huelgas en las minas de carbón.[16]

Al creciente descontento laboral en ese país, los jefes de la Marina Real británica se veían preocupados por inminentes planes de reducción de la flota, en el contexto de la Guerra Fría.

Preguerra de la Argentina

Leopoldo Fortunato Galtieri, presidente de facto de Argentina quien ordenó la operación Rosario

En 1981, la dictadura cívico-militar autoproclamada Proceso de Reorganización Nacional padecía una decadencia política. Existía una oposición grande al régimen motivado por las violaciones a los derechos humanos desde mediados de la década de 1970. Además, el país sufría una crisis económica grave.[17]

Preparativos argentinos

El 11 de diciembre de 1981, la Junta Militar, integrada por el teniente general Leopoldo Fortunato Galtieri, el almirante Jorge Isaac Anaya y el brigadier general Omar Domingo Graffigna,[18]Yofre (2011, p. 55) sostiene que Anaya convenció a Galtieri de despeñar a Viola si a cambio él disponía la invasión de las islas Malvinas. Asimismo, Yofre (2011, p. 64) dice que la intención de la Junta Militar era recuperar el crédito de la sociedad argentina en medio de la crisis.

El 5 de enero de 1982 la Junta Militar tomó la decisión de realizar una acción militar si las negociaciones diplomáticas no progresaban, encargando un estudio de Estado Mayor reducido, integrado por un representante de cada fuerza armada. Los representantes fueron el general de división Osvaldo Jorge García, el vicealmirante Juan José Lombardo y el brigadier mayor Sigfrido Martín Plessl.[19]

El objetivo político fijado por los militares argentinos fue el de consolidar la soberanía argentina en las islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur y contribuir a afirmar su pleno ejercicio en el océano Atlántico Sur.[21]

Relación con el conflicto del Beagle

El almirante Anaya (2012, p. 266) relató que respecto al conflicto del Beagle el gobierno argentino confiaba a la mediación papal.

El brigadier general Basilio Lami Dozo confirmó los planes de guerra de agresión a Chile tras la guerra de las Malvinas en una entrevista con el diario Perfil.[22]

Oscar Camilión, último ministro de Relaciones Exteriores y Culto argentino antes de la guerra, había mencionado los planes en sus Memorias políticas: «Los planes militares eran, en la hipótesis de resolver el caso Malvinas, invadir las islas en disputa en el Beagle. Esa era la decisión de la Armada…».[23]

Los planes de invadir las islas en disputa con Chile eran discutidos en la opinión pública de Argentina. Por ejemplo, Manfred Schönfeld en La Prensa del 2 de junio de 1982, cuando la visión del «vamos ganando» todavía hacía furor en Buenos Aires, opinaba sobre el curso de acción tras la «exitosa» guerra de las Malvinas:

Para nosotros no lo estará [terminada la guerra], porque, inmediatamente después de barrido el enemigo de las Malvinas, debe serlo de las Georgias, Sándwich del Sur y de todos los demás archipiélagos australes argentinos…
Manfred Schönfeld[24]

Tras la conquista de las islas, algunas fuentes incidieron en la posibilidad concreta de que la Argentina tuviese también por objetivo a medio plazo invadir los archipiélagos al sur del canal Beagle, en disputa con Chile, a fin de solucionar el conflicto del Beagle. Este se encontraba en esos momentos bajo una mediación del papa Juan Pablo II, por la cual ambos gobiernos se comprometieron a no hacer uso de la fuerza y a abstenerse de tomar medidas que turbasen la armonía entre las dos naciones.[25]