Guerra aérea

  • un zeppelin lz 37 atacado por un avión británico; ilustración artística de 1915.

    la guerra aérea es el uso del espacio de batalla por parte de aviones militares y otras máquinas voladoras en la guerra. la guerra aérea incluye bombarderos que atacan instalaciones enemigas o una concentración de tropas enemigas u objetivos estratégicos; aviones de combate que luchan por el control del espacio aéreo; aviones de ataque que participan en apoyo aéreo cercano contra objetivos en tierra; aviación naval volando sobre el mar y objetivos terrestres cercanos; planeadores, helicópteros y otras aeronaves para transportar fuerzas aerotransportadas como paracaidistas o tanques de reabastecimiento de combustible aéreos para ampliar el tiempo o rango de operación; y aviones de transporte militar para mover carga y personal.[1]​ históricamente, los vuelos militares han incluido globos más ligeros que el aire que portaban observadores de artillería; aeronaves más ligeras que el aire para bombardear ciudades; diversos tipos de aviones de reconocimiento, vigilancia y alerta temprana transportando mecanismos de vigilancia, cámaras y equipos de radar; bombarderos torpederos para atacar a naves enemigas; y aviones militares de rescate aire-mar para salvar a aviadores caídos. la guerra aérea moderna incluye misiles y vehículos aéreos no tripulados. habitualmente las fuerzas de superficie responden a la actividad aérea del enemigo con la guerra antiaérea.

  • guerra con globos
  • antes de la primera guerra mundial
  • primera guerra mundial
  • entre guerras
  • segunda guerra mundial
  • después de la segunda guerra mundial
  • guerra fría
  • después de la guerra fría
  • véase también
  • referencias
  • enlaces externos

Un Zeppelin LZ 37 atacado por un avión británico; ilustración artística de 1915.

La guerra aérea es el uso del espacio de batalla por parte de aviones militares y otras máquinas voladoras en la guerra. La guerra aérea incluye bombarderos que atacan instalaciones enemigas o una concentración de tropas enemigas u objetivos estratégicos; aviones de combate que luchan por el control del espacio aéreo; aviones de ataque que participan en apoyo aéreo cercano contra objetivos en tierra; aviación naval volando sobre el mar y objetivos terrestres cercanos; planeadores, helicópteros y otras aeronaves para transportar fuerzas aerotransportadas como paracaidistas o tanques de reabastecimiento de combustible aéreos para ampliar el tiempo o rango de operación; y aviones de transporte militar para mover carga y personal.[1]​ Históricamente, los vuelos militares han incluido globos más ligeros que el aire que portaban observadores de artillería; aeronaves más ligeras que el aire para bombardear ciudades; diversos tipos de aviones de reconocimiento, vigilancia y alerta temprana transportando mecanismos de vigilancia, cámaras y equipos de radar; bombarderos torpederos para atacar a naves enemigas; y aviones militares de rescate aire-mar para salvar a aviadores caídos. La guerra aérea moderna incluye misiles y vehículos aéreos no tripulados. Habitualmente las fuerzas de superficie responden a la actividad aérea del enemigo con la guerra antiaérea.