Federalismo en México

México ha transitado por diferentes formas de organización política; sin embargo, actualmente puede definirse como una república federal. Durante su historia como país independiente se instauraron, entre otros intentos como el centralista o, incluso, el monárquico, distintos modelos de federalismo, como el regionalista, el cooperativo, el centralizador, entre otros.

Definición

El federalismo es un sistema de gobierno en el que el territorio político está dividido en unidades (territorios o estados) semiautónomos, cada una con su propio gobierno, pero que están unificados por un gobierno en común (federal). Ya que los gobiernos territoriales y el gobierno federal comparten el mismo territorio inevitablemente deben relacionarse entre sí. Esta relación ha sido tratada por los científicos políticos de dos formas principalmente:

  • La primera enfatiza la distribución de la autoridad para gobernar entre los dos niveles de gobierno.[6]
  • La segunda enfatiza las relaciones entre los gobiernos y el público, ya que cada unidad tiene sus propias preferencias y decisiones que tomar, que tienen efecto directo en sus respectivas poblaciones.[11]

Bajo cualquier enfoque, la frontera que delimita la autoridad del gobierno nacional de los subnacionales es de vital importancia. La frontera puede ser muy gruesa o puede ser que los gobiernos nacional y subnacionales compartan la autoridad (poderes y obligaciones). Las interacciones entre los distintos niveles de gobierno, y en última instancia la capacidad y la efectividad del federalismo, dependen de estas asignaciones de autoridad.[13]