Etiquetado de huevos
English: Egg marking

Huevo con el etiquetado: En la imagen el código del huevo 0-DE-1344461 indica que es un huevo de producción ecológica (0), que procede de Alemania (DE), en concreto de Mecklenburg-Vorpommern (13) de la granja numerada por las autoridades como 44461.

El etiquetado de huevos consiste en la estampación sobre la cáscara de los huevos de un código consistente en una combinación de letras y números. Dicha estampación, que la normativa europea exige que sea efectuada mediante una tinta roja alimentaria,[1]​ es una norma que rige en muchos países. La norma europea a que se ha hecho referencia entró en vigor el 1 de enero de 2004 enumerando la gramática a la que debe acogerse este código. Desde el 1 de julio de 2005, los huevos europeos están obligados también a estampar en cada huevo la fecha de caducidad. La etiqueta es obligatoria en todos los huevos con categoría A, que son los destinados a su venta directa al consumidor. Esta política forma parte de la certificación de "gallinas felices", que incentiva el bienestar de los animales.

La huevera

Las leyes en los países de la Unión Europea mencionan que el estuche de huevos (Huevera) debe tener la siguiente información para el consumidor:

  • El modo de cría de la gallina,
  • El consejo de conservación recomendación de que se conserven los huevos en el frigorífico.
  • La fecha de consumo preferente. Son 28 días desde la puesta.
  • El tamaño medio del huevo que se denomina por una clase:
    • Supergrandes, o XL: de 73 g o más.
    • Grandes, o L: entre 63 y 73 g
    • Medianos, o M: entre 53 y 63 g
    • Pequeños, o S: menos de 53 g

En la Unión Europea los huevos que se destinan al consumo humano van marcados con un código en la cáscara. El código marcado en los huevos empieza con un número que identifica la forma de cría:

A ese número le siguen dos letras: son el código del Estado miembro donde se encuentra la granja en la que se ha producido y después una serie de dígitos que identifican la granja en cada Estado (varían en longitud y caracteres en cada país).

El envase en que se presentan los huevos frescos a la venta debe tener indicaciones que informan sobre la categoría comercial, el peso de los huevos, la fecha de consumo preferente, la industria envasadora que ha clasificado y envasado los huevos, la forma de cría e indicaciones obligatorias sobre la conservación del huevo (ver folleto en el enlace de abajo).

El etiquetado no dice nada sin embargo sobre el empleo o no de ciertos procedimientos en la crianza de las gallinas ponedoras que han sido denunciados por los defensores de los animales, como es por ejemplo el sacrificio masivo de los pollitos macho al poco de nacer.