Estados Confederados de América

Confederate States of America
Estados Confederados de América

Flag of the United States (1861-1863).svg

1861-1865

Flag of the United States (1863-1865).svg

Escudo
BanderaEscudo
Lema nacional: Deo Vindice
(latín: «Con Dios protegiéndonos»)
Himno nacional: Ninguno oficial
God Save the South (no oficial)
The Bonnie Blue Flag (no oficial)
Dixie (popular, no oficial)
Ubicación de La Confederación
CapitalMontgomery, Alabama
(4 de febrero-29 de mayo, 1861)
Richmond, Virginia
(29 de mayo, 1861-9 de abril, 1865)
Danville, Virginia
(3 de abril-10 de abril, 1865)
Idioma oficialInglés
GobiernoRepública confederal apartidista presidencialista
Presidente de la Confederación
 • 1861-1865Jefferson Davis
Período históricoGuerra de Secesión
 • Declaración de independencia4 de febrero de 1861
 • Constitución aprobada11 de marzo de 1861
 • Inicio de la guerra civil12 de abril de 1861
 • Sitio de Vicksburg18 de mayo de 1863
 • Colapso militar9 de abril de 1865
 • Disolución5 de mayo de 1865
Superficie
 • 18601 995 392 km²
Población
 • 1860 est.9 103 332 
     Densidad4,6 hab./km²
MonedaDólar CSA


Los Estados Confederados de América (en inglés, Confederate States of America o C.S.A.), también llamados La Confederación y Estados Confederados, fue un país no reconocido en América del Norte que existió desde 1861 hasta 1865. La Confederación se formó originalmente por siete estados secesionistas de Estados Unidos, donde era legal tener esclavos: Carolina del Sur, Mississippi, Florida, Alabama, Georgia, Luisiana y Texas, en la región sur inferior del Estados Unidos, cuya economía dependía en gran medida de la agricultura, particularmente del algodón, y de un sistema de plantación que dependía del trabajo de los esclavos afroamericanos.[2]

Con la convicción de que la supremacía blanca[5]

Antes de que Lincoln asumiera el cargo en marzo, en febrero de 1861 se estableció un nuevo gobierno confederado que el gobierno de los Estados Unidos consideró ilegal. Los estados ofrecieron como voluntarios a milicianos, y el nuevo gobierno se apresuró a formar su propio Ejército de los Estados Confederados rápidamente. Después de que la Guerra de Secesión comenzara en abril, cuatro estados esclavos del Alto Sur —Virginia, Arkansas, Tennessee y Carolina del Norte— también se separaron y se unieron a la Confederación. Más tarde, la Confederación aceptó a Missouri y Kentucky como miembros, aunque ni oficialmente declararon la secesión ni fueron controlados en gran medida por las fuerzas confederadas; fuerzas confederadas intentaron controlar los dos estados, pero luego fueron exiliados de ellos. El gobierno de los Estados Unidos (la Unión) rechazó los reclamos de secesión, considerándolo ilegítimo.

La guerra comenzó el 12 de abril de 1861, cuando los confederados atacaron Fort Sumter, un fuerte de la Unión en el puerto de Charleston, Carolina del Sur. Ningún gobierno extranjero reconoció oficialmente a la Confederación como un país independiente,[9]

Historia

Causas de la secesión

El catalizador inmediato de la secesión fue la victoria del Partido Republicano y la elección de Abraham Lincoln como presidente en las elecciones de 1860. El historiador estadounidense de la Guerra Civil, James M. McPherson, sugirió que para los sureños, la característica más negativa de las victorias republicanas en las elecciones presidenciales y del Congreso de 1860 fue la magnitud de esas victorias: los republicanos capturaron más del 60 por ciento del voto del Norte y tres cuartos de sus delegaciones del Congreso. La prensa sureña dijo que tales republicanos representaban la porción antiesclavista del Norte, "un partido fundado en el sentimiento único... de odio a la esclavitud africana", y ahora el poder de control en los asuntos nacionales. El "Partido Republicano Negro" podría abrumar a los conservadores yanquis. El periódico The New Orleans Delta dijo de los republicanos: "de hecho, es esencialmente un partido revolucionario" para derrocar la esclavitud.[10]

Para 1860, los desacuerdos seccionales entre el Norte y el Sur se relacionaban principalmente con el mantenimiento o la expansión de la esclavitud en los Estados Unidos. El historiador Drew Gilpin Faust observó que "los líderes del movimiento de secesión en el Sur mencionaron la esclavitud como la razón más convincente para la independencia del sur".[12]​ Diferencias secundarias relacionadas con temas de libertad de expresión, esclavos fugitivos, expansión a Cuba y derechos de los estados.

En el que más tarde vino a ser conocido como el « Discurso de la piedra angular», el vicepresidente de la Confederación Alexander Stephens declaró que la «piedra angular» del nuevo gobierno, y en el que se apoyaba, «era la gran verdad de que el negro no es igual al hombre blanco, esta esclavitud, subordinación a una raza superior, es su natural y normal condición. Nuestro nuevo gobierno es el primero, en la historia del mundo, basado sobre esta gran verdad física, filosófica y moral».[16]​ hicieron declaraciones formales de sus motivaciones donde identificaron a la amenaza sobre los derechos de los poseedores de esclavos como la causa mayor de la secesión. Georgia, adicionalmente, denunció una política federal que favorecía los intereses económicos del norte frente a los del sur.

El vicepresidente de la Confederación, Alexander Stephens, declaró como la nueva Constitución eliminaba las tarifas y la cláusula de comercio (Commerce Clause, artículo de la Constitución que otorgaba la exclusividad al Gobierno federal de comerciar con Estados extranjeros), quitando, de este modo, poder al Congreso para regular cualquier aspecto comercial. Stephens creía que un nuevo país tendría una clara delimitación entre las responsabilidades federales y estatales, y llevó a una posición similar a esta a Carolina del Sur durante la «Crisis de la Anulación» (Nullification Crisis) donde mantenía que el Gobierno federal no debía pagar las construcciones e infraestructuras internas de los estados.

El presidente de los Estados Confederados, Jefferson Davis declaró en un mensaje al Congreso Confederado el 29 de abril de 1861 que los motivos de la secesión del Sur era tanto la esclavitud como la politica de tarifas del país.[17]

Algunos líderes religiosos del sur enarbolaban en sus sermones las causas de la secesión. Benjamin M. Palmer (1818-1902), pastor de la principal Iglesia Presbiteriana de Nueva Orleans, exclamaba su apoyo a favor de la secesión en un sermón del Día de Acción de Gracias en 1860, argumentando que los sureños blancos tenían el derecho y la obligación de mantener la esclavitud en pro de una autoprotección económica y social. También, para actuar como «guardianes» de los «afectuosos y leales» aunque «desamparados» negros, para salvaguardar sus intereses económicos, y para actuar como defensores de la religión contra el «ateísmo» abolicionista.[18]​ Este sermón fue ampliamente difundido a través de los templos religiosos.

Estados secesionados

Mapa político de los Estados Confederados de América.

En febrero de 1861 ya se habían separado siete estados:

Después de que Lincoln llamara a tropas, cuatro estados más se secesionaron:

Dos estados más estaban controlados por gobiernos que apoyaban la Unión, pero existieron grupos a favor de la Confederación que proclamaron la secesión. La Confederación los admitió como estados miembros aunque nunca fueron controlados por la misma. Estos dos estados fueron los siguientes:

  • Misuri: un grupo reclamó la escisión el 31 de octubre de 1861, pero esta no se realizó de forma efectiva.[32]
  • Kentucky: tampoco llegó a producirse una secesión efectiva, aunque un grupo no electo la proclamó el 20 de noviembre de 1861.[34]

Ambos estados permitieron la esclavitud y tenían condados donde influenciaba ampliamente el pensamiento unionista y el confederado, incluso existían varios esclavistas que eran favorables a la Unión.

Alzamiento y caída de la Confederación

Bombardeo de Fort Sumter. Marca el estallido de la guerra civil.

La Guerra Civil Estadounidense estalló en abril de 1861 con la batalla de Fort Sumter en Charleston, Carolina del Sur. Las tropas federales de los EE. UU. se habían retirado a Fort Sumter poco después de que Carolina del Sur declarara su secesión. El presidente en funciones de la Unión, James Buchanan, había intentado aprovisionar a las fuerzas de Sumter enviando el buque Estrella del Oeste, pero las fuerzas confederadas abrieron fuego sobre él, consiguiendo al menos alejarlo de su destino. Cuando Abraham Lincoln llegó a la presidencia también intentó procurar suministros a Sumter. Lincoln notificó al gobernador de Carolina del Sur, Francis W. Pickens, que «un intento de abastecer a Fort Sumter exclusivamente de provisiones será realizado, y si ese intento no encontrara resistencia, no se hará ningún esfuerzo para abastecerlos de hombres, armas, o munición sin aviso previo, [excepto] en el caso de un ataque al fuerte». En respuesta, el gabinete de la Confederación decide en una reunión en Montgomery abrir fuego contra Fort Sumter en un intento de forzarlo a rendirse antes de que llegara la flota con relevos. El 12 de abril de 1861, las tropas confederadas, siguiendo órdenes de Davis y su Secretaría de Guerra, abrieron fuego sobre las tropas federales forzando la entrega del fuerte y ocupándolo.

Primera batalla de Bull Run.

Después de la batalla de Fort Sumter, Lincoln instó a los restantes estados de la Unión a que enviaran tropas para recuperar Sumter, además de otros fuertes y establecimientos aduaneros en el sur y que los confederados habían reclamado, algunos de ellos por la fuerza.[36]

Kentucky fue un estado fronterizo durante la guerra y, durante un tiempo, tuvo dos gobiernos, uno que defendía la causa de la Confederación y otro que defendía la de la Unión. El gobierno original permaneció apoyando a la Unión, tras un corto período en la neutralidad, pero una facción rival al gobierno de ese estado proclamó la integración en los Estados Confederados de América. Pese a todo esto, los confederados no llegaron a controlar el estado de Kentucky de forma efectiva. Una situación más compleja es la que acompaña la secesión de Misuri, en cualquier caso, la Confederación consideraba a Misuri miembro de los Estados Confederados pese a no controlar el territorio de dicho estado. De esta forma, el número de estados confederados podrían ser trece si contamos Kentucky y Misuri. Una versión de la bandera confederada posterior mostraría trece estrellas, reflejando la reclamación sobre estos dos estados.

Batalla de Gettysburg. El punto álgido de la guerra de secesión.

Los gobiernos de las cinco tribus del Territorio Indio, que se convertiría en Oklahoma en 1907, apoyaron principalmente a los Confederados, suministrando tropas y un oficial general. Fue representado en el Congreso Confederado a partir de 1863 por Elias Cornelius Boudinot, por parte de los Cherokee, y Samuel Benton Callahn por parte de los pueblos Seminole y Creek.

Rendición de un soldado confederado, de Julian Scott.

Los ciudadanos de Mesilla y Tucson en la parte sur del Territorio de Nuevo México formaron una convención para la secesión, votaron la integración en la Confederación el 16 de marzo de 1861 y designaron a Lewis Owings como nuevo gobernador territorial. En julio, Mesilla requirió a las tropas confederadas a que se desplazaran a El Paso, Texas. Estas acudieron bajo el mando del teniente coronel John Baylor y su objetivo era ayudar a eliminar una división del ejército de la Unión que, bajo las órdenes del Mayor Isaac Lynde, fueron emplazados muy cerca de ese lugar. Los confederados derrotaron a Linde en la batalla de Mesilla el 27 de julio. Tras la batalla, Baylor estableció un gobierno territorial para el Territorio de Arizona controlado por los confederados y se nombró a sí mismo gobernador. En 1862, fue lanzada una campaña sobre Nuevo México bajo las órdenes del general Henry Hopkins Sibley para tomar la mitad norte de Nuevo México. Aunque los confederados ocuparon brevemente la capital territorial de Santa Fe, fueron derrotados en el paso de Glorietta en marzo. Las tropas se retiraron y no volvieron a tomar Santa Fe.

Los estados esclavistas situados en el norte de la Confederación (Misuri, Kentucky, Maryland, Delaware y Virginia Occidental) eran territorio en disputa, pero la Unión ganó su control antes de 1862. En 1861, la ley marcial fue declarada en Maryland (estado que limita con la capital de Estados Unidos, Washington, D. C., en la mayoría de su perímetro) para bloquear cualquier tentativa de secesión. Delaware, también un estado esclavista, nunca consideró la secesión, tampoco Washington D. C. En 1861, el poder legislativo unionista de Wheeling, escindido de Virginia, reivindicó cuarenta y ocho condados de este estado, y se integró en los Estados Unidos en 1863 como el estado de Virginia Occidental y con una Constitución que suprimió de forma gradual la esclavitud.

Las tentativas de separación de los Estados Confederados de América de algunos condados en el este de Tennessee fueron abortados de forma inmediata cuando la Confederación declaró la ley marcial.[38]​ La rendición del ejército de Virginia del Norte por el general Robert E. Lee en el Palacio de Justicia de Appomattox el 9 de abril de 1865, está considerada, de forma general, el final de los Estados Confederados. El presidente Davis fue capturado en Irwinville, Georgia, el 10 de mayo, y el resto de fuerzas confederadas se rindió en junio de 1865. La última bandera de la Confederación fue arriada de Shenandoah el 6 de noviembre de 1865.

Rendición en Appomattox.