Elecciones presidenciales de Argentina de 2011

← 2007 • Bandera de Argentina • 2015 →
Elecciones presidenciales de 2011
Presidente para el período 2011-2015
Domingo 23 de octubre de 2011
TipoPresidencial
Período10 de diciembre de 2011
10 de diciembre de 2015

Demografía electoral
Población40,117,096
Hab. inscritos28,916,183
Votantes22,956,385
Participación
  
79.39 % Green Arrow Up.svg 3.2 %
Votos válidos21,927,282 (95 52%)
Votos en blanco803,362 (3 50%)
Votos nulos225,741 (0 98%)

Resultados
Cristinakirchnermensaje2010.jpg
Cristina Fernández de Kirchner – PJ
Votos11,865,055 Green Arrow Up.svg 37.1 %
  
54.11 %
Hermes Juan Binner.png
Hermes Binner – PS
Votos3,684,970  
  
16.81 %
Ricardo Alfonsín.png
Ricardo Alfonsín – UCR
Votos2,443,016 Red Arrow Down.svg 24.4 %
  
11.14 %
Alberto Rodriguez Saa.jpg
Alberto Rodríguez Saá – EP
Votos1,745,354 Green Arrow Up.svg 19.6 %
  
7.96 %
Duhalde23012007.jpg
Eduardo Duhalde – PJ
Votos1,285,830  
  
5.86 %
Jorge Altamira plaza de mayo.jpg
Jorge Altamira – PO
Votos503,372 Green Arrow Up.svg 331.4 %
  
2.30 %
Elisa Carrió.jpg
Elisa Carrió – CC-ARI
Votos399,685 Green Arrow Up.svg 8977.6 %
  
1.82 %

Mapa del resultado de la elección
Elecciones presidenciales de Argentina de 2011

Coat of arms of Argentina.svg
Presidente de la Nación Argentina

Las elecciones presidenciales de Argentina de 2011 se llevaron a cabo el domingo 23 de octubre[1]​ de 2011 junto a las elecciones legislativas, de acuerdo a lo establecido en la Constitución de la Nación Argentina y las leyes electorales.
Los candidatos surgieron de elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias llevadas a cabo el 14 de agosto de 2011, realizadas por primera vez en la historia argentina.

El mismo día, fueron electos los nuevos diputados y senadores del Congreso de la Nación Argentina.

Resultó reelecta Presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner, con más del 54% de los votos y por una diferencia de más de 37 puntos (37.30) frente al candidato del Frente Amplio Progresista, Hermes Binner. De esta manera, Cristina se convirtió en la primera mujer reelecta en América, habiendo obtenido la mayor cantidad y porcentaje de votos en una elección desde el retorno de la democracia en 1983 y la segunda mayor ventaja histórica respecto al candidato ubicado en segundo lugar, superando por un punto porcentual a la victoria obtenida por Marcelo T. de Alvear en 1922, pero 0.13% por debajo de la victoria de Juan Domingo Perón en 1973.

Otra rareza de esta elección es que por primera vez en más de treinta años uno de los dos candidatos presidenciales más votados no era abogado, ya que Hermes Binner es graduado en medicina. En los seis comicios presidenciales que se realizaron a partir del retorno de la democracia en 1983, las dos fórmulas más votadas era encabezadas por abogados. El antecedente más cercano había sido en 1973, cuando Juan Domingo Perón (militar) superó a otro letrado, Ricardo Balbín.

Reasumió el 10 de diciembre del 2011, un nuevo período de cuatro años al frente del Poder Ejecutivo y ocupa la sexagésimo primera presidencia de la nación desde la sanción de la Constitución de 1853.[2]

Antecedentes

La crisis de diciembre de 2001, que culminó en una masacre con decenas de muertos y el default de la deuda externa, había producido un descalabro generalizado, que puso a la Argentina en riesgo de disolución y guerra civil. La pobreza se elevó en 2002 al 56%, la desocupación orilló el 30%, niveles nunca alcanzados en la Argentina moderna, la clase media se redujo a la mitad y la marginalidad social se extendió. La política entró en una crisis profunda ("¡Que se vayan todos!"), poniendo fin al bipartidismo peronista-radical.

En esas condiciones se realizaron las elecciones presidenciales de 2003 que ganó uno de los tres candidatos peronistas, Néstor Kirchner, del recién creado Frente para la Victoria, luego de salir segundo en la primera vuelta, con apenas el 22% de los votos, el más bajo obtenido por un presidente en la historia argentina. Así se inició lo que luego se conocería como kirchnerismo, identificado también con la letra "K".

En las elecciones de 2007 el gobierno kirchnerista ponía a prueba por primera vez la evaluación de la ciudadanía de su gestión de gobierno. El Frente para la Victoria, construido en torno al Partido Justicialista, había ampliado su composición con partidos provenientes de muy diversas ideologías (socialistas, comunistas, frepasistas, intransigentes, etc.) y sobre todo había incorporado a un amplio sector del radicalismo, conocido como Radicales K, liderados por el gobernador de la provincia de Mendoza, Julio Cobos. La candidata fue Cristina Kirchner quien ganó con un 45% de los votos, el doble de lo que la coalición había obtenido cuatro años antes. Se convirtió además en la primera mujer elegida para ser presidenta de la Nación.

Durante el segundo gobierno kirchnerista, un amplio sector se mostró activamente en contra de las políticas del gobierno, destacándose el paro agropecuario patronal de 2008, en el que durante más de cien días productores agropecuarios de todo el país, mantuvieron las rutas cortadas, mientras que la alianza del peronismo con los Radicales K de Julio Cobos se rompió. El kirchnerismo enfrentaba así la tercera evaluación de la ciudadanía, cuando muchos observadores daban por hecho que no tenía ninguna posibilidad de ganar y pronosticaban el comienzo de una etapa "poskirchnerista".[3]

Del lado de la oposición, la situación era similar a 2007:

  • el bipartidismo peronista-radical había desaparecido definitivamente.
  • el bloque de centroizquierda, que había salido segundo en la elección anterior, se rompió, presentándose en listas separadas el Partido Socialista, gobernante en la provincia de Santa Fe, y Elisa Carrió (CC-ARI);
  • la Unión Cívica Radical (UCR) se había recuperado levemente y realizó una alianza con un sector disidente del peronismo;
  • el peronismo disidente se dividió y se presentó en varias listas;
  • no se presentó ninguna fuerza de centroderecha de consideración. El Pro conducido por Mauricio Macri, consolidado como jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, decidió no presentarse en las elecciones presidenciales.