Edward Elgar
English: Edward Elgar

Edward William Elgar
Edward Elgar.jpg
Edward Elgar hacia 1900.
Información personal
Nombre en inglésEdward Elgar Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento2 de junio de 1857
Bandera de Inglaterra Broadheath, Inglaterra
Fallecimiento23 de febrero de 1934 (76 años)
Bandera de Inglaterra Worcester, Inglaterra
Causa de la muerteCáncer colorrectal Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepulturaChurch of St Wulstan (Reino Unido) Ver y modificar los datos en Wikidata
NacionalidadBritánica y británica (hasta 1927) Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
CónyugeCaroline Alice Roberts
HijosCarice Irene
Información profesional
OcupaciónCompositor y director de orquesta Ver y modificar los datos en Wikidata
ÁreaComposición musical Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados
  • Master of the Queen's Music Ver y modificar los datos en Wikidata
Empleador
GéneroMúsica clásica y sinfonía Ver y modificar los datos en Wikidata
InstrumentoÓrgano Ver y modificar los datos en Wikidata
Obras notables
Distinciones
  • Caballero gran cruz de la Real Orden Victoriana
  • Medalla de Oro de la Royal Philharmonic Society (1925) Ver y modificar los datos en Wikidata
FirmaEdward Elgar signature.jpg

Edward William Elgar (Broadheath, 2 de junio de 1857-Worcester, 23 de febrero de 1934) fue un compositor inglés. Muchas de sus obras forman parte del repertorio clásico de concierto británico e internacional.

Aunque a menudo se lo considera un típico compositor inglés, la mayoría de las influencias musicales de Elgar no provenían de Inglaterra, sino de la Europa continental.[2]​ Se sentía un extraño tanto musical como socialmente. Los círculos musicales estaban dominados por sectores académicos y él era un compositor autodidacta. En la Gran Bretaña protestante, su catolicismo era visto con recelo en ciertos sectores; y en la clasista sociedad británica victoriana y eduardiana, Elgar era muy sensible a sus orígenes humildes, incluso después de lograr reconocimiento. Se casó con Caroline Alice, hija de un alto oficial del ejército británico. Ella le inspiró tanto a nivel musical como social. No alcanzó el éxito hasta que cumplió los cuarenta años cuando, tras una serie de obras de un éxito moderado, sus Variaciones Enigma (1899) se hicieron inmediatamente populares en Gran Bretaña y el extranjero.

Tras las variaciones compuso una obra coral, El sueño de Geronte (1900), basado en un texto católico que causó inquietud entre la clase dirigente anglicana de su país, pero se ha mantenido como una obra del repertorio central tanto británico como de otros lugares.[4]​ Sus siguientes obras corales religiosas de larga duración fueron bien recibidas, pero no entraron en el repertorio regular. La primera de las marchas de Pompa y circunstancia, compuesta en 1901, es bien conocida en el mundo anglosajón como la canción «Land of Hope and Glory», con letras de A. C. Benson y común en las ceremonias de graduación de Estados Unidos. En muchos países, esta obra se utiliza como marcha nupcial en las bodas.

A sus cincuenta años compuso la Primera sinfonía y el Concierto para violín, con un amplio éxito. Lo contrario ocurrió con su Segunda sinfonía y el Concierto para violonchelo, ya que pasaron varios años hasta que fueron incorporados al repertorio. En sus últimos años, su música comenzó a considerarse atractiva, sobre todo entre el público británico.

Su valoración permaneció muy baja durante la generación posterior a su muerte. Comenzó a resurgir de manera significativa en la década de 1960, gracias a nuevas grabaciones de sus obras. En años recientes, algunas de ellas han retomado el nivel internacional, pero la mayoría sigue siendo más interpretada en Gran Bretaña que en ningún otro sitio.

Se ha descrito a Elgar como el primer compositor que se tomó en serio el uso del gramófono. Entre 1914 y 1925, dirigió una serie de grabaciones de sus obras. La introducción del micrófono en 1925 posibilitó una reproducción más fiel del sonido y Elgar realizó nuevas grabaciones de la mayoría de sus principales obras orquestales y de fragmentos de El sueño de Geronte. Dichas grabaciones fueron reeditadas en LP en la década de 1970 y en CD en la década de 1990.[5]

Biografía

Primeros años

Lugar de nacimiento de Edward Elgar, ahora museo, en Broadheath, cerca de Worcester (Worcestershire, Inglaterra).

Edward William Elgar nació el 2 de junio de 1857 en la pequeña localidad inglesa de bajo Broadheath, a las afueras de Worcester, en el condado de Worcestershire. Su padre, William Henry Elgar (1821-1906), se crio en Dover y había sido aprendiz de un editor de música de Londres. En 1841, William se trasladó a Worcester, donde trabajó como afinador de pianos y estableció una tienda de venta de partituras e instrumentos musicales.[1]

Elgar afirmó que obtuvo sus primeros conocimientos musicales entre los ocho y diez años de edad de los libros prestados de la biblioteca musical de la Catedral de Worcester.

Su madre estaba interesada en las artes y alentó su desarrollo musical.[2]

Hasta los quince años, Elgar recibió una educación general en la escuela Littleton House, cerca de Worcester. Su única formación musical formal, aparte de las lecciones de piano y violín con profesores locales, fue el estudio de violín con Adolf Pollitzer, durante breves visitas a Londres entre 1877 y 1878. Elgar afirmó «obtuve mis primeros conocimientos musicales en la Catedral [...] de libros prestados de la biblioteca musical, cuando tenía ocho, nueve o diez años».[16]

Comienzos de su carrera musical

Con veintidós años asumió el cargo de director de la banda de los guardas en el Asilo psiquiátrico de Powick.

Después de unos meses, Elgar dejó el despacho del abogado para iniciar su carrera musical, dando clases de piano y violín y trabajando de vez en cuando en la tienda de su padre.[8]​ Algunas de las piezas (danzas) para la orquesta del colegio fueron redescubiertas en 1996 e interpretadas en la localidad desde esa fecha.

Aunque más bien solitario e introspectivo por naturaleza, Elgar prosperó en los círculos musicales de Worcester.[8]

La música de Schumann, Brahms, Rubinstein y Wagner inspiró a Elgar en Leipzig.

En sus primeros viajes al extranjero, Elgar visitó París en 1880 y Leipzig en 1882. Escuchó a Saint-Saëns tocar el órgano en la iglesia de la Madeleine y asistió a conciertos de orquestas de primer nivel. En 1882 escribió, «Recibí una dosis suficiente de Schumann (¡mi ideal!), Brahms, Rubinstein y Wagner, por lo que no tenía motivos para quejarme».[21]

En 1883, como miembro habitual de la orquesta para la temporada invernal de conciertos de W. C. Stockley en Birmingham, Elgar participó en la representación de una de sus primeras obras para orquesta completa, la Sérénade mauresque. Stockley lo había invitado para dirigir una pieza pero, como Stockley recordó más tarde, «se negó y, además, insistió en tocar en su lugar en la orquesta. A consecuencia tuvo que aparecer, violín en mano, para aceptar el aplauso genuino y caluroso de la audiencia».[23]​ Durante años fue asistente de su padre como organista de la iglesia de San Jorge de Worcester y lo sucedió durante cuatro años desde 1885. Durante dicho periodo escribió sus primeras obras litúrgicas siguiendo la tradición católica, comenzando con tres motetes Op. 2 (1887) para coro de cuatro partes (Ave Verum Corpus, Ave Maria y Ave Maris Stella) y seguido por unos arreglos de Ecce sacerdos magnus para la entrada del obispo en una vista oficial a San Jorge en 1888; los cuatro permanecen en el repertorio coral eclesiástico.

Matrimonio

El regalo de bodas de Elgar a su esposa Alice fue una pequeña pieza para piano y violín titulada Salut d'Amour.

Tenía veintinueve años cuando empezó a dar clases de música a una nueva alumna, Caroline Alice Roberts, ocho años mayor que Elgar, hija de un general, Henry Roberts, y autora de algunas obras de poesía y prosa de ficción. Ambos contrajeron matrimonio tres años después en contra de los deseos de la familia de ella. Michael Kennedy, biógrafo de Elgar, afirma que «La familia de Alice estaba horrorizada por su intención de casarse con un músico desconocido que trabajaba en una tienda y era católico. Fue desheredada».[nota 9]​ Con el apoyo de Alice, la pareja se trasladó a Londres para estar más cerca de la vida musical británica, y Elgar comenzó a componer para ganarse el sustento. Su única hija, Carice Irene, nació en su casa en West Kensington el 14 de agosto de 1890. Su nombre, revelado en la dedicatoria de Elgar en Salut d'Amour, fue una contracción de los nombres de su madre, Caroline y Alice.

Elgar aprovechó la estancia en Londres para escuchar música poco conocida. En esa época, anterior a la aparición de las partituras reducidas y las grabaciones, no era fácil para los jóvenes compositores conocer la nueva música.[2]

Reputación creciente

Serenata para cuerdas Op. 20 – 1. Allegro piacevole
Primer movimiento de la Serenata para cuerdas de Elgar, interpretada por el conjunto de cuerdas de la United States Army Band.

Durante la década de 1890, creció gradualmente la reputación de Elgar como compositor, en especial de obras para los grandes festivales corales de Midlands. The Black Knight (El caballero negro, 1892) y King Olaf (El rey Olaf, 1896), ambas inspiradas en la obra de Henry Wadsworth Longfellow, The Light of Life (La luz de la vida) y Caractacus (Carataco) fueron éxitos modestos, pero le valieron que Novello and Co. publicara sus trabajos por largo tiempo.[35]

En 1899, a la edad de 42 años, escribió su primera gran obra orquestal, las Variaciones Enigma, estrenadas en Londres bajo la dirección del eminente director alemán Hans Richter. Según las palabras del propio Elgar, «he esbozado una serie de variaciones sobre un tema original. Las Variaciones me han divertido, porque las he llamado por los apodos de mis amigos [...] es decir, he escrito cada una de las variaciones para representar el carácter de cada parte (la persona) [...] y he escrito lo que creo que hubieran escrito si fuesen lo suficientemente asnos como para componer».[2]

Tema de las Variaciones Enigma.

La obra se titula formalmente Variaciones sobre un tema original (Enigma). La palabra «enigma» aparece en los primeros seis compases de la obra, lo que llevó a la versión familiar del título. El enigma consiste en que, a pesar de las catorce variaciones del tema original, existe otro «tema general» (el tema enigmático), jamás identificado por Elgar y que, según este, «recorre la obra entera» pero nunca se percibe.[nota 13]

Fama y reconocimiento nacional e internacional

El sueño de Geronte

El cardenal John Henry Newman fue el autor de los poemas El sueño de Geronte, que inspiró la obra homónima de Elgar.

Basil Maine, biógrafo del compositor, comentó que «cuando sir Arthur Sullivan falleció en 1900 se hizo patente para muchos que Elgar, aunque era un compositor en ciernes, era el verdadero sucesor del primer músico del país».[1]

Fue interpretada en Düsseldorf en 1901 y otra vez en 1902, dirigida por Julius Buths, que también dirigió el estreno europeo de sus Variaciones Enigma en 1901. La obra alcanzó prestigio en poco tiempo. Todavía hoy es recordada como una de las mejores de Elgar y uno de los más bellos ejemplos de música coral inglesa. La prensa alemana se mostró entusiasmada. Cologne Gazette afirmó, «En ambas partes nos encontramos con bellezas de valor imperecedero [...] Elgar se sostiene sobre los hombros de Berlioz, Wagner y Liszt, de cuya influencia se ha liberado para convertirse en una individualidad importante. Es uno de los líderes del arte musical de los tiempos modernos». Düsseldorfer Volksblatt escribió, «¡Una primera representación memorable y que marca época! Desde los días de Liszt no se ha producido nada en la forma del oratorio [...] que consiga la grandeza e importancia de esta cantata sacra».[45]

Richard Strauss, considerado el principal compositor vivo,[1]

Elgar, como católico, estaba conmovido por el poema de Newman sobre la muerte y la redención de un pecador, pero algunos miembros influyentes de la clase dirigente anglicana discrepaban. Su compañero Charles Villiers Stanford se quejó de que la obra «olía a incienso».[4]

Pompa y circunstancia

Clara Butt fue la primera intérprete en cantar Land of Hope and Glory.

Elgar es principalmente conocido por las marchas de Pompa y circunstancia, compuestas entre 1901 y 1930.[52]

Poco después de haberlas compuesto, se le pidió que agregara a la primera marcha el texto de A. C. Benson Oda a la coronación con motivo de la coronación del rey Eduardo VII para un concierto de gala en la Royal Opera House en junio de 1901. Con la aprobación del Rey, Elgar comenzó a trabajar. La contralto Clara Butt lo convenció para que adaptara las palabras de Benson al extenso tema que forma el trío de la primera marcha y Elgar pidió al poeta que ampliara el texto para permitirle incluirlo en la obra. El compositor incorporó la nueva versión vocal en la Oda. Los editores de la partitura se percataron del gran potencial de la pieza vocal, «Land of Hope and Glory» («Tierra de gloria y esperanza»), y pidieron a ambos autores que hicieran una nueva revisión para publicar la pieza como una canción por separado.[55]

En marzo de 1904, tuvo lugar en Covent Garden un festival de tres días de duración en el que se interpretaron de manera exclusiva obras de Elgar, un honor que nunca antes había alcanzado ningún compositor inglés. The Times comentó: «Si alguien hubiera pronosticado hace cuatro o cinco años que la Royal Opera House se llenaría del suelo al techo para la representación de un oratorio de un compositor inglés, probablemente habría sido catalogado como loco».[58]

Nombramiento como caballero

Elgar en 1912.

Elgar fue nombrado caballero en el Palacio de Buckingham el 5 de julio de 1904.[nota 15]​ y a la música inglesa en general. Según decía:

Vulgarity in the course of time may be refined. Vulgarity often goes with inventiveness ... but the commonplace mind can never be anything but commonplace. An Englishman will take you into a large room, beautifully proportioned, and will point out to you that it is white – all over white – and somebody will say, 'What exquisite taste'. You know in your own mind, in your own soul, that it is not taste at all, that it is the want of taste, that is mere evasion. English music is white, and evades everything.

La vulgaridad puede ser refinada con el transcurso del tiempo. La vulgaridad a menudo pasa por ingenio [...] pero la mente corriente no puede ser otra cosa que corriente. Un inglés le llevará a una habitación grande, bien proporcionada y le señalará a usted que es de color blanco -todo blanco- y alguien dirá: "¡Qué gusto exquisito!" Usted sabe en su propia mente, en su propia alma, que no es en absoluto de buen gusto, que es la falta de gusto, que es la evasión simple. La música inglesa es blanca y lo evade todo.

Lamentó la controversia y le alegró ceder el cargo a su amigo Granville Bantock en 1908.[68]

Otras obras

Fritz Kreisler encargó la composición del Concierto para violín (1910).

Su principal composición en 1905 fue la Introducción y Allegro para cuerdas, dedicada a Samuel Sanford, profesor de la Universidad de Yale. Elgar visitó Estados Unidos en ese año para dirigir su música y para aceptar un doctorado de Yale.[71]

Fritz Kreisler, un violinista internacionalmente famoso en esa época, le encargó la composición del Concierto para violín. Elgar lo escribió durante el verano de 1910, con la ayuda ocasional del violinista W. H. Reed, director de la Orquesta Sinfónica de Londres, que lo asesoró en aspectos técnicos. Elgar y Reed entablaron una gran amistad, que duró el resto de la vida del compositor. La biografía que realizó Reed, Elgar As I Knew Him (1936), recoge muchos detalles de los métodos de composición de Elgar.[73]

El Concierto para violín fue el último triunfo popular de Elgar. Al año siguiente presentó su Segunda sinfonía en Londres, pero su acogida lo decepcionó. A diferencia de la Primera sinfonía, esta no termina en un estallido de esplendor orquestal, sino en silencio y de manera contemplativa. Reed, que participó en el estreno, escribió más tarde que Elgar se presentó en la tarima varias veces para agradecer los aplausos, «pero extrañó esa nota inconfundible que se percibe cuando el público, incluso el público inglés, está absolutamente entusiasmado y exaltado, como lo había estado después del Concierto para violín o la Primera sinfonía».[75]

En junio de 1911, obtuvo la Orden del Mérito, como parte de los actos que rodearon la ceremonia de coronación de Jorge V, un honor reservado a veinticuatro titulares.[78]

El periodo de la Primera Guerra Mundial

Laurence Binyon (arriba) y Rudyard Kipling, cuyos versos musicalizó Elgar durante la Primera Guerra Mundial.

Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, Elgar se horrorizó ante la perspectiva de la carnicería que se podía producir pero, no obstante, sus sentimientos patrióticos se despertaron.[2]

Otras composiciones de Elgar durante la Guerra incluyen música incidental para la obra infantil The Starlight Express (1915), un ballet, The Sanguine Fan (1917), y The Spirit of England (1915-17, sobre poemas de Laurence Binyon), tres arreglos corales de carácter muy diferente del patriotismo romántico de sus primeros años.[84]

Hacia el final de la Guerra, Elgar estaba mal de salud. Su esposa pensó que lo mejor era que se fuese a la campiña, por lo que alquiló Brinkwells, una casa cerca de Fittleworth en Sussex Occidental, propiedad del pintor Rex Vicat Cole. Allí Elgar recuperó fuerzas y, entre 1918 y 1919, produjo cuatro grandes obras. Las tres primeras eran piezas de cámara: la Sonata para violín en mi menor, el Quinteto con piano en la menor y el Cuarteto de cuerda en mi menor. Al escuchar las obras en progreso, Alice Elgar escribió en su diario, «E. escribiendo música nueva y maravillosa».[87]

Concierto para violonchelo – IV. Allegro
Concierto para violonchelo, interpretado por la Skidmore College Orchestra

Por el contrario, la cuarta obra, el Concierto para violonchelo en mi menor, tuvo un estreno desastroso en el concierto inaugural de la temporada de la Orquesta Sinfónica de Londres en octubre de 1919. Aparte de la obra de Elgar, que él mismo dirigió, el resto del programa fue dirigido por Albert Coates, que extendió su tiempo de ensayo en detrimento del de Elgar. Alice Elgar escribió: «ese rufián bruto, egoísta y maleducado [...] ese bruto de Coates siguió ensayando».[91]

El fallecimiento de su esposa

Edward Elgar junto a la violonchelista Beatrice Harrison durante una grabación del Concierto para violonchelo en noviembre de 1920.

Aunque en la década de 1920 la música de Elgar ya no estaba de moda,[94]​ En los años siguientes a este suceso dramático, Elgar compuso ya pocas piezas importantes.

Elgar quedó desolado por la pérdida de su esposa.[101]

Después de la muerte de Alice, Elgar vendió la casa de Hampstead y después de vivir un corto tiempo en un piso en St James's, en el corazón de Londres, se trasladó de nuevo a Worcestershire, a la aldea de Kempsey, donde vivió desde 1923 hasta 1927.[104]

Grabaciones de sus obras

Marcha n.º 1 de Pompa y circunstancia
Trío de la marcha n.º 1 de Pompa y circunstancia, dirigida por Elgar en 1931 con motivo de la apertura de los Abbey Road Studios de EMI.

A partir de 1926, Elgar hizo una serie de grabaciones de sus propias obras. Elgar fue descrito por el editor musical Philip Robert como «el primer compositor que se tomó el gramófono en serio».[5]​ Fred Gaisberg de HMV, que produjo grabaciones de Elgar, estableció una serie de sesiones para grabar en disco interpretaciones del compositor de sus obras orquestales más importantes, incluyendo las Variaciones Enigma, Falstaff, la sinfonías primera y segunda y los conciertos para violonchelo y para violín. En la mayoría de ellas, la orquesta que las interpretó fue la Orquesta Sinfónica de Londres, pero en las Variaciones actuó la Royal Albert Hall Orchestra. Más adelante en la serie de grabaciones, Elgar también dirigió dos orquestas de reciente creación, la Orquesta Sinfónica de la BBC de Adrian Boult y la Orquesta Filarmónica de Londres de Thomas Beecham.

HMV y RCA Victor pusieron a la venta las grabaciones de Elgar en formato 78 RPM. Después de la Segunda Guerra Mundial, la grabación de 1932 del Concierto para violín con el adolescente Menuhin como solista seguía estando disponible en dicho formato y más tarde en LP, pero el resto de grabaciones estuvieron fuera de catálogo durante algunos años. Cuando fueron reeditadas por EMI en LP en la década de 1970, estas causaron sorpresa a muchos por sus rápidos tempi, a diferencia de las velocidades más lentas adoptadas por muchos directores en los años transcurridos desde la muerte de Elgar.[105]

En noviembre de 1931, Pathé filmó a Elgar para un documental que muestra una sesión de grabación de la primera marcha de Pompa y circunstancia en la apertura de los Abbey Road Studios de EMI en Londres. Se cree que es el único documento de cine sonoro superviviente de Elgar, que hace un breve comentario antes de dirigir a la Orquesta Sinfónica de Londres, pidiendo a los músicos «interpretar esta melodía como si nunca la hubieran escuchado antes». Una de las últimas piezas de Elgar, Nursery Suite, fue interpretada por primera vez en los estudios Abbey Road, y fue así uno de los primeros ejemplos de un estreno en un estudio. Para esta obra, dedicada a la esposa e hijas del duque de York (Elizabeth Bowes-Lyon, Isabel y Margarita), Elgar, una vez más, se inspiró en sus bocetos de juventud.[2]

Último año

Tumba de Edward Elgar y su esposa Alice en la iglesia católica de San Wulstan en Little Malvern (Worcestershire, Inglaterra).

En su último año de vida, Elgar experimentó un renacimiento musical. La BBC organizó un festival de sus obras para celebrar su 75 cumpleaños, en 1932.[110]

El 8 de octubre de 1933, durante una operación, le descubrieron un cáncer intestinal no susceptible de curación.[112]​ Elgar falleció el 23 de febrero de 1934 a los 76 años de edad y fue enterrado junto a su esposa Alice en la iglesia católica de San Wulstan en Little Malvern (Worcestershire). En el transcurso de cuatro meses también murieron otros dos grandes compositores ingleses: Gustav Holst y Frederick Delius, por lo que ese año fue conocido como el «annus horribilis» de la música inglesa.