Drenaje linfático manual

El drenaje linfático manual se usa como complemento terapéutico en los casos de linfedema.

El drenaje linfático manual (DLM) es una técnica de masoterapia que se engloba en los campos de la fisioterapia y la medicina alternativa. Está basado en una hipótesis no comprobada de que se puede estimular el drenaje natural de la linfa, que transporta los productos de desecho de los tejidos hacia el corazón. El drenaje linfático manual utiliza una cantidad específica de presión (menos de 40 gramos por cm cuadrado o aproximadamente 4 kPa) y movimientos circulares rítmicos para estimular el flujo linfático.[3]

Los estudios clínicos de MLD concluyen que se requiere un estudio adicional de la práctica antes de recomendarla como un tratamiento de salud efectivo.[5]

En el caso de la medicina alternativa, es un tipo de masaje que pretende "desintoxicar" el cuerpo mediante la remoción de "bloqueos" del sistema linfático y como tal no tiene fundamento científico.[6]

Historia

La práctica del drenaje linfático manual fue iniciada por los doctores daneses Emil Vodder y Estrid Vodder en la década de 1930[2]​ara el tratamiento de la sinusitis crónica y otros trastornos inmunes. Mientras trabajaban en la Riviera francesa tratando a pacientes con resfriados crónicos, los Vodders notaron que estos pacientes tenían ganglios linfáticos inflamados.

En la década de 1930, el sistema linfático no era bien comprendido. Sin embargo esto no disuadió a los Vodders y, en 1932, comenzaron a estudiar el sistema linfático, desarrollando una técnica de movimientos ligeros y rítmicos con las manos para promover el movimiento linfático. En 1936, introdujeron esta técnica en París, Francia, y después de la Segunda Guerra Mundial, regresaron a Copenhague para enseñar a otros practicantes a usar esta terapia.[7]