Dialecto salentino

Dialecto salentino
[Dialettu] salentinu
Hablado enItaliaFlag of Italy.svg Italia
RegiónPuglia meridional y Salento
Hablantes1.500.000
Familia

Indoeuropeo
  Itálico
    Romance
     Romance oriental       Italorromance
         Siciliano

           Salentino
EscrituraAlfabeto latino
Estatus oficial
Regulado porno está regulado
Códigos
ISO 639-1no tiene
ISO 639-2no tiene
ISO 639-3tiene no tiene
Idioma salentino.pngVersioni dialetto salentino.jpg

El dialecto salentino (dialettu salentinu) es un dialecto del grupo siciliano o extremo-meridional hablado en Salento, territorio de la Apulia meridional. Distinto del italiano regional pullés, pertenece a la familia de las lenguas romances y está clasificado entre las variedades de tipo meridional extremo junto a los dialectos hablados en Sicilia y en la Calabria centro-meridional.

El área del dialecto salentino comprende toda la provincia de Lecce, el terreno de la provincia de Brindisi y la porción sur-oriental de la provincia de Tarento (Tarento excluida).

Aspectos históricos, sociales y culturales

Historia

La historia del dialecto del Salento es muy compleja y articulada, llena de influencias lingüísticas procedentes de las poblaciones establecidas en el territorio durante los siglos: messapi,[1]​ griegos, árabes, judíos, españoles, franceses, etc. Hay pruebas de esas poblaciones sobre todo a nivel léxico y en la onomástica (en particular, muchos préstamos del español y del francés).

Existen diferentes teorías sobre el origen y el desarrollo de este idioma, pero hay también tantas discordancias entre los estudiosos que aún no tenemos un enfoque bien definido de la situación. Una cosa, sin embargo, es cierta: se trata de un dialecto resultante de un bilingüismo muy radicado entre lengua romance (latina) y lengua greco-bizantina, del que todavía tenemos pruebas en el área de la Grecia Salentina, la actual colonia de helenófonos alrededor de Calimera y Zollino. Precisamente, ya en el periodo de la Magna Grecia, con la importancia aún mayor de la agricultura respecto a la industria, las zonas hasta ahora rurales adquieren importancia urbana; por lo tanto, se asiste a una reestructuración de las clases sociales que conlleva una reestructuración a nivel lingüístico también: el griego, idioma vulgar hablado solo en las áreas rurales, empieza a formar parte de la vida urbana, acompañando e influyendo en el latín (lengua oficial) a nivel fonético, léxico y morfosintáctico. Este proceso de arraigo lingüístico sigue con la llegada del Imperio Bizantino, desde el siglo VI. Nacen entonces el salentino romance y el salentino greco-bizantino, resultados de préstamos recíprocos de sus antecedentes (latín y griego) y directas derivaciones del actual dialecto. Siguen los préstamos y las influencias recíprocas entre una y otra lengua. No obstante, según lo que dice Fanciullo (1996),[2]​ en general se puede notar una influencia mayor del bizantino sobre el romance, como demuestra con el ejemplo del vocalismo tónico siciliano, muy amado por él. Respecto al vocalismo tónico romance, constituido por 7 vocales y 4 grados (alto, medio-alto, medio-bajo, bajo: /i/, /u/, /e/, /o/, /ɛ/, /ɔ/, /a/), el siciliano confunde las vocales medias y, por tanto, se caracteriza por 5 vocales y 3 grados. Así que se produce el cierre de todas las /e/ en /i/ y las /o/ en /u/, típico del habla salentina. Por ejemplo, la palabra “sole” (“sol” en español) es sule en salentino central, así como “stasera” (esta noche) > stasira (sal. central). El vocalismo tónico siciliano es testigo claro y directo de la influencia bizantina en el romance, porque era precisamente el bizantino el que tenía estas características.

Además, en un artículo escrito por R.Coluccia: “Migliorini e la storia linguistica del Mezzogiorno”,[3]​ se afirma que en muchos textos salentinos del siglo XV se encuentran unos trazos gráficos propios del norte de Apulia o de otras regiones del extremo Sur; igualmente, muchos textos romances se escribían utilizando el alfabeto griego. Esta es otra prueba de la copresencia de diferentes tradiciones lingüísticas y no romances dentro de la región (y del Salento sobre todo), lo que implica también un proceso de afirmación del grafismo italiano más lento y más difícil aquí que en otras regiones.

Una de las fuentes literarias más importantes y útiles para el estudio del dialecto salentino es sin duda el Libro di Sidrac otrantino,[5]​ tomada de obras procedentes de varias regiones de Italia, y presenta características propias del Salento centromeridional, además de algunos rasgos típicos septentrionales.