David
English: David

David
דוד
Rey de Israel
David SM Maggiore.jpg
Rey David
Escultura por Nicolás Cordier
Basílica de Santa María la Mayor, Roma
Información personal
Reinadosobre Judá, 1013-1006 a. C. (7 años y seis meses)
sobre Israel, 1006-966 a. C. (40 años)[1]
Nacimientoaprox. 1040 a. C.
Belén
Fallecimientoaprox. 965 a. C. (75 años)
Jerusalén
EntierroTumba de David, Jerusalén
PredecesorSaúl
SucesorSalomón
Familia
DinastíaCasa de David
PadreJesé
MadreNitzevet (según el Talmud)
ConsorteMical, Ahinoam, Abigaíl, Maachah, Haggith, Abital, Eglah y Betsabé
DescendenciaAmnón
Chileab
Absalón
Adonías
Shefatías
Ithream
Shammua
Shobab
Natán
Salomón
Ibhar
Elishua
Nepheg
Japhia
Elishama
Eliada
Eliphalet
Tamar

David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios»; c. 1040-966 a. C.) según la Biblia hebrea fue un rey israelita, sucesor de Saúl y segundo monarca legítimo del reino de Israel (aunque Isboset, hijo de Saúl, fue proclamado por el ejército y gobernó dos años en el norte hasta su asesinato). Logró unificar el territorio israelita y lo expandió,[7]

Percepción histórica de David

En la Biblia, David es considerado como un rey justo, valiente, apasionado; guerrero, músico y poeta, no exento de pecados. Según la Biblia, él fue elegido por Dios en persona para gobernar Israel. Se le atribuye la autoría de gran parte del Libro de los Salmos. Aparentemente vivió entre los años 1040 y 966 a. C., reinó en Judá entre el 1010 y 1006 a. C. y sobre el reino unido de Israel entre el año 1006 y el 966 a. C.

Los Libros de Samuel son la crónica principal de su vida y su reinado, continuando con sus descendientes en el Libro de los Reyes. Se han preservado pocas referencias arqueológicas, pero la estela de Tel Dan y la estela de Mesha podrían determinar la existencia, a mediados del s. IX a. C., de una dinastía real hebrea llamada «Casa de David». Además de existir otras referencias en este grabado sobre la descendencia del rey David. Así también, la costumbre de dejar genealogías en las familias hebreas lo hace aparecer en varias de ellas en la misma Biblia.

La vida de David es importante para el judaísmo y el cristianismo . Su biografía se basa casi exclusivamente en los libros de Samuel, donde se lo describe además como «rubio, de hermosos ojos, prudente y muy bella presencia».[8]