Crucero de batalla
English: Battlecruiser

El HMS Hood, el mayor crucero de batalla construido, fue más grande que cualquier acorazado británico construido hasta la asignación del HMS Vanguard en 1946. Fue hundido por el Bismarck, en un combate en el que falleció toda su tripulación excepto tres tripulantes.

Los cruceros de batalla fueron los mayores buques de guerra durante la primera mitad del siglo XX desde que fueron introducidos por la Royal Navy británica. Los cruceros de batalla fueron desarrollados como los sucesores de los cruceros acorazados, pero su evolución estuvo estrechamente ligada a la de los acorazados tipo dreadnought. El primero de estos buques, el Invincible, estuvo designado originalmente como "crucero dreadnought".

Los cruceros de batalla compartían con los acorazados el mismo armamento principal de grueso calibre, y eran generalmente, tan grandes y costosos como los acorazados de la misma generación. Cambiaban blindaje o potencia de fuego por velocidad, la cual era posible gracias a la potencia de sus máquinas y a la esbeltez de sus cascos. Los primeros cruceros de batalla, portaban un blindaje notablemente menor que los acorazados equivalentes, lo que implicaba, que al contrario que estos, no estaban diseñados para resistir impactos del calibre que ellos mismos portaban. Estos buques, eran capaces de infligir un daño mucho mayor del que eran capaces de absorber.

La relación entre el crucero de batalla y el acorazado, nunca estuvo totalmente clara. La invención del crucero de batalla por parte de la Royal Navy fue conducida por el almirante Sir John Arbuthnot Fisher,[1]​ que los concibió como un nuevo y revolucionario tipo de crucero acorazado el cual, podría reemplazar al acorazado como principal arma británica de combate en el mar. La idea de Fisher, se centraba en que los cruceros serían los responsables de la defensa imperial, dentro de una red de información del almirantazgo para destruir a los buques más débiles, y apresar a los buques mercantes enemigos en aguas internacionales, mientras que para los buques de guerra más poderosos, aprovecharían sus cañones de mayor alcance .

No obstante, el acorazado continuó dominando la guerra naval durante la Primera Guerra Mundial, y el crucero de batalla fue utilizado principalmente para proporcionar velocidad y potencia de disparo en apoyo a las flotas de acorazados. Los cruceros de batalla formaban parte de las armadas Británica, alemana y Japonesa durante la primera guerra mundial, en la que tomaron parte en batallas entre las flotas británica y germana, incluida la Batalla de Jutlandia. Al final de la guerra había muy pocas diferencias entre los diseños de los cruceros de batalla y los acorazados rápidos. Británicos, Japoneses y estadounidenses diseñaron cruceros de batalla al final de la primera guerra mundial, los cuales estaban tan blindados como los acorazados y, aunque eran rápidos, no estaban tan armados como sus predecesores. El Tratado naval de Washington, de 1922, que limitaba la construcción de buques capitales, trataba por igual a los acorazados y los cruceros de batalla, por lo que la nueva generación de cruceros de batalla en construcción, fue desguazada o convertida en portaaviones bajo los términos del tratado.

Desde los años 30, únicamente la Royal Navy continuo usando la denominación crucero de batalla en sus buques.[2]​ Sin embargo, los buques capitales rápidos desarrollados por Alemania y Francia, las clases y Dunkerque fueron y son en ocasiones catalogados como cruceros de batalla. Estos buques estaban tan bien blindados como muchos acorazados, pero portaban un armamento de menor calibre.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los cruceros de batalla, volvieron a participar en combate. No obstante, no se comenzaron nuevos cruceros de batalla durante la guerra, y la construcción de acorazados, se paralizó, para proporcionar los recursos necesarios para la construcción de nuevos aviones y portaaviones. Desde el inicio de la segunda guerra mundial, no se ha iniciado la construcción de ningún crucero de batalla, aunque en ocasiones, algunos buques han sido descritos como cruceros de batalla como la Clase Kirov.

Primeros cruceros de batalla

HMS Invincible, uno de los primeros cruceros de batalla británicos.

El crucero de batalla, fue una drástica evolución desde los cruceros acorazados y los acorazados de segunda clase diseñados en la década de 1890. Con el cambio de siglo, los nuevos cruceros acorazados, eran unas rápidas y poderosas naves que eran capaces de operar en las principales rutas comerciales de todo el mundo a la vez que trabajaban estrechamente con las flotas de acorazados[5]

En el periodo 1902–1904 la corriente dominante del pensamiento naval británico, estaba a favor de los acorazados muy blindados, que se preferían a los rápidos buques preferidos por Fisher. No obstante, el cambio del concepto de buque multicalibre dominante en los pre-dreadnought de la última década del siglo XIX a los diseños "todo grande" hizo que sus diseños volvieran a ser considerados. Los diseños preliminares de acorazados eran buques con toda la artillería principal de 305 o 254 mm y cruceros acorazados con cañones de 233 mm.[6]

En verano de 1904, tras el ascenso de Fisher a Primer Lord de mar, se decidió usar cañones de 305 mm en la siguiente generación de acorazados, debido a su mayor rendimiento y superior alcance. El armamento de la siguiente generación de cruceros acorazados, fue mucho más controvertido. El tamaño y el costo de la nueva generación de cruceros acorazados indicó que era muy deseable que pudieran mantener un papel similar al del acorazado, y esto, significó el aumento de su artillería hasta los 305 mm[9]

Los cambios radicales de la política de construcción de buques introducidos por Fisher, se vieron reflejados en el comité de diseños en diciembre de 1904. Mientras se proponían investigar los requerimientos de los buques del futuro, se tomaba la decisión de seguir los diseños de Fisher.[10]​ El acorazado, fue el revolucionario HMS Dreadnought, y los cruceros, fueron los tres buques de la clase .

Los tres Invincibles fueron los HMS Inflexible, HMS Invincible y HMS Indomitable. Su construcción comenzó en 1906 y finalizó 1908, retrasada para permitir incorporar a su diseño las enseñanzas de la construcción del Dreadnought.[13]​ La clase tenía un marcado aumento de desplazamiento, velocidad y potencia de fuego en comparación con los cruceros acorazados, pero no más blindaje.

Los Invincible debían tener el mismo papel en el que ya habían tenido éxito los cruceros acorazados, pero se esperaba que estos buques fueran en general más eficaces en todos los campos. Sus funciones específicas fueron:

  • Reconocimiento pesado. Debido a su potencia, los Invincible podían barrer a los cruceros enemigos en combate cerrado para observar a una flota enemiga, antes de usar su superior velocidad para retirarse.
  • Apoyo cerrado a la flota. Podían ser colocados en los extremos de la línea de combate para detener a los cruceros que acosaran a los acorazados, así como para atacar a los acorazados enemigos si estos estaban ocupados luchando contra otros acorazados. También podían usarse como un ala rápida que intentara realizar una envolvente sobre los enemigos.
  • Persecución Si la flota enemiga trataba de huir, los Invincible podían ser utilizados gracias a su velocidad para perseguirlos y sus cañones podían dañar o ralentizar a los buques enemigos.
  • Protección del comercio. Los nuevos buques podían usarse para cazar a los cruceros enemigos y a otros buques que trataran de atacar a los mercantes.[9]

La confusión sobre la denominación de estos nuevos buques, fue inmediata; acorazados en cuanto a tamaño y armamento; cruceros acorazados en cuanto a blindaje y velocidad. A finales de 1905, tras el comienzo de las obras de los Invincible, un memorándum de la Royal Navy se refería a ellos como "grandes buques acorazados", tanto para el acorazado como para los Invincible. En octubre de 1906 el almirantazgo empezó a clasificarlos como acorazado y cruceros acorazados post-Dreadnought como "buques capitales", mientras que Fisher usaba el término "dreadnought" para referirse a ambos.[15]

La marina alemana, alarmada por la aparición del Invincible, inició inmediatamente la construcción de sus propios cruceros de batalla: el primero de ellos fue el SMS Von der Tann, prácticamente una copia del Invincible. Sin embargo, los proyectistas alemanes no veían con buenos ojos sacrificar a la ligera la protección de sus buques, y los cruceros de batalla germanos siempre estuvieron mucho mejor blindados que sus contrapartes británicos, ya que además se pensó que se podían utilizar como vanguardia de la Flota. El Von der Tann tenía una protección vertical de 250 mm.

No obstante, los cruceros de batalla sólo se utilizaron para su cometido original en los primeros meses de la Primera Guerra Mundial, con gran éxito. Al poco tiempo, la marina británica decidió emplearlos, al igual que los alemanes, como vanguardia de su línea de batalla, un cometido para el cual no habían sido diseñados. El resultado fue desastroso, como se vio en la batalla de Jutlandia. Se perdieron tres cruceros de batalla británicos: el HMS Invincible, el HMS Indefatigable y el HMS Queen Mary, con sus dotaciones al completo, mientras que los alemanes sólo perdieron el SMS Lützow. Hay que destacar la capacidad de los cruceros de batalla alemanes de absorber tremendos daños, fruto de la previsión de sus diseñadores al no sacrificar el blindaje.

Terminada la guerra, la marina británica sólo conservó sus tres cruceros de batalla más modernos: el HMS Renown, el HMS Repulse y el gigantesco HMS Hood.