Coordenadas geográficas

Mapa de la Tierra mostrando las líneas de latitud (rectas horizontales) y de longitud (arcos) y ángulos laterales

Las coordenadas geográficas son un sistema de referencia que permite que cada ubicación en la Tierra sea especificada por un conjunto de números, letras o símbolos. Las coordenadas se eligen, en general, de manera que dos de las referencias representen una posición horizontal y una tercera que represente la altitud. Las coordenadas de posición horizontal utilizadas son la latitud y longitud, un sistema de coordenadas angulares esféricas o esferoides cuyo centro es el centro de la Tierra y suelen expresarse en grados sexagesimales:

  • La latitud[1]​ (abreviatura: Lat., φ, o phi) de un punto en la superficie de la Tierra es el ángulo entre el plano ecuatorial y la línea que pasa por este punto y el centro de la Tierra. Todos los puntos con la misma latitud forman un plano paralelo al plano del ecuador. El ecuador es el paralelo 0° y divide el globo en Norte y Sur; así el polo norte es 90°N y el polo sur es 90°S.
  • La longitud[3]
  • La indicación de la altitud exige la elección de un modelo de esferoide que represente la Tierra y estos modelos producen diferentes valores para la altitud. Eso se resuelve utilizando un dato que representa la altitud en los diferentes modelos usados.

La insolación terrestre depende de la latitud. Dada la distancia que nos separa del Sol, los rayos luminosos que llegan hasta nosotros son prácticamente paralelos. La inclinación con que estos rayos inciden sobre la superficie de la Tierra es, pues, variable según la latitud. En la zona intertropical, a mediodía, caen casi verticales, mientras que inciden tanto más inclinados cuanto más se asciende en latitud, es decir cuanto más nos acercamos a los Polos. Así se explica el contraste entre las regiones polares, muy frías y las tropicales, muy cálidas.[4]

Posición absoluta: se determina a través de las coordenadas geográficas (latitud y longitud).

Posición relativa: permite localizar distintos espacios territoriales a partir de tomar otro espacio territorial como referencia.

Origen de las palabras latitud, longitud, meridiano

Los términos empleados para designar un punto posicionado en nuestro planeta se derivan de una cultura y una historia.

Provienen del latín, la lengua científica de las universidades medievales y en una visión antropomórfica de la Tierra.

El planeta Tierra es visto como una persona de pie.

La cabeza es el Norte, sede originante de la cultura y el lenguaje empleados. Está «arriba» y el Sur está «más abajo».

La longitud se asocia a la imagen de estatura de la Tierra («longura», longus en latín) y se identifica con «meridianos» aludiendo a cada línea imaginaria que el sol cruza al mediodía (meridies en latín), cortes que pasan por ambos polos como los gajos de una naranja.

La latitud es el imaginario ancho (latus en latín) del planeta, se asocia a la imagen de «cinturones» que fajan la tierra en cortes «paralelos» unos a otros.