Consejo de Estado (España)

Consejo de Estado
Escudo del Consejo de Estado de España.svg

Palacio de los Consejos - 01.jpg
Información general
TipoÓrgano consultivo
Fundación1526[1]
JurisdicciónEspañaFlag of Spain.svg España
PaísEspaña
SedePalacio de los Consejos de Madrid
Organización
Presidenta del ConsejoMaría Teresa Fernández de la Vega Sanz
Secretaria generalMaría de Guadalupe Hernández-Gil y Álvarez-Cienfuegos
ComposiciónVéase Composición actual
Dependiente deSitio web

El Consejo de Estado es el supremo órgano consultivo del Gobierno de España. Está contemplado en el artículo 107 de la Constitución española. Tiene sus orígenes en la Edad Moderna.

Historia

Presente ya en el reinado de los Reyes Católicos bajo los nombres de Consejo Supremo de la Corona de Aragón y Consejo Supremo de la Corona de Castilla, constituyó un instrumento del rey de las Españas con el fin de debatir sobre la política exterior de la monarquía.

El rey Carlos I de España, Emperador del Sacro Imperio como Carlos V, decidió crear un consejo propio para los asuntos externos de la monarquía debido a la gran actuación exterior que marcó su reinado. Empezó a funcionar en 1526, cuando Solimán el Magnífico amenazaba Austria. Fue el único Consejo que no tenía presidente, pues era el propio Rey quien asumía esa función.

Sus consejeros no eran especialistas en leyes sino expertos en relaciones internacionales, como el Duque de Alba o Nicolás Perrenot. Los consejeros eran, por tanto, miembros de la alta nobleza y del alto clero. En tiempos de Felipe II en ocasiones el monarca no presidía los consejos y, en su lugar, enviaba a su secretario Antonio Pérez.

Su misión era asesorar al rey sobre la política exterior y tenía el control de las embajadas de Viena (dinastía familiar de los Austrias), Roma, Venecia, Génova, y de las principales potencias de Europa: Francia, Inglaterra y Portugal.

A diferencia del Consejo de Castilla, en el que el rey escuchaba a los consejeros y ejecutaba las conclusiones que le presentaban, en el Consejo de Estado era el propio rey el que exponía los puntos a debatir, escuchaba a sus consejeros y, posteriormente, el mismo monarca tomaba las decisiones que habían de tomarse.

La Constitución de 1812 creó el Consejo de Estado que define como "único Consejo del rey" y al que configuró como un genuino órgano de control del poder del monarca, al precisar someterse a su conocimiento algunos actos algunos tan relevantes como la sanción de las leyes, la declaración de guerra o la celebración de tratados que en ningún caso el soberano podría acometer sin haber "oído" previamente al Consejo. Este Consejo apenas sobrevivió debido a la restauración del absolutismo. En 1834 se creó el Consejo Real de España e Indias como órgano consultivo pero se suprimió en 1836. No fue hasta 1845 que se creó el Consejo Real, del cual la Presidencia la ocupaba el Presidente del Consejo de Ministros y que desapareció en 1858 cuando se creó el actual Consejo de Estado, cuyo primer presidente fue Francisco Martínez de la Rosa. Este Consejo fue regulado por numerosas normas, destacando las de 1858, 1860, 1904 y 1980. Fue abolido por la Segunda República pero posteriormente restaurado por Franco.