Compañía discográfica
English: Record label

Una compañía discográfica o casa discográfica, también conocida como sello discográfico, discográfica o disquera, es una empresa que se dedica a realizar grabaciones de música, así como su comercialización y distribución.Algunas de estas compañías tienen sus propios estudios de grabación y sus propios profesionales, para buscar el mejor sonido en la grabación de un álbum musical como productores discográficos.

Además, se encarga de producir artistas en cualquier género musical, lanzar nuevos cantantes, proporcionar lo necesario para promocionarlos como producción de videoclips, prensado de trabajos musicales en CD´s y/o DVD´s (en países donde aún son rentables estos formatos), promoción en radio, prensa, televisión e internet y, desde comienzos del siglo XXI, descargas de canciones en plataformas virtuales (streaming) y realización de conciertos, entre otras cosas más.

Actualmente, la industria discográfica está cambiando su modo de trabajo debido a las descargas no autorizadas en internet y al creciente aumento mundial de la piratería en CD´s y DVD´s, a tal punto que hizo económicamente inviable en muchos países estos formatos de promoción (sobre todo, los países subdesarrollados), obligando a las compañías discográficas a implementar nuevas formas de venta y modificaciones en los contratos de los artistas para continuar en el mercado de la música.

Contratos discográficos

Los contratos firmados con los intérpretes generalmente son para producir 2 o 3 trabajos musicales, si este tiene buen desempeño en la venta y promoción de sus álbumes y singles, el contrato se renueva siempre y cuando ambas partes estén de acuerdo. Si por alguna razón el artista no quiere seguir y decide cambiar de casa discográfica sin que haya caducado su anterior contrato, la discográfica procede a poner una demanda alegando incumplimiento de contrato, lo cual se arregla generalmente con el pago de una cierta cantidad de dinero, obligando al artista a que siga con la casa discográfica o a la anulación del contrato.

Debido a la disminución a nivel mundial en la venta de trabajos discográficos, generado en gran parte por la piratería, las compañías discográficas empezaron a implementar un nuevo modelo de contrato llamado "Contrato 360º" que, a diferencia del convencional, exige al artista ceder parte de sus ganancias, obtenidas por cualquier actividad en la que este genere dinero; por ejemplo, si el artista realiza una presentación musical debe dar un porcentaje de las ganancias a la empresa discográfica; a cambio, los álbumes musicales, singles o videoclips que produzca este pasan a ser objetos de promoción financiado totalmente por la disquera.

La relación entre los artistas y las casas discográficas no siempre son buenas; en ocasiones, las compañías frenan la edición de determinado trabajo musical al considerarlo poco comercial o, en ocasiones, por razones de censura. También existen conflictos debido al reparto de beneficios y sobre quién es el dueño de los derechos de reproducción de las canciones.