Comedia

Actor cómico (un esclavo) con máscara. Estatuilla de bronce del siglo III, procedente de Piazza Madonna dei Monti (1973), expuesta en el Museo Nacional Romano, Roma (Italia).

La comedia (del latín «comoedĭa-ae», y este del griego antiguo κωμῳδία,[5]

En la Antigua Grecia adquirió su máximo esplendor con Aristófanes (periodo antiguo) y pasó a la cultura romana de la mano de Menandro (periodo medio), en el siglo IV.[10]

A partir del siglo XX se convirtió en uno de los géneros básicos del Séptimo Arte,[2]

Comedia es en la escena «imitación de hombres inferiores, pero no en toda la extensión del vicio, sino en lo que tienen de risible, pues lo risible es un defecto y una fealdad que no causa dolor ni ruina.»
—Aristóteles.[6]

Historia

De Grecia a Roma

Se considera al autor griego Aristófanes (444-385  a. C.) como uno de los primeros comediógrafos, quizá el más puro, en razón de las once obras desarrolladas a partir de la tradición del drama satírico y con una estructura definida en la que alternan el diálogo y el canto.[13]

Siglos después, en el teatro romano, la comedia genera dos grupos diferentes, según su asunto:[6]

  • La «fabula palliata, crepidata» o comedia romana de asunto griego;
  • y la «fabula togata, tabernaria», de asunto romano.

El gran heredero de Menandro fue Plauto, autor de unas ciento treinta comedias, de las que se conservan veintiuna.[14]

Commedia dell'Arte

Los Cómicos ambulantes de la comedia del arte, pintados por Francisco de Goya en 1793 (Museo del Prado de Madrid).

La Commedia dell'Arte`` es un tipo de teatro popular nacido a mediados del siglo XVI en Italia y conservado hasta comienzos del siglo XIX. Muchas de las claves de la "comedia del arte" fueron usadas por maestros clásicos como Shakespeare, Lope de Vega o Molière. Como su propio nombre la define, es uno de los productos más singulares del espíritu de la comedia, si bien hay que considerar que un fenómeno teatral que duró más de tres siglos y que se desarrolló con personalidad propia en varios países, no puede describirse con claves absolutas y concretas.[15]​ La máscara, por ejemplo, es un elemento característico de la comedia del arte, pero hay abundantes ejemplos y fuentes que demuestran que no siempre se usó. El mismo criterio habrá que aplicar a las siguientes diez claves, algunas de ellas medulares en el conjunto de prototipos de comedia en el mundo del espectáculo:

  1. Personajes fijos, y en su mayoría 'cómicos'.
  2. Improvisación
  3. Herencia de juglares, bufones y malabaristas.
  4. Creación colectiva
  5. Interactividad de los actores con el público.
  6. Esquema de "bandos": los enamorados (o "bando grave"); los amos o ancianos ("bando ridículo"); y los criados, distribuidos en primer «zanni» y segundo «zanni».
  7. Puesta en escena adelantada a su tiempo.
  8. Disfraces y travestismos.
  9. Abuso del quiproquo.
  10. El ritmo y la ilusión dramáticos priman sobre lo verosímil.[16]

La comedia del arte generó a su vez otros hijos naturales, como la «Comédie Italienne», desarrollada en Francia y que todavía pervive.[17]

Fénix de las Comedias

Con el Renacimiento la comedia se mimetizó,[20]

En la corte española,[d]

En el prólogo a las Comedias de Lope, Miguel de Cervantes lo presenta así:[22]

...entró luego el monstruo de la Naturaleza, el gran Lope de Vega, y alzóse con la monarquía cómica; avasalló y puso debajo de su jurisdicción a todos los farsantes; llenó el mundo de comedias propias, felices y bien razonadas, y tantas, que pasan de diez mil pliegos lo que tiene escritos...