Cimerios
English: Cimmerians

Los cimerios o gómeres[2]​ eran antiguos nómadas ecuestres que, según el historiador griego Heródoto (siglo V a. C.), habitaban originariamente en la región norte del Cáucaso y el mar Negro, en la actual Rusia y Ucrania, entre el siglo VIII a. C. y el VII a. C.Registros asirios además los ubican en la región de Azerbaiyán en el 714 a. C.

Orígenes

Sus orígenes son oscuros, podrían ser tanto indoeuropeos como urálicos o túrquicos. Su idioma se considera que podría estar emparentado con el tracio o con las lenguas iranias.

La «hipótesis tracia» está basada en el hecho de que el autor griego Estrabón relaciona en un pasaje a los treri con los tracios[4]​ La «hipótesis irania», por otro lado, argumenta que la cultura material de los cimerios en Asia Menor es indistinguible de la contemporánea de los escitas; adicionalmente, los términos asirios Gimirri (cimerio) y persa Saka (escita) son usados como sinónimos en fuentes del antiguo Oriente Próximo, notoriamente en la famosa Inscripción de Behistún. Por estos dos motivos, muchos expertos, incluyendo al ruso Askold Ivancik, suponen su relación próxima con los escitas. De todas maneras, aun si los cimerios fueran tracios, o pertenecientes a alguna desconocida rama indoeuropea o no indoeuropea, podrían haber tenido una clase irania dominante, como fue el caso de los escitas. A comienzos del siglo XX fueron asociados con los protoindoeuropeos.

Muy poco se sabe arqueológicamente de los cimerios de la costa septentrional del mar Negro. Se ha sugerido que constaba de la llamada cultura de catacumbas de la Rusia meridional, que parece haber sido derrocada por la cultura Srubna que avanzaba desde el Extremo Oriente. Esto concordaría con el relato griego de cómo los cimerios fueron desplazados por los escitas. También en la Biblia el profeta Ezequiel relata en el año 593 a. C. que Gog (los escitas) de las tierras de Magog (estepas del Turquestán) dirigía los ataques de conquista contra varios pueblos del Medio Oriente. En el idioma acadio estos nombres son Gugu y Mat Gugu. Sin embargo, la expulsión de la cultura de las catacumbas data del segundo milenio antes de Cristo, varios siglos antes de que haya registros de la aparición de los escitas en Asia; las diferencias de fechas son difíciles de reconciliar.

Algunos restos arqueológicos encontrados en Ucrania y el norte del Cáucaso han sido relacionados con los cimerios. Los mismos son de un estilo claramente diferente tanto de los posteriores escitas como de los anteriores Yamna/ Kemi-Oba.