Catalina de Médici

Catalina de Médici
Catherine de Médicis
Reina Consorte de Francia
Catherine-de-medici.jpg
Información personal
Nombre secularCaterina Maria Romula de' Medici
Reinado31 de marzo de 1547 –
10 de julio de 1559
Coronación10 de junio de 1549, Basílica de Saint-Denis
Nacimiento13 de abril de 1519
Florencia
Fallecimiento5 de enero de 1589 (69 años)
Castillo de Blois
EntierroSaint-Sauveur, Blois. Inhumada en la Basílica de Saint-Denis en 1610.
Familia
Casa realCasa de Valois
Médici
PadreLorenzo II de Médici
MadreMagdalena de la Tour de Auvernia
ConsorteEnrique II de Francia
Descendenciavéase Descendencia
CoA of Catherine de' Medici.png
Escudo de Catalina de Médici
Catherine de Médicis

Catalina de Médici (Florencia, Italia, 13 de abril de 1519 - Castillo de Blois, Francia, 5 de enero de 1589) fue una noble italiana, hija de Lorenzo II de Médici y Magdalena de la Tour de Auvernia. Como esposa de Enrique II de Francia, fue reina consorte de Francia desde 1547 hasta 1559. En dicho país es más conocida por la francofonización de su nombre, Catherine de Médicis.

En 1533, a los catorce años, Catalina contrajo matrimonio con Enrique, segundo hijo de los reyes Francisco I y Claudia de Francia. Durante su reinado, Enrique apartó a Catalina de los asuntos de estado en favor de su amante, Diana de Poitiers, quien ejercía una gran influencia sobre el monarca. Sin embargo, la muerte de Enrique empujó a Catalina a la arena política como madre del frágil rey de quince años, Francisco II. A la muerte de este en 1560 Catalina pasó a ser regente del nuevo rey, su hijo de solo diez años Carlos IX, lo que le concedió amplios poderes. Tras la muerte de Carlos en 1574, Catalina volvió a jugar un papel clave en el reinado de su tercer hijo, Enrique III, del cual fue consejera casi hasta sus últimos meses de vida.

Los tres hijos de Catalina reinaron en una etapa de constantes guerras civiles y religiosas en Francia. Los problemas que enfrentaba la monarquía eran complejos y de enormes proporciones. Al principio Catalina hizo concesiones a los rebeldes protestantes franceses, los hugonotes. Sin embargo, nunca comprendió las cuestiones teológicas que impulsaron su movimiento, por lo que más tarde la ira y la frustración la llevaron a aplicar líneas más duras en su política contra ellos.[1]​ Como consecuencia, llegó a ser culpada de las incesantes persecuciones contra los hugonotes desarrolladas durante los reinados de sus hijos, en particular de la Matanza de San Bartolomé en 1572, en la que fueron asesinados miles de hugonotes en París y por toda Francia.

Algunos historiadores han exculpado a Catalina de las peores decisiones de la corona francesa, aunque las evidencias de su crueldad se encuentran en sus cartas.[6]

Primeros años

Lorenzo II de Médici y Magdalena de la Tour de Auvernia, padres de Catalina de Médici; murieron antes de que su hija cumpliera un mes de vida.

Catalina nació en Florencia como Caterina Maria Romula di Lorenzo de' Medici en el seno de la familia Médici, los gobernantes de facto de la próspera ciudad toscana, donde comenzaron como banqueros y se hicieron ricos y poderosos con la financiación de numerosas monarquías europeas. El padre de Catalina, Lorenzo II de Médici, fue nombrado duque de Urbino por su tío, el papa León X, pero el título fue heredado por Francesco Maria della Rovere a la muerte de Lorenzo. Por ello, aunque Catalina era hija de un duque, no era de alta cuna. Sin embargo, su madre Magdalena de la Tour de Auvernia, condesa de Boulogne, pertenecía a una de las más destacadas y antiguas familias de la nobleza francesa, prestigiosa ascendencia maternal que beneficiaría el posterior matrimonio de Catalina como Princesa Real de Francia.

Según un cronista contemporáneo, cuando Catalina nació sus progenitores se alegraron tanto «como si hubiera sido un niño».[8]

El cuidado de Catalina recayó primero en su abuela paterna, Alfonsina Orsini, esposa de Piero de Médici, pero a la muerte de esta en 1520 la niña se unió a sus primos y fue criada por su tía, Clarice Strozzi. El fallecimiento del papa León X en 1521 interrumpió brevemente el poder de los Médici, pero solo hasta la elección pontificia del cardenal Giulio de Médici como papa Clemente VII en 1523. El nuevo papa alojó a Catalina en el palacio Medici Riccardi de Florencia y las gentes de la ciudad comenzaron a llamarla duchessina en deferencia a su infructuosa reclamación del ducado de Urbino.[10]

En 1527 los Médici fueron derrocados en Florencia por una facción opuesta al régimen encabezada por el representante de Clemente, el cardenal Silvio Passerini, y Catalina fue recluida en una serie de conventos[15]