Caso Odebrecht

Caso Odebrecht
Odebrecht Logo.png
Logo de Odebrecht
DenominaciónCaso Odebrecht
LugarMundial
ÁmbitoInternacional
Causa(s)Sobornos
PartesOdebrecht

El Caso Odebrecht es una investigación del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, junto con otros 10 países más de América Latina sobre la constructora brasileña Odebrecht, en la que se detalla que la misma habría realizado coimas de dinero y sobornos, a presidentes, expresidentes y funcionarios del gobierno de 12 países: Angola, Argentina, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, Guatemala, México, Mozambique, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela,[1]​ durante los últimos 20 años, para obtener beneficios en contrataciones públicas.

Odebrecht creó esta «Caja B» a finales de los años 2010 con el nombre de «Sector de relaciones estratégicas» para disimular la maraña de coimas. Concepción Andrade, entonces veinteañera y empleada de la empresa, fue la primera secretaria del ilegal departamento de sobornos, con base en Brasil, desde 1987. A su despido, en 1992, se marchó a casa con los registros que había levantado y los guardó durante tres décadas hasta entregarlos a la justicia brasileña y a la Comisión del Congreso encargada de la investigación.[2]

Argentina

Según los fiscales estadounidenses entre 2007 y 2014, Odebrecht realizó múltiples pagos de sobornos por valor de US$35 millones de dólares a funcionarios gubernamentales en Argentina.[8]​ El fiscal Delgado pidió al banco suizo Credit Suisse que informe de las transferencias registradas entre los días 25 y 27 de septiembre de 2013 en la cuenta perteneciente a Arribas.

En tanto tres legisladores provinciales de Córdoba solicitaron investigar la relación del ex gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, con los publicistas João Santana y Mónica Moura, condenados el 2 de febrero a ocho años de prisión por lavado de dinero en el marco del Lava Jato, por US$ 70.000 depositados en una cuenta del Heritage de Suiza por su primera campaña para llegar en 1999 a la Gobernación y el posible pago de coimas por la fallida licitación en 2008 de los gasoductos troncales.[13]