Carretera
English: Road

Carretera en Niigata, Japón.
Calzada romana en Herculano.

Una carretera o ruta es una vía de transporte de dominio y uso público, proyectada y construida fundamentalmente para la circulación de vehículos automóviles. Existen diversos tipos de carreteras, aunque coloquialmente se usa el término carretera para definir a la carretera convencional que puede estar conectada, a través de accesos, a las propiedades colindantes, diferenciándolas de otro tipo de carreteras, las autovías y autopistas, que no pueden tener pasos y cruces al mismo nivel. Las carreteras se distinguen de un simple camino porque están especialmente concebidas para la circulación de vehículos de transporte.

En las áreas urbanas las carreteras divergen a través de la ciudad y se les llama calles teniendo un papel doble como vía de acceso y ruta.[2]

No obstante, una red tupida y eficiente no siempre se beneficia de la construcción de nuevas carreteras: la Paradoja de Braess o la Posición de Lewis-Mogridge explican cómo un nuevo tramo vial puede, paradójicamente, empeorar la situación del tráfico.

Historia

Se cree que los primeros caminos fueron creados a partir del paso de los animales, aunque esto está puesto en duda ya que los animales no suelen recorrer los mismos caminos. El Camino de Icknield es un ejemplo de este tipo de origen donde humanos y animales seguían el mismo camino. A estos caminos se los denomina caminos del deseo.

Una de las grandes impulsoras de la evolución vial fue la civilización romana, dejando hasta hoy (y aún en buenas condiciones) una vasta red de carreteras.

Historia de las carreteras

Autovía en Valladolid, España.
Cabinas de peaje en Japón.
  • Calles pavimentadas han sido encontradas en Ur que datan de 4000 años antes Cristo
  • En India se empezaron a usar ladrillos para pavimentar las calles 3000 años antes de Cristo
  • En el 500 a. C. Darío I ordenó ejecutar la primera red de caminos, que incluyó el Camino Real Persa, también usado durante el Imperio romano.
  • A partir del año 312 antes de Cristo el Imperio romano comenzó a construir una gran red de calzadas que unió Europa y el Norte de África mediante 29 grandes arterias en una red que cubría 78 000 kilómetros.
  • A partir del 700 después de Cristo, el Imperio islámico construyó una red de caminos propia. Las más sofisticadas aparecen en Bagdad, donde se usa alquitrán. El alquitrán se extrajo de los pozos petrolíferos de la región mediante una destilación destructiva.[3]
  • En el siglo XVII, la construcción y el mantenimiento de los caminos británicos dependía de las administraciones locales. Esta situación provocó un irregular estado de las mismas. Para remediar esto se crearon las primeras vías de peaje en el año 1706 para sufragar los costes de mantenimiento de la vía mediante el cobro de tarifas. Sin embargo, en 1844 unos disturbios provocaron la desaparición de este sistema.[4]
  • En España, en el siglo XVIII, concretamente en 1759 y durante el reinado de Fernando VI, se creó la figura del "peón caminero". Situado a pie de camino, era el encargado de cuidar del estado de la carretera en cada legua, unidad de distancia equivalente a unos cinco kilómetros y medio.
  • En los años 30 del siglo XX en Alemania se empezó a desarrollar un nuevo tipo de carretera de alta capacidad para vehículos conocida como autobahn. Fueron las primeras autopistas de la historia.