Califato Omeya

Califato Omeya
بنو أمية / Banū ’Umayya

(662-661) Bandera
(698) Exarchate of Africa.png
(711) Hispania maximo AD.PNG

663-750 (1031, si se cuenta la caída de los omeyas en Al-Ándalus)

Abbasids Dynasty 750 - 1258 (AD).PNG (750)
Reino de Asturias.jpg (718)
Idrisids vectori map-es.svg (744)

Bandera de

Ubicación de
Máxima extensión del Califato omeya.
CapitalDamasco
Córdoba (luego de la proclamación del Califato omeya de Córdoba)
Idioma principalÁrabe clásico
Otros idiomasBereber, copto, arameo, persa medio y otras lenguas iranias, mozárabe, iberorromance
ReligiónIslam sunní
Historia
 • Establecido663
 • Disolución750 (1031, si se cuenta la caída de los omeyas en Al-Ándalus)

Califato Omeya o Califato de los omeyas (en árabe, بنو أمية banū umayya o الأمويون al-umawiyyūn; en persa: امویان  omaviyân; en turco, emevi) fue un linaje árabe que ejerció el poder de califa, primero en Oriente, con capital en Damasco, y luego en al-Ándalus, con capital en Córdoba. El término omeya proviene de un antepasado de la familia, Umayya. Estrictamente hablando, la dinastía comienza con Mu‘awiya I, y termina con Marwán II, con la Revolución abasí en el 750.

Introducción

El Califato omeya (árabe: الخلافة الأموية, trans. al-ḫilāfa al-ʾumawiyya) fue el segundo de los cuatro principales califatos islámicos establecidos después de la muerte de Mahoma. El califato se centró en la dinastía omeya (árabe: الأمويون, al-ʾUmawiyyūn y بنو أمية, Banū ʾUmayya, "Hijos de Umayya"). La familia omeya, desde el miembro más antiguo, Ummayah al-Akbar ibn 'Abd Shams ibn 'Abd Manaf, nacido en 533, había llegado primero al poder bajo el tercer califa, Uthmán (Uthmán ibn Affán) (r. 644-656), pero el califato omeya fue fundado por Mu‘awiya (Mu‘awiya ibn Abi Sufyán), antiguo gobernador de Siria con Uthmán, con la finalización de la primera guerra civil o fitna musulmana en 661 (41 AH). Siria seguirá siendo la principal base del poder de los omeyas y Damasco su capital. Los omeyas continuaron las conquistas musulmanas, incorporando el Cáucaso, Transoxiana, Sind, el Magreb y la península ibérica (al-Ándalus) en el mundo musulmán. En su mayor extensión, el Califato omeya tenía unos 15 000 000 km², el imperio más grande que había visto el mundo hasta la fecha y el quinto más grande de los que han existido.

Al mismo tiempo, los tributos omeyas y las prácticas administrativas fueron ampliamente percibidas como absolutistas, opresivas e injustas. Junto con las rivalidades entre las tribus árabes, su gobierno se vio afectado por disturbios en las provincias fuera de Siria, especialmente durante la segunda guerra civil musulmana de 680-692 y la Rebelión bereber de 740-743. Durante la segunda guerra civil, el liderazgo del clan omeya pasó de la rama sufyánida de la familia a la rama marwánida. Como las constantes campañas militares agotaron los recursos y la mano de obra del estado, los omeyas, debilitados por la tercera guerra civil musulmana de 744-747, fueron finalmente derrocados por la Revolución abásida en 750 (132 AH). Uno de los pocos sobrevivientes tras la revolución, Abderramán I, huyó a través del norte de África hacia al-Ándalus, donde fundó el Emirato de Córdoba, que posteriormente derivó en el Califato de Córdoba, que duró hasta 1031 antes de caer por la Fitna de al-Ándalus.