C

Letra latina y española
Cc Cc
ce (singular), ces (plural)
Transcripción fonética/k/, /θ/, /s/
Unicode (hex)U+0043 (C)
U+0063 (c)
Alfabeto español
A aB bC cD dE eF f
G gH hI iJ jK kL l
M mN nÑ ñO oP pQ q
R rS sT tU uV vW w
X xY yZ z   

La c (en mayúscula C, nombre ce, plural ces) es la tercera letra del alfabeto español y del alfabeto latino básico y la segunda de sus consonantes.

Historia

Lenguas semíticas
Proto-Semítico
(Búmeran u honda)
Fenicio
Gaml
Árabe
ǧīm
Arameo
Gimel
Hebreo
Gimel
Griego
Gamma
Etrusco
C
Latín antiguo
C (G)
Latín
C
Proto-semiticG-01.svg Phoenician gimel.svg Jiim-individua.svg Gimel.svg Gimel Hebrew.svg Gamma uc lc.svg EtruscanC-01.svg Old Latin G.svg Letter c.svg

La C tiene el mismo origen que la letra G, que proviene de esta. Los semitas (entre ellos: fenicios, árabes y hebreos) la nombraron gimel y su forma deriva posiblemente del jeroglífico egipcio con forma de honda, que es tal vez el significado de la palabra gimel. Otra posibilidad es que el carácter con forma de triángulo sin base representaba la joroba de un camello, llamado gamal en idioma semita.

La Gamma (Γ) griega fue adoptada por el alfabeto etrusco, donde representaba el sonido /k/. En los alfabetos griegos arcaicos, Gamma tomó primero la forma 'Early Etruscan C.gif' en el etrusco temprano, y luego la forma 'Classical Etruscan C.gif' en el etrusco clásico. Mientras que en latín, finalmente tomó la forma 'c' en el latín clásico. En los textos latinos tempranos, las letras c k q fueron usadas para representar los sonidos /k/ y /g/. De estas, 'q' era usada para representar los sonidos /k/ y /ɡ/ antes de una vocal redondeada, 'k' antes de 'a' y 'c' en los demás casos.[1]

Durante el siglo III el liberto Espurio Carvilio (antes esclavo del cónsul Espurio Carvilio Ruga) decidió agregar un pequeño rasgo al carácter C para formar una nueva letra que representara únicamente al sonido /ɡ/. Así nació la G, dejando a la 'C' con el sonido /k/. El uso de la C y de su variante, la G, reemplazó el uso que se le daba a la Q y la K. Debido a ello, durante el periodo clásico y después de este, la G fue tratada como el equivalente de la Gamma griega, y la C, con unas pocas excepciones, como el equivalente de kappa. Esto se ve en palabras griegas como KAΔMOΣ, KYPOΣ, y ΦΩKIΣ, que en latín pasaron a escribirse: cadmvs, cyrvs y phocis respectivamente.