Argentina en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004

Juegos Olímpicos de Atenas 2004
LT-2003-50litų-XXVIII Olympic Games-b.png
País participanteBandera de Argentina Argentina
Posición en medallero35º (s/201)
Total de medallas6
Medallas de oroGold medal.svgGold medal.svg
Medallas de plata-
Medallas de bronceBronze medal.svgBronze medal.svgBronze medal.svgBronze medal.svg
Atletas con medallas49 (32,24%)
Point Position - Diploma - Olympic (diploma shape)(transp).png Diplomas olímpicos[1]7
Delegación (atletas)152
Varones106
Mujeres46
Deportes22
AbanderadoCarlos Espínola
Sports ReferenceSR[2]
Juego anteriorSídney 2000
Juego siguientePekín 2008

La participación de Argentina en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 fue la 18ª actuación olímpica oficial organizada por el Comité Olímpico Argentino. La delegación presentó 152 deportistas, de los cuales cuarenta y seis eran mujeres (el 30,26%). El abanderado fue el regatista Carlos Espínola.

El equipo obtuvo seis medallas (dos de oro y cuatro de bronce) y siete diplomas olímpicos (puestos premiados).[2]​ Tres de las medallas fueron obtenidas en deportes de equipo (fútbol, básquetbol y hockey sobre césped) y las otras tres en tenis, vela y natación.

La actuación de Argentina en Atenas 2004 significó la recuperación del nivel absoluto de obtención de medallas que el país tenía con anterioridad a 1956. Por primera vez desde 1952, Argentina volvió a obtener medallas de oro, luego de atravesar un período de cincuenta y dos años sin lograrlo.

En relación a la cantidad de países participantes, se trató de la mejor ubicación de la historia del olimpismo argentino hasta ese momento, aunque posteriormente sería superada por la actuación de 2008 en Pekín (34º sobre 204). Otro dato destacable es que obtuvieron medalla cuarenta y nueve atletas de la delegación (un 32,24%), el porcentaje más alto de la historia hasta ese momento, superando el logro de 1928 (un 32,10%). Ese porcentaje sería a su vez superado en Pekín 2008, donde el 36,96% de los integrantes de la delegación obtuvieron medalla.[2]

Finalmente, la circunstancia de que el 28 de agosto de 2004 la Argentina obtuviera las medallas de oro en fútbol, básquetbol y una medalla de bronce en vela, ha llevado a que varios especialistas consideren que se trató del día más importante del deporte argentino.[4]

Football pictogram.svg Medalla de oro en fútbol

Gold medal.svg El 28 de agosto la selección masculina de fútbol obtuvo la medalla de oro. Argentina no obtenía medallas de oro desde el 23 de julio de 1952, cuando los remeros Tranquilo Capozzo y Eduardo Guerrero ganaron la prueba de doble par de remos sin timonel en los Juegos Olímpicos de Helsinki.[5]

Ganar la medalla de oro en fútbol era una prioridad del equipo olímpico argentino, ya que se trataba del único logro mayor no alcanzado por el fútbol argentino hasta ese momento, habiendo perdido dos finales olímpicas, en Ámsterdam 1928 y Atlanta 1996.[6]

Las tradicionales reglas olímpicas que excluían de su ámbito al deporte profesional, comenzaron a cambiar en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984, donde por primera vez se permitió la participación de futbolistas profesionales. Esas reglas se modificaron primero en Barcelona 1992 estableciendo que solo podrían participar jugadores de hasta 23 años, y luego en Atlanta 1996, donde se admitió la inclusión de hasta tres jugadores mayores de 23 años.[8]

Argentina formó un equipo de jugadores jóvenes muy destacados como Carlos Tévez, Javier Mascherano, Javier Saviola, Luciano Figueroa, Andrés D'Alessandro y Luis Oscar González, a los que se sumaron tres mayores de mucha experiencia internacional: Roberto Ayala, Gabriel Heinze y Cristian "Kily" González. El seleccionador fue Marcelo Bielsa, también en ese momento director técnico de la selección mayor, poniendo en evidencia la importancia que Argentina le concedía a la disputa por la medalla de oro. El equipo completo estuvo integrado por Germán Lux, Wilfredo Caballero, Roberto Ayala, Fabricio Coloccini, Gabriel Heinze, Clemente Rodríguez, Leandro Fernández, Javier Mascherano, Cristian 'Kily' González, Andrés D'Alessandro, Luis Oscar González, Nicolás Medina, César Delgado, Carlos Tévez, Mauro Rosales, Javier Saviola, Mariano González y Luciano Figueroa.[9]

La competencia se realizó con la participación de 16 países divididos en cuatro grupos, en los que los dos primeros se clasificaban a una etapa de eliminación directa que conducía a que los dos equipos invictos en la misma jugaran la final.[10]

Serie clasificatoria

Argentina integró el Grupo C junto a Túnez, Serbia y Montenegro y Australia, ganando los tres partidos sin recibir goles en contra y clasificándose en primer lugar.

El 11 de agosto el equipo argentino debutó contra Serbia y Montenegro, venciendo con amplitud por 6-0, con goles de Carlos Tévez (2), de César Delgado -el mejor jugador del partido-, el Kily González, Gabriel Heinze y Mauro Rosales.[11]

El 14 de agosto Argentina jugó contra Túnez, ganando 2-0 y clasificando a la etapa eliminatoria. Durante la mayor parte del primer tiempo el juego fue equilibrado y ninguno de los dos equipos generó peligro, pero poco antes del entretiempo, los argentinos cambiaron su estrategia y, de la mano de la habilidad de Andrés D'Alessandro, comenzaron a jugar "por abajo" con toques cortos, estableciendo diferencias. De ese modo llegó el primer gol, convertido de cabeza por Tévez a los 39', luego de un centro del Kily González. En el segundo tiempo, Argentina cuidó el resultado, y a los 72', Saviola puso el 2-0 final, con un excelente gol.[12]

El 17 de agosto, con la clasificación asegurada, Argentina le ganó a Australia 1-0. La ventaja la puso D'Alessandro a poco de comenzado el partido (9') y daba la sensación que los argentinos podían definirlo en cualquier momento. Sin embargo, los australianos se recuperaron, dominaron el partido e incluso llegaron varias veces al arco contrario con peligro, hasta que se cansaron, a poco de iniciado el segundo tiempo. La Argentina entonces controló la pelota hasta el final, en un encuentro que se hizo aburrido.[12]

La siguiente es la tabla de clasificación del Grupo C:

Equipo  Pj G E P GF GC Pts
ARGBandera de Argentina Argentina 3 3 0 0 9 0 9
AUSBandera de Australia Australia 3 1 1 1 6 3 4
TUNBandera de Túnez Túnez 3 1 1 1 4 5 4
SCGBandera de Serbia y Montenegro Serbia y Montenegro 3 0 0 3 3 14 0

Cuartos de final y semifinal

El 21 de agosto Argentina se enfrentó a Costa Rica en cuartos de final. Los costarricenses resistieron hasta que llegó el primer gol argentino a los 24', cuando el César Delgado tomó un rebote del arquero luego de un remate del Kily González. De allí en adelante los argentinos dominaron el partido y lo definieron con tres goles de Tévez a los 43, 82 y 83 minutos (4-0).[13]

El 24 de agosto se disputaron las semifinales, enfrentándose Italia y Argentina por la primera de ellas. Fue un partido complicado en el que los argentinos abrieron el marcador a los 16', cuando Tévez aprovechó un error de la defensa italiana para definir con una tijera (1-0). En el segundo tiempo, luego de varias oportunidades y con una destacada actuación de Javier Mascherano recuperando la pelota en el medio campo, llegó el segundo gol a los 69', mediante un tiro de larga distancia al ángulo de Luis Oscar González, definiendo un rápido contraataque liderado por Tévez (2-0). De allí en adelante Argentina manejó el balón e incluso aumentó la diferencia a los 85', mediante un gol de Mariano González luego de un preciso pase de Tévez (3-0).[14]

Final

La final la jugaron Argentina y Paraguay, dos equipos sudamericanos, el 28 de agosto en el Estadio Olímpico de Atenas. Paraguay ya había dado la sorpresa al desplazar al siempre favorito Brasil en el torneo preolímpico de clasificación a los Juegos de Atenas, y había llegado a la final perdiendo un solo partido frente a Ghana en la etapa clasificatoria.[10]

Argentina comenzó dominando y a los 16', Mauro Rosales desbordó por derecha y tiró un centro atrás que Tévez convirtió en el gol que finalmente le daría la victoria y también su consagración como goleador del torneo (1-0). Los argentinos siguieron en control del partido y antes de terminar el primer tiempo tuvieron otras dos oportunidades, a través del "Chelito" Delgado y "Lucho" González.[15]

Al comenzar el segundo tiempo, Argentina siguió prevaleciendo. A los 15' "Lucho" González se perdió un "gol hecho" y a los 21' fue expulsado en Paraguay el jugador Carlos Gamarra por un codazo. En ese momento los paraguayos reaccionaron, aprovechando el cansancio de su rival, y a los 26' Diego Figueredo estuvo a punto de empatar el partido, luego de una excelente jugada de equipo, en la que pateó desde el punto del penal, salvando el arquero Germán Lux, en la que fue considerada "su aparición más brillante del campeonato".[15]

Paraguay entonces empezó a llevar peligro al área argentina mediante centros reiterados. Cuando aún faltaban varios minutos para que se cumpliera el tiempo reglamentario, Figueredo cometió una "mano" intencional, que le valió la segunda tarjeta amarilla y su expulsión de la cancha. Con nueve hombres y el cansancio acumulado, Paraguay ya fue incapaz de volver a llegar al arco argentino. De ese modo Argentina volvió a tomar el control del encuentro hasta el final.[15]

Argentina terminó el torneo ganando todos los partidos, con 17 goles a favor y ninguno en contra, mientras que Carlos Tévez, con 8 goles en seis partidos (promedio 1,33), fue el goleador.[15]

El tradicional periódico deportivo italiano La Gazzetta dello Sport definió la actuación argentina diciendo que era "el triunfo del fútbol espectáculo",[16]​ mientras que la agencia española EFE la calificó del siguiente modo:

Argentina paseó su estatura de campeón completando un invicto de seis partidos. Dominio de la situación en todos los partidos, ideas claras, libertad para la creación, independencia individual, espíritu colectivo y una irrenunciable actitud ofensiva han sido algunas de las virtudes del equipo argentino para esta conquista inapelable.[16]

La medalla de oro obtenida fue de gran importancia para el deporte argentino, porque significó la primera medalla de oro en 52 años y el único título mayor que el fútbol argentino no tenía.