Archaea
English: Archaea

  • symbol question.svg
     
    arqueas
    rango temporal: 3500–0ma
    had.
    arcaico
    proterozoico
    fan.
    arcaico - holoceno[1]
    halobacteria.jpg
    haloarqueas, cada célula mide aproximadamente 5 μm de longitud.
    taxonomía
    dominio: archaea
    woese, kandler y wheelis, 1990[5]
    • euryarchaeota
    • proteoarchaeota
      • tack
        • thaumarchaeota
        • aigarchaeota
        • crenarchaeota
        • korarchaeota
        • bathyarchaeota
        • geoarchaeota *[3]
      • asgard (p)
        • lokiarchaeota
        • odinarchaeota
        • thorarchaeota
        • heimdallarchaeota
    • dpann
      • diapherotrites
      • parvarchaeota
      • micrarchaeota
      • woesearchaeota
      • pacearchaeota
      • aenigmarchaeota
      • nanoarchaeota
      • nanohaloarchaeota
    • otros
      • hydrothermarchaeota[4]
    sinonimia
    • archaebacteria, woese & fox 1977
    • mendosicutes, gibbons & murray 1978

    las arqueas (archaea; et: del griego αρχαία [arkhaía], «las antiguas»), a veces llamadas árqueas, son un gran grupo de microorganismos procariotas unicelulares que, al igual que las bacterias, no presentan núcleo ni orgánulos membranosos internos, pero son fundamentalmente diferentes a estas, de tal manera que conforman su propio dominio o reino.

    en el pasado se agruparon en el antiguo reino monera, y cuando fueron identificadas como grupo en 1977, recibieron el nombre de arqueobacterias (reino archaebacteria), pero esta clasificación ya no se utiliza.[6]​ en realidad, las arqueas tienen una historia evolutiva independiente y muestran muchas diferencias bioquímicas y genéticas con las otras formas de vida, por lo que se clasificaron en un dominio separado dentro del sistema de tres dominios: archaea, bacteria y eukarya.

    las arqueas son un dominio (y también un reino[7]​) que se divide en múltiples filos. los grupos crenarchaeota y euryarchaeota son los más estudiados. la clasificación de las arqueas todavía es difícil, porque la gran mayoría nunca se han estudiado en el laboratorio y solo se han detectado mediante análisis de sus ácidos nucleicos en muestras tomadas de diversos ambientes.

    las arqueas y bacterias son bastante similares en tamaño y forma, aunque algunas arqueas tienen formas muy inusuales, como las células aplanadas y cuadradas de haloquadratum walsbyi.[12]

    inicialmente, las arqueas eran consideradas todas metanógenas o extremófilas que vivían en ambientes hostiles tales como aguas termales y lagos salados, pero actualmente se sabe que están presentes en los más diversos hábitats, tales como el suelo, océanos, pantanos y en el colon humano. las arqueas son especialmente numerosas en los océanos, y las que forman parte del plancton podrían ser uno de los grupos de organismos más abundantes del planeta. actualmente se consideran una parte importante de la vida en la tierra y podrían desempeñar un papel importante tanto en el ciclo del carbono como en el ciclo del nitrógeno. no se conocen ejemplos claros de arqueas patógenas o parásitas, pero suelen ser mutualistas o comensales. son ejemplos las arqueas metanógenas que viven en el intestino de los humanos y los rumiantes, donde están presentes en grandes cantidades y contribuyen a digerir el alimento. las arqueas tienen su importancia en la tecnología, hay metanógenos que son utilizados para producir biogás y como parte del proceso de depuración de aguas, y las enzimas de arqueas extremófilas son capaces de resistir temperaturas elevadas y disolventes orgánicos, siendo por ello utilizadas en biotecnología.

  • historia
  • clasificación
  • origen y evolución
  • morfología
  • estructura y composición
  • metabolismo
  • genética
  • ecología
  • reproducción
  • ecología
  • uso de las arqueas en tecnología e industria
  • referencias
  • bibliografía
  • enlaces externos

Symbol question.svg
 
Arqueas
Rango temporal: 3500–0Ma Arcaico - Holoceno[1]
Halobacteria.jpg
Haloarqueas, cada célula mide aproximadamente 5 μm de longitud.
Taxonomía
Dominio: Archaea
Woese, Kandler y Wheelis, 1990[5]
Sinonimia
  • Archaebacteria, Woese & Fox 1977
  • Mendosicutes, Gibbons & Murray 1978

Las arqueas (Archaea; et: del griego αρχαία [arkhaía], «las antiguas»), a veces llamadas árqueas, son un gran grupo de microorganismos procariotas unicelulares que, al igual que las bacterias, no presentan núcleo ni orgánulos membranosos internos, pero son fundamentalmente diferentes a estas, de tal manera que conforman su propio dominio o reino.

En el pasado se agruparon en el antiguo reino Monera, y cuando fueron identificadas como grupo en 1977, recibieron el nombre de arqueobacterias (reino Archaebacteria), pero esta clasificación ya no se utiliza.[6]​ En realidad, las arqueas tienen una historia evolutiva independiente y muestran muchas diferencias bioquímicas y genéticas con las otras formas de vida, por lo que se clasificaron en un dominio separado dentro del sistema de tres dominios: Archaea, Bacteria y Eukarya.

Las arqueas son un dominio (y también un reino[7]​) que se divide en múltiples filos. Los grupos Crenarchaeota y Euryarchaeota son los más estudiados. La clasificación de las arqueas todavía es difícil, porque la gran mayoría nunca se han estudiado en el laboratorio y solo se han detectado mediante análisis de sus ácidos nucleicos en muestras tomadas de diversos ambientes.

Las arqueas y bacterias son bastante similares en tamaño y forma, aunque algunas arqueas tienen formas muy inusuales, como las células aplanadas y cuadradas de Haloquadratum walsbyi.[12]

Inicialmente, las arqueas eran consideradas todas metanógenas o extremófilas que vivían en ambientes hostiles tales como aguas termales y lagos salados, pero actualmente se sabe que están presentes en los más diversos hábitats, tales como el suelo, océanos, pantanos y en el colon humano. Las arqueas son especialmente numerosas en los océanos, y las que forman parte del plancton podrían ser uno de los grupos de organismos más abundantes del planeta. Actualmente se consideran una parte importante de la vida en la Tierra y podrían desempeñar un papel importante tanto en el ciclo del carbono como en el ciclo del nitrógeno. No se conocen ejemplos claros de arqueas patógenas o parásitas, pero suelen ser mutualistas o comensales. Son ejemplos las arqueas metanógenas que viven en el intestino de los humanos y los rumiantes, donde están presentes en grandes cantidades y contribuyen a digerir el alimento. Las arqueas tienen su importancia en la tecnología, hay metanógenos que son utilizados para producir biogás y como parte del proceso de depuración de aguas, y las enzimas de arqueas extremófilas son capaces de resistir temperaturas elevadas y disolventes orgánicos, siendo por ello utilizadas en biotecnología.