Antonio Goicoechea

Antonio Goicoechea
Antonio Goicoechea.png

Ministro de Gobernación
15 de abril de 1919-20 de julio de 1919
PredecesorAmalio Gimeno y Cabañas
SucesorManuel de Burgos y Mazo

Diputado en Cortes
por Becerreá, Madrid y Monforte
1909-1910; 1911-1914; 1918; 1919-1920

Senador en Cortes
por la provincia de Murcia
1921-1922

Miembro de la Asamblea Nacional Consultiva
1927-1930

Diputado en Cortes
por Cuenca
1933-1936

Procurador en Cortes
1943-1952

58.º gobernador del Banco de España
ago. 1938 - ago. 1950

Información personal
Nacimiento21 de enero de 1876
Barcelona
Fallecimiento11 de febrero de 1953
Madrid
NacionalidadEspañola Ver y modificar los datos en Wikidata
ReligiónCatólico
Partido políticoPartido Conservador
Unión Patriótica
Acción Nacional
Renovación Española
FET y de las JONS
Información profesional
OcupaciónAbogado
MovimientoMaurismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de
Distinciones
FirmaFirma de Antonio Goicoechea.svg

Antonio Goicoechea Cosculluela (Barcelona, 21 de enero de 1876-Madrid, 11 de febrero de 1953) fue un abogado y político español, diputado, senador y ministro durante el reinado de Alfonso XIII, vinculado a la facción maurista, y jefe del partido de la derecha monárquica alfonsina Renovación Española en los años de la Segunda República.[1]

Biografía

Carrera política

Antonio Maura y Antonio Goicoechea en un acto maurista (Goñi, abril de 1917).

Nació el 21 de enero de 1876 en Barcelona.[5]

En 1918 resultó elegido por Madrid.[7]​ Concejal del Ayuntamiento de Madrid y Subsecretario de Gracia y Justicia,[12]​ en un gabinete de Antonio Maura, pero dimitió al poco tiempo por la oposición tanto de los liberales como de los partidarios de Eduardo Dato.

Fue senador por la provincia de Murcia entre 1921 y 1922.[13]​ Tras la instauración de la dictadura de Miguel Primo de Rivera, Goicoechea pasó a colaborar con el nuevo régimen y en 1927 se afilió a la Unión Patriótica; se convertiría en miembro de la Asamblea Nacional Consultiva.[15]

Segunda República

Antonio Goicoechea

Cuando se proclamó la Segunda República se unió a Acción Nacional —partido que hubo de cambiar su nombre por el de Acción Popular— de la que se separó en enero de 1933 para crear Renovación Española, del que fue presidente y por el cual fue elegido diputado a Cortes en las elecciones generales de 1933. Goicoechea fue uno de los principales partidarios del retorno de la monarquía alfonsina. También era íntimo amigo de José Antonio Primo de Rivera, hijo del dictador, y de hecho Goicoechea buscó la máxima cooperación con Falange Española.[n. 1]​ Tras el asesinato de Calvo Sotelo el 13 de julio de 1936, Goicoechea volvió a convertirse en el principal líder de Renovación Española.

Guerra Civil y franquismo

Participó activamente en la preparación de la sublevación militar que dio origen a la Guerra Civil. Perfectamente enterado de los planes golpistas, al atardecer del 17 de julio Goicoechea salió de Madrid, trasladándose a Burgos. El 25 de julio de 1936 se trasladó a Roma junto al intelectual monárquico Pedro Sainz Rodríguez a entrevistarse con Galeazzo Ciano, ministro de Asuntos Exteriores de Benito Mussolini, con el objetivo de conseguir el apoyo italiano para los sublevados.[22]​ Cuando Franco aprobó el Decreto de Unificación en abril de 1937, que supuso la unificación de todas las fuerzas políticas del Bando sublevado en la Falange Española Tradicionalista y de las JONS, Goicoechea disolvió formalmente Renovación Española. Esto supuso el final de su actividad política.

Fue uno de los integrantes de la lista de juristas que, designados por el ministro de la Gobernación franquista Ramón Serrano Suñer, elaboraron el “dictamen sobre la ilegitimidad de los poderes actuantes el 18 de julio de 1936”, documento publicado el 21 de diciembre de 1938, que pretendía justificar la sublevación militar que dio lugar a la guerra civil española.[25]

Entre abril de 1938 y agosto de 1950 desempeñó el cargo de gobernador del Banco de España.[27]​ Durante la Dictadura franquista también ejerció como procurador en las Cortes franquistas, en representación de Asociaciones, Colegios y Cámaras. En 1943, junto con otros procuradores, firmó un escrito dirigido a Francisco Franco en el que solicitaba la restauración de la monarquía, "continuadora de nuestra tradición histórica".

Falleció el 11 de febrero de 1953 en su domicilio de Madrid.[29]