Andalucía

Andalucía
Comunidad autónoma

Flag of Andalucía.svg
Escudo de Andalucía (oficial2).svg

Lema: «Andalucía por sí, para España y la Humanidad»
Himno: Himno de Andalucía
Andalucia in Spain (plus Canarias) (special marker).svg
Ubicación de Andalucía
Coordenadas37°28′N 4°10′O / 37°28′N 4°10′O / -4.16
Capital (y ciudad
más poblada)
Sevilla
Idioma oficialEspañol
EntidadComunidad autónoma
 • PaísBandera de España España
Parlamento
Presidenta
Parlamento de Andalucía
Susana Díaz (en funciones)
Subdivisiones8 provincias
SuperficiePuesto 2
 • Total87 268 km²(17,2%)
Altitud 
 • Media3478 m s. n. m.
Población (2018)Puesto 1
 • Total8 409 738 hab.
 • Densidad96,38 hab/km²
Gentilicioandaluz(a)[1]
PIB (nominal) 
 • Total155 213 millones de  (2017)[2]
 • PIB per cápita18 470  (2017)[2]
IDH (2013)Crecimiento 0,860 (16.º)
Huso horarioUTC+01:00
Código postalAN
ISO 3166-2ES-AN
ConsideraciónNacionalidad histórica[3]
Fiesta28 de febrero (Día de Andalucía)
Estatuto de autonomía30 de diciembre de 1981¹,
2002,
19 de marzo de 2007¹
Sitio web oficial
1Los Estatutos de Autonomía de Andalucía de 1981 y de 2007 están disponibles en Wikisource.
217,84 % del total de España.

Andalucía es una comunidad autónoma española reconocida como nacionalidad histórica por su Estatuto de Autonomía,[3]​ compuesta por las provincias de Almería, Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla. Su capital es Sevilla, ciudad reconocida por el Estatuto de Autonomía como sede de la Junta de Andalucía. La sede del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía se encuentra en la ciudad de Granada.

Es la comunidad autónoma más poblada de España (8.379.820 habitantes en 2017)[4]​ y la segunda más extensa (87 268 km²) —tras Castilla y León—, lo que explica su peso en el conjunto de España. Se encuentra situada al sur de la península Ibérica; limitando al oeste con Portugal, al norte con las comunidades autónomas de Extremadura y Castilla-La Mancha, al este con la Región de Murcia y al sur con el océano Atlántico, el mar Mediterráneo y Gibraltar. A través del estrecho de Gibraltar, separado por 14 km en su parte más estrecha, se encuentran Marruecos y Ceuta en el continente africano.En 1981 se constituyó en comunidad autónoma, al amparo de lo dispuesto en el artículo segundo de la Constitución Española de 1978, que reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones españolas. El proceso de autonomía política se cursó a través del procedimiento restrictivo expresado en el artículo 151 de la Constitución, lo que hace de Andalucía la única comunidad española que accedió a la autonomía a través de dicho procedimiento. En el preámbulo del Estatuto de Autonomía de Andalucía de 2007 se dice textualmente que:

El Manifiesto andalucista de Córdoba describió a Andalucía como realidad nacional en 1919, cuyo espíritu los andaluces encauzaron plenamente a través del proceso de autogobierno recogido en nuestra Carta Magna. En 1978 los andaluces dieron un amplio respaldo al consenso constitucional. Hoy, la Constitución, en su artículo 2, reconoce a Andalucía como una nacionalidad en el marco de la unidad indisoluble de la nación española.[5]

En el articulado del estatuto autonómico se le otorga a Andalucía la condición de nacionalidad histórica. En el anterior estatuto, el Estatuto de Autonomía de 1981 o Estatuto de Carmona, era definida como "nacionalidad".

El marco geográfico es uno de los elementos que da singularidad y personalidad propia a Andalucía. Desde el punto de vista geográfico, podemos distinguir tres grandes áreas ambientales, conformadas por la interacción de los distintos factores físicos que inciden sobre el medio natural: Sierra Morena —que separa Andalucía de la Meseta—, los Sistemas Béticos y la Depresión Bética que individualizan la Alta Andalucía de la Baja Andalucía.

La historia de Andalucía es el resultado de un complejo proceso en el que se fusionan a lo largo del tiempo diferentes pueblos y culturas, así como diferentes realidades socioeconómicas y políticas. A pesar de la contemporaneidad de la formación del Estado Autonómico Andaluz, no se puede olvidar la impronta que han dejado por el actual territorio andaluz pueblos como el íbero, el fenicio, el cartaginés, el romano, el bizantino, el andalusí o el castellano.

La realidad económica andaluza actual está marcada por la desventaja de Andalucía con respecto a los marcos globales español y europeo, básicamente por la tardía llegada de la revolución industrial, dificultada por la situación periférica que adoptó Andalucía en los circuitos económicos internacionales. Como consecuencia, queda el menor espacio relativo de la industria en la economía y el gran peso que aún posee la agricultura e hipertrofia del sector servicios.

La cultura andaluza es fruto del paso de diferentes pueblos y civilizaciones que, con el tiempo, han ido conformando su identidad cultural. Estos pueblos, algunos muy diferentes entre sí, han ido dejando una impronta lentamente asentada entre los habitantes.

Toponimia

Mapa de la península ibérica datado en 1770, donde los reinos de Sevilla, Córdoba y Jaén son denominados "Andalucía", mientras que el Reino de Granada aparece por separado.

El topónimo "Andalucía" se introdujo en la lengua castellana durante el siglo XIII bajo la forma "el Andalucía". Se trata de la castellanización de al-Andalusiya,[10]

En cuanto a su uso, el término “Andalucía” no siempre se ha referido exactamente al territorio hoy conocido como tal. Durante las últimas fases de la Reconquista cristiana, se otorgó este nombre exclusivamente al sur peninsular bajo dominio musulmán, quedando posteriormente como denominación del último territorio en ser reconquistado.[7]​ En la Primera Crónica General de Alfonso X el Sabio, escrita en la segunda mitad del siglo XIII, el término Andalucía se emplea en tres significados diferentes:

  1. Como simple traducción de al-Ándalus. El nombre de al-Ándalus aparece ya en tradiciones y en poesía árabe de la primera época del Islam anterior a la conquista. Aparece en estas fuentes orientales y en las primeras que narran la conquista de Hispania como el nombre de una isla, Chazirat al-Andalus, o de un mar, Bahr al-Andalus.
  2. Para designar los territorios conquistados por los cristianos en el valle del Guadalquivir y en los reinos de Granada y Murcia. De hecho Alfonso X se tituló Rey de Castilla, León y de toda Andalucía en un documento de 1253.
  3. Para nombrar las tierras conquistadas por los cristianos en el valle del Guadalquivir (Reinos de Jaén, Córdoba y Sevilla). Este tercer significado sería el más común durante la Baja Edad Media y la Edad Moderna. Desde el punto de vista administrativo, el reino de Granada mantuvo su nombre y singularidad dentro del contexto andaluz[14]