Ainu
English: Ainu people

Ainu
AinuGroup.JPG
Grupo de ainus, foto de 1904.
UbicaciónBandera de Japón Japón
Bandera de Rusia Rusia
Descendencia50.000 con padre o madre ainu
Idiomael 5% habla el idioma ainu y el 10% lo entiende bien; la mayoría habla japonés, los del norte hablan ruso.
ReligiónAnimismo, algunos son miembros de la Iglesia ortodoxa rusa
Etnias relacionadasNivejí o nivkh, coriacos e itelmen. La genética los relaciona con los asiáticos del noreste y los pobladores prehistóricos de Okinawa.
Asentamientos importantes
Hokkaidō y el norte de Honshu en Japón
islas Kuriles y sur de la isla de Sajalín en Rusia
Ubicación espacial.

Los ainu (palabra que significa "humano" en idioma ainu) o ainos son un grupo étnico indígena de Hokkaidō y el norte de Honshu, en la parte septentrional de Japón, así como de las islas Kuriles y la mitad meridional de la isla de Sajalín en Rusia. Son también conocidos como Ezo o Yezo (蝦夷?) en japonés antiguo, y como Utari (palabra que significa "camarada" en ainu) que es como hoy en día prefieren ser llamados[1]​. En la actualidad, hay unos 15.000 japoneses con alguno de sus padres o ambos pertenecientes a este grupo.

Ainus con su ropa tradicional.
Edificios tradicionales de los ainu.

Historia

Ceremonia Iomante de los Ainu con un oso.
Alexei Nakamura, líder ainu en Rusia.

Los ainu tienen orígenes muy antiguos y se les han atribuido ancestros de tipo caucasoide; sin embargo, hoy se los relaciona con la expansión de los primeros pobladores de Asia y con los pueblos actuales de Siberia, en especial con los nivjis de Sajalín y los coriacos o koryak de Kamchatka, que hablan lenguas paleosiberianas, aunque los ainus tienen características genéticas propias que demuestran su antigua diferenciación de las demás poblaciones contemporáneas de la región.[3]​ Se diferencian del grupo étnico mayoritario en Japón, los Yamato, en que poseen mucho más vello corporal y su pelo, si bien es casi siempre negro, a veces es castaño.

Las figuras geométricas que decoran la ropa, similares a las que aún hoy usan los ainus, se han encontrado en restos muy antiguos. Desde entonces los ainus ya habitaban Hokkaidô, en el 5000 antes de Cristo, según hallazgos arqueológicos, pero también vivían en la mayor parte de Honshu y quizás algunas zonas de China, incluso documentos chinos ya hablan de su existencia con el nombre de Tung I (bárbaros orientales). La cultura Ojotsk que floreció del siglo V al siglo VII en Hokkaido, las islas Kuriles, la isla de Sajalín y la cuenca del Amur, parece estar relacionada con los ainus y sus rituales espirituales con osos sacrificados.[4]

A partir del siglo XVII, los japoneses ya llegaron a tener presencia en los territorios ainus. En un principio fueron intercambios comerciales hasta el inicio de la era Meiji, cuando el gobierno liquidó el poder del clan Matsumae, que se dedicaban al comercio e inició una campaña de aculturación de la población ainu, que no estuvo exenta de problemas en cuanto a calidad de vida, por lo que parte de la población nativa se desplazó a la península de Kamchatka. Las clases guerreras del Japón (bushi), tuvieron su nacimiento en el Norte del país, donde los daimyos luchaban por evitar el ataque y la invasión de sus tierras por los ainus.

Almacén con una jaula de osos.
Abrigo tradicional de ortigas.
Abrigo tradicional elaborado con pieles de pájaros con plumas.

Se tienen noticias de algunas visitas por parte de los europeos, primero por la Compañía de Jesús y luego por el viajero holandés Maarten Gerritsz Vries, quien los describió en 1643. Posteriormente, los rusos anexionaron algunas regiones del territorio ainu en su imperio hasta 1875, cuando la mitad sur de Sajalín fue cedida a Japón.

Las relaciones con los japoneses fueron en cierto grado tirantes desde que los integraron al país en el siglo XIX. Durante el siglo XX, su cultura empezó a decaer no sólo por la influencia de los japoneses sino de la cultura estadounidense, que desde 1945 impulsó una mayor vinculación socio-económica. En 1973, los ainus se reunieron por vez primera en una asamblea para reivindicar los derechos de este pueblo en la nación japonesa. Actualmente cuentan con una participación en el parlamento japonés.

El viernes 6 de junio de 2008 el parlamento japonés aprobó por unanimidad una resolución en la que se reconoció a los ainus como "un pueblo indígena con su propia lengua, religión y cultura"[5]​ Este reconocimiento, si bien tiene un valor más simbólico que práctico, permitirá al Gobierno japonés destinar ayudas en materia de educación y empleo a los miembros de esta etnia.