Administración de Ferdinand Marcos

Republic of the Philippines
República ng Pilipinas

República de Filipinas

Flag of the Philippines (navy blue).svg

1972-1986

Flag of the Philippines.svg

Escudo
BanderaEscudo
Lema nacional: Maka-Diyos, Maka-Tao, Makakalikasan at Makabansa

(en filipino: «Por el amor de Dios, el Hombre, la Naturaleza y el País»)

Himno nacional: Bagong Pagsilang
(en filipino: «Nuevo Nacimiento»)
Ubicación de Filipinas
CapitalManila
Idioma oficialFilipino, Inglés, Español
GobiernoRepública autoritaria bajo ley marcial
Presidente
 • 1972-1986Ferdinand Marcos
Primer ministro
 • 1978-1981Ferdinand Marcos
 • 1981-1986Cesar Virata
LegislaturaBatasang Pambansa[a]
Período históricoGuerra Fría
 • Marcos asume la presidencia30 de diciembre de 1965
 • Declaración de la Ley Marcial23 de septiembre  de 1972
 • Nueva constitución17 de enero  de 1973
 • Fin de la Ley Marcial17 de enero de 1981
 • Asesinato de Ninoy Aquino21 de agosto  de 1983
 • Elecciones de 19867 de febrero de 1986
 • Revolución EDSA25 de febrero de 1986
 • Nueva constitución2 de febrero de 1987
Superficie
 • 1972343,448 km²
Población
 • 1972 est.37,925,399 
     Densidad0,1 hab./km²
 • 1986 est.55,803,914 
MonedaPeso filipino


La Cuarta República Filipina, conocida también como Administración de Ferdinand Marcos se refiere al período de la historia de Filipinas comprendido específicamente entre el Autogolpe de Estado perpetuado por el Presidente Ferdinand Marcos el 23 de septiembre de 1972, al declarar la Ley marcial,[3]​ y la revolución popular del 25 de febrero de 1986, conocida como Revolución EDSA, que derrocó a Marcos y llevó a Corazón Aquino a la presidencia. La dictadura de Marcos es también llamada La Nueva Sociedad (en inglés: The New Society; en filipino: Bagong Lipunan) por los adeptos al régimen.

Este período también suele considerarse que comenzó, sin embargo, con la llegada de Marcos a la Presidencia de la República tras ser elegido democráticamente el 30 de diciembre de 1965, siendo posteriormente reelegido del mismo modo en 1969, aunque esto ignora el hecho de que la constitución filipina de 1935 permaneció en vigor y que las garantías constitucionales permanecían intactas, por lo que se consideran las dos presidencias constitucionales de Marcos como parte del período de la Tercera República Filipina. Después del derrocamiento de Marcos, en 1986, la constitución impuesta durante su régimen también permaneció en vigor por un año hasta la promulgación de una nueva en febrero de 1987. Políticamente, el gobierno de Marcos consistió en una dictadura autocrática, personalista, militarista y nepotista, durante la cual se cometieron numerosas violaciones a los derechos humanos, existiendo para la década de 2010 más de 75.000 denuncias por abusos y daños cometidos por el régimen.[5]

Otra característica de la dictadura de Marcos fue la gigantesca corrupción gubernamental, llegando a acusarse al presidente y a su mujer, la Primera Dama Imelda Marcos, junto con sus allegados, de haber substraído una cifra cercana a los 35.000 millones de dólares de los recursos públicos del país,[7]​ La participación política de Imelda Marcos y su influencia creciente en el gobierno de su marido, hace que a menudo se denomine al gobierno de Marcos como "dictadura conyugal".

La decadencia de la dictadura comenzó el 21 de agosto de 1983 con el asesinato de Ninoy Aquino, líder opositor político sumamente popular, cuya muerte en el Aeropuerto Internacional de Manila (actualmente nombrado Aeropuerto Internacional Ninoy Aquino en su memoria) cuando regresaba a Filipinas después de estar exiliado en los Estados Unidos, desató protestas contra el gobierno. Ante la situación, Marcos convocó a elecciones presidenciales adelantadas, en un intento de devolver legitimidad a su gobierno. Corazón Aquino, la viuda de Ninoy, fue su principal contrincante. Marcos ganó oficialmente con un 53% de los votos. Los resultados, considerados ampliamente como fraudulentos, después de que una comisión independiente constatara la posible victoria de Aquino, desataron una revuelta popular conocida como Revolución EDSA (debido a las manifestaciones en la Avenida Epifanio de los Santos o Avenida EDSA) que forzaron la dimisión de Marcos y la huida de este y su familia del país el 25 de febrero de 1986. Ese mismo día, Corazón Aquino fue juramentada como Presidenta de Filipinas, y se inició la transición hacia la democracia o Quinta República Filipina.

Antecedentes: Presidencia Constitucional de Marcos

Primer mandato: 1965-1969

Marcos siendo juramentado para su primer mandato presidencial, 30 de diciembre de 1965.

En las elecciones presidenciales de Filipinas de 1965, Ferdinand Marcos, candidato del Partido Nacionalista, que ya había ocupado diversos cargos como diputado y senador, realizó una campaña populista presentándose a sí mismo como un héroe de la Segunda Guerra Mundial. Ya en 1962, Marcos había presumido de ser el héroe de guerra más condecorado de la historia de Filipinas, al obtener casi todas las medallas y condecoraciones que el gobierno filipino y el estadounidense podrían otorgar a un soldado.[12]

Al asumir la presidencia, para sorpresa de muchos, Marcos anunció que su país participaría, de manera limitada, en la guerra de Vietnam. Esto fue una sorpresa debido a que precisamente Marcos se había opuesto al envío de tropas a Vietnam del Sur cuando el presidente anterior, Macapagal, presentó tal propuesta, alegando motivos legales y morales. A pesar de la oposición contra el nuevo plan, el gobierno de Marcos obtuvo la aprobación del Congreso y tropas filipinas se enviaron a Vietnam desde mediados de 1966 como el Grupo de Acción Cívica Filipinas (PHILCAG). PHILCAG alcanzó una fuerza de unos 1.600 soldados en 1968 y entre 1966 y 1970. Más de 10.000 soldados filipinos sirvieron en Vietnam del Sur.[13]

En 1969, realizando una campaña similar, que sentaría un precedente para el posterior culto a la personalidad en torno a su persona, Marcos se presentó para la reelección, obteniendo un abrumador triunfo con el 61% de los votos. Fue el segundo presidente de Filipinas en obtener un segundo triunfo electoral para un mandato completo, y el último que lo haría, puesto que después de su dictadura se retiraría la reelección presidencial y el mandato constitucional se limitaría a un solo período de seis años.[17]

Segundo mandato: 1969-1972

Marcos es juramentado para su segundo mandato, 30 de diciembre de 1969.

Alrededor de 1970, el activismo estudiantil estaba en su apogeo y muchos activistas jóvenes se unieron a las filas de los comunistas. Kabataang Makabayan (Juventud Patriótica, o 'KM') fue una organización política fundada por Jose Maria Sison que pretendía ser una extensión a nivel nacional de la Asociación Cultural de Estudiantes de la Universidad de Filipinas,[23]

Durante la segunda presidencia de Marcos, los rumores de golpe de Estado también se gestaron. Un informe de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos dijo que poco después de la elección presidencial de Filipinas de 1969, un grupo compuesto en su mayoría por coroneles retirados y generales organizó una junta revolucionaria con el objetivo de desacreditar al presidente Marcos y luego matarlo. El grupo estaba encabezado por Eleuterio Adevoso, un funcionario del opositor Partido Liberal. Como se describe en un documento dado al comité por un funcionario del Gobierno de Filipinas, figuras clave en la trama eran el vicepresidente Fernando Lopez y Sergio Osmena Jr., a quien Marcos derrotó en las elecciones de 1969.[26]

En su diario, en enero de 1970, Marcos escribió: "Tengo varias opciones. Una de ellas es abortar el plan subversivo mediante la detención súbita de todos los conspiradores. Pero eso no sería aceptado... por el pueblo. Tampoco podríamos detener a los huks [comunistas] sin apoyo ni cuadros legales. El MIM [Movimiento Internacional Maoísta] y otras organizaciones subversivas permanecen escondidas. Podría esperar a que todo se desarrolle todo y, naturalmente, después de que ocurra un terrorismo masivo, se sucedan matanzas sin sentido, se ejecute un intento de golpe de estado y alguien trate de matarme, podremos detener a todos los subversivos. O podría decretar la Ley marcial, suspender las garantías constitucionales y entonces disponer de todos los cuadros legales para detener la subversión. Me siento inclinado hacia esto último".[22]