Abd el-Krim
English: Abd el-Krim

Abd el-Krim
Abd el-Krim.jpg
Información personal
Nombre en árabeعبد الكريم الخطابي Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento12 de enero de 1882 Ver y modificar los datos en Wikidata
Axdir (Marruecos) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento6 de febrero de 1963 Ver y modificar los datos en Wikidata (81 años)
El Cairo (Egipto) Ver y modificar los datos en Wikidata
NacionalidadRepública del Rif Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educado en
Información profesional
OcupaciónCadí, político, periodista, militante de la resistencia y escritor Ver y modificar los datos en Wikidata
ConflictosGuerra del Rif y Desastre de Annual Ver y modificar los datos en Wikidata
Distinciones
Abd el-Krim, portada de la revista Time del 17 de agosto de 1925.

Abd el-Krim (Axdir, 1882[2]​ cuyo nombre completo era Muhammad Ibn 'Abd el-Karim El-Jattabi (en árabe: محمد عبد الكريم الخطابي; en bereber tamazight: ⵎⵓⵍⴰⵢ ⴰⴱⴷⵍⴽⵔⵉⵎ ⴰⵅⵟⵟⴰⴱ), fue un político y líder militar rifeño que encabezó la resistencia contra la administración colonial española y francesa durante la denominada Guerra del Rif. Además, fue presidente de la efímera y autoproclamada República del Rif, entre 1923 y 1926.

Sus tácticas guerrilleras posteriormente influyeron en otros líderes como Hồ Chí Minh, Mao Zedong y el Che Guevara.[3]

Biografía

Formación y primeros años

Nació en Axdir, la población más importante de la cabila de Beni Urriaguel (actualmente en la provincia marroquí de Alhucemas) en 1882 o 1883, dependiendo de la fuente consultada.[5]​ Abd el-Krim también realizó estudios en la Universidad de Salamanca durante una temporada.

Sirvió a la administración colonial española como traductor y escribiente de árabe en la Oficina Central de Tropas y Asuntos Indígenas en Melilla, donde trabajó asimismo para el periódico El Telegrama del Rif,[7]​ en el que escribía un artículo diario en árabe. Siendo aún joven, fue nombrado cadí de Melilla y a la edad de treinta y dos años se convirtió en qādī al-qudāt, jefe de los cadíes.

En 1915, en el contexto de la Primera Guerra Mundial, ante las sospechas francesas de que colaboraba con los alemanes, se le abrió un expediente que dejó al descubierto sus verdaderos sentimientos contra la colonización europea. Consecuencia de ello, fue enjuiciado y permaneció encarcelado en el fuerte de Rostrogordo, de donde intentó fugarse, rompiéndose una pierna al descolgarse por la muralla. No recobró la libertad hasta un año más tarde, y al poco tiempo se retiró a su cabila para comenzar a preparar la lucha contra los colonizadores españoles y franceses. A partir de 1920, Abd el-Krim comenzó la rebelión contra la presencia colonial española.[9]

Líder rifeño

Abd-el-Krim con el empresario español Horacio Echevarrieta, con quien negoció la devolución de prisioneros españoles tras el desastre de Annual (1923).

Hacia 1921 ya se había convertido en el principal líder anticolonialista en Marruecos, y desde esa posición preparó la sublevación general del Rif, contando con el apoyo de las cabilas que habitaban la zona. Entre otros, atrajo a su causa a gran parte de los soldados indígenas que prestaban servicio en el Ejército colonial español. En julio de 1921 las tropas españolas que se encontraban situadas en la zona de Annual, desmoralizadas tras varias escaramuzas con las fuerzas de Abd el-Krim, comenzaron una caótica retirada hacia el interior, sufriendo numerosas bajas durante la marcha hacia Melilla. Los rifeños, confiados tras esta victoria inicial, continuaron su avance hacia el este y lograron hacerse con más de 130 puestos militares españoles.[11]

Tras haber puesto en fuga a las fuerzas españolas y ya bajo el mandato firme de Abd-el-Krim, el Rif se organizó como territorio independiente y logró arrebatar más territorios a las tropas españolas, que durante los siguientes años quedaron reducidas prácticamente a la zona de Melilla, por el este, y a Ceuta, Tetuán y Larache por el oeste. Tras la consecución de sus victorias creó la denominada República del Rif, que no fue bien vista ni por España y ni por Francia (aunque sí por el Reino Unido, que contaba con razones estratégicas para avalar la decisión). El nuevo Estado norteafricano, con capital en Axdir, llegó contar con su propia administración, justicia y hacienda.

A las derrotas infligidas a los españoles, en 1925 Abd el-Krim sumó una ofensiva contra los territorios del protectorado francés: en abril de 1925 las huestes rifeñas atacaron el Marruecos francés y derrotaron a las fuerzas francesas al mando del mariscal Louis Hubert Lyautey, llegando a situarse a treinta kilómetros de Fez. Los franceses sufrieron fuertes pérdidas frente a un enemigo menor en número.[14]

Después de la derrota, el antiguo líder rifeño fue denunciado por algunos de sus antiguos guerrilleros, pero antes de ser juzgado por los españoles prefirió entregarse a las tropas francesas.

Exilio

Abd el-Krim bajo custodia francesa, en Fez, a punto de subir al tren que le llevaría al exilio (1926).

Después de ser hecho prisionero, las autoridades coloniales francesas decidieron deportarle a la isla de la Reunión, una posesión francesa de ultramar próxima a Madagascar.[15]​ En Reunión las autoridades francesas le facilitaron una cómoda vivienda y también la percepción de un generoso salario anual. España reclamó la extradición de Abd el-Krim, en vano. Durante su etapa en el exilio, el antiguo líder guerrillero mantuvo su retórica anticolonista. En 1947, tras lograr autorización del gobierno francés para trasladarse a la metrópoli, Abd el-Krim logró escapar durante una escala en la ciudad egipcia de Puerto Saíd. El gobierno de ese país, encabezado por el entonces rey Faruq I, lo acogió como refugiado.

Desde Egipto encabezó el "Comité de Liberación del Magreb". En 1956, tras la independencia de Marruecos, rechazó la oferta del rey Mohammed V de regresar con honores a su patria. Murió en El Cairo en 1963, poco después de ver completa la descolonización del Magreb, tras la independencia de Argelia.[15]