Álvaro Núñez de Lara (m. 1218)

Álvaro Núñez de Lara
Conde, alférez real, mayordomo mayor
House of Lara COA.svg
Armas primitivas de la Casa de Lara
Información personal
ReinadoAlfonso VIII, Enrique I, Fernando III
Nacimientoc. 1170
Fallecimiento1218
Toro
EntierroMonasterio de Uclés
Familia
DinastíaCasa de Lara
PadreNuño Pérez de Lara
MadreTeresa Fernández de Traba
CónyugeUrraca Díaz de Haro
DescendenciaVéase Descendencia

Álvaro Núñez de Lara (c. 1170-Toro, 1218) fue un magnate castellano que desempeñó un papel clave, como otros miembros del linaje Lara, en los acontecimientos políticos y bélicos de los reinos de León y de Castilla al final del siglo XII y principios del XIII. Investido con la dignidad condal desde 1214, fue alférez del rey Alfonso VIII de Castilla, regente durante la minoría de edad del joven rey Enrique I, y después mayordomo de Alfonso IX de León. Se enfrentó a la reina Berenguela y a su hijo Fernando III y apoyó al rey de León durante la guerra castellano-leonesa de 1217-1218. Terminó sus días como freire de la Orden de Santiago en cuyo monasterio de Uclés recibió sepultura.

Entorno familiar

Su padre, el conde Nuño Pérez de Lara, descendiente de los condes de Castilla, fue regente durante la minoría de edad de Alfonso VIII de Castilla mientras que su madre, Teresa Fernández de Traba, era miembro de la poderosa casa gallega de los Traba y descendiente, por línea bastarda, del rey Alfonso VI de León. Una vez fallecido el conde Nuño en 1177, Teresa contrajo matrimonio con el rey Fernando II que se convirtió así en el padrastro de sus hijos quienes se criaron en la corte con el futuro rey de León, Alfonso IX. Años más tarde, Álvaro recordaría el encumbrado matrimonio de su madre en una donación al monasterio de Sobrado llamándose ...filius comitis domni Nunonis et regine domne Tarasie.[1]

Sus hermanos Fernando y Gonzalo también fueron condes y tuvieron una participación destacada en los acontecimientos políticos y militares de la época. Fernando fue alférez real del rey Alfonso VIII. Sin embargo, su desmedida ambición lo enfrentó al monarca y tuvo que abandonar Castilla y buscar refugio en Marrakech donde falleció en 1220.[2]​ La vida de su otro hermano, Gonzalo, padre del conde Nuño González de Lara el Bueno transcurrió en el reino de León.